"La historia de las guerras
es la historia de la humanidad."
La leyenda de los cielos: La Fortaleza Voladora B-17

 

El bombardero americano más recordado de la segunda guerra mundial, símbolo de la victoria aliada en los cielos de Europa, objeto de las imágenes durante los combates diurnos y caballo de batalla del ejército del aire de la USAAF. Logró lo que los alemanes no fueron capaces de consolidar: destruir la industria armamentística del enemigo a través de una campaña de bombardeo estratégico de largo alcance y de precisión.

El prototipo del B-17 voló por primera vez el 28 de julio de 1935 y fue designado como el Modelo 299 bajo el costo de Boeing. El B-17 estaba armado con 5 ametralladoras calibre 30 y una carga máxima de 4800 libras de bombas (2200 kgs.) con una planta de poder de cuatro motores Pratt & Whitney R-1690. En ésta ocasión alcanzó una velocidad media de 378 km/h. El desarrollo continuó hasta que el 30 de octubre de 1935 tuvo un accidente, estrellándose de nariz y matando a los pilotos de pruebas. Esto estuvo a punto de ser el fin del desarrollo del modelo, ya que los oficiales del ejército veían con recelo al gigante, extremadamente costoso, mientras que los Oficiales del aire lo defendieron por su futuro potencial.

Tras sus primeros reveses el B-17 continuó siendo desarrollado e incorporado en el servicio activo. Para 1941, antes del ataque en Pearl Harbor por los japoneses, existían poco menos de 200 aparatos en servicio, pero con la guerra a la vista se aceleró la producción hasta alcanzar el impresionante número de de 12,731 aparatos construidos en todas sus versiones, desde la A hasta la G, siendo ésta la más fabricada con su característica torreta en la nariz.

Una vez que estalló la guerra, el B-17 sirvió en todos los frentes siendo la primera vez que participó en acción el 8 de julio de 1941, bajo bandera de la RAF, en el bombardeo a los muelles de Wilhelmshaven. El concepto americano para el bombardeo era el ataque diurno a alturas de 20,000 pies para poder acertar a los objetivos, sin embargo los británicos lo hacían a 30,000 pies para escapar de la temible FLAK y de los cazas; esto resultó en un completo fracaso en el uso del B-17 en éste ataque, se probó nuevamente en Brest el 24 de julio con iguales resultados. Por esto la RAF desestimó a la Fortaleza Voladora y la relegó a la tarea de Patrulla de Larga Distancia en el Comando Costero.

La renombrada USAAF (United States Army Air Forces) comenzó a formar el 8º Ejército Aéreo y arribaron las primeras unidades de bombardeo equipadas con el B-17 y la ultra secreta mira Norden en mayo de 1942. La mira Norden era un dispositivo eléctrico mecánico computarizado utilizado para calcular la trayectoria, velocidad del aire, velocidad del avión y que “pilotaba” el aeroplano en la pasada de bombardeo para asegurar la mayor efectividad. Éste dispositivo era considerado un instrumento crítico, por lo que los tripulantes bombarderos eran obligados a hacer un juramento  en el que debían defender éste secreto con su propia vida de ser necesario. En caso de aterrizaje forzoso se debía destruir el dispositivo disparándole con una pistola que derretiría la mira por medio de un proceso químico.

La filosofía americana para la campaña de bombardeo en Europa fue el bombardeo de precisión diurno, a través de ésta pretendían minimizar las pérdidas civiles y concentrar el máximo número de bombas en el objetivo, haciendo innecesario (en teoría) tener que regresar a atacar el mismo objetivo militar. Los británicos, tras experimentar espantosas pérdidas en ataques diurnos, optaron por el ataque nocturno de saturación. En éste concentraban el mayor número de bombarderos y “tapizaban” de bombas el objetivo y la zona aledaña, culminando con dispositivos incendiarios para terminar la tarea. El objetivo británico, defendido a ultranza por el Mariscal del Aire Harris, fue el bombardeo de terror contra la población civil alemana, aprovechando el destruir algunos objetivos bélicos.

*Bombardeo Diurno*

*Bombardeo Nocturno*

Durante la Conferencia de Casablanca en enero de 1943 se conciliaron ambos puntos de vista dando como resultado la Operación Pointblank descrita como una Ofensiva Combinada de Bombardeo que debilitaría a la Wehrmacht y prepararía la ofensiva terrestre. El general Ira C. Eaker puso como objetivos prioritarios la industria manufacturera de aviación, fábricas de motores y de cojinetes. Esto dio origen a la batalla más grande de aviación jamás vista hasta entonces, cazas alemanes derribaban bombarderos por montones debido a que no llevaban escoltas de gran radio de acción, aún no entraba en servicio el P-51 Mustang, un ejemplo de ésta campaña es el llamado “Jueves Negro” en que fueron derribadas 59 Fortalezas sobre Alemania, 5 se estrellaron en Inglaterra y 12 más fueron retiradas del servicio debido al gran daño que tenían; esto sobre un total de 291 aviones que atacaron dando un gran total del 26% de bajas en una sola incursión.


Una de las características más remarcables de las Fortalezas Voladoras (llamadas así por la enorme cantidad de ametralladoras que emplazaban) fue su capacidad de aguantar un gran daño y poder regresar a casa. Existen innumerables fotografías y relatos de aviones que perdieron la nariz, motores, extensas partes de las alas, cola, etc… por el fuego enemigo y lograron volver. Se entregaron 17 Medallas de Honor del Congreso a Tripulantes de los B-17.


Para 1944 los B-17 recibieron la ayuda del impresionante caza Mustang, éstos llevaban tanques de combustible extra y eran capaces de acompañar a las Fortalezas hasta lo más profundo de Alemania. De la misma manera llegó la nueva versión G que incorporaba una torreta en la punta de la nariz con dos ametralladoras accionadas por control remoto, dando a cada avión una nueva capacidad de defensa aumentando el número de armas defensivas a 13. Ahora con su poder defensivo incrementado y con sus nuevos guardaespaldas los B-17 se podrían concentrar en los objetivos principales: lo que sobraba de la industria bélica alemana y Berlín.

En febrero de 1944 los B-17 salieron a destruir las fábricas que mantenían volando a la Luftwaffe. En éste mes la “Gran Semana” se llevó a cabo, durante ésta 3,500 Fortalezas Voladoras se vieron envueltas en ataques de precisión en Alemania. Se perdieron 244 aviones (cerca del 7% de los aviones que tomaron parte) en sólo una semana, pero se rompió la espalda de las fábricas de la Luftwaffe fatalmente. Esto dio como consecuencia aviones de la Luftwaffe en inventario sin refacciones para hacerlos volar.

Berlín fue el siguiente objetivo. Ésta era probablemente la ciudad más defendida en el mundo en aquellas fechas. La Luftwaffe había mantenido reservas para defender la ciudad. El 6 de marzo de 1944 en un raid masivo sobre Berlín 69 B-17 fueron perdidos, pero la Luftwaffe perdió 160 aviones. Aún así la 8º Fuerza Aérea se podía recobrar de éstas pérdidas, pero los alemanes no. Al finalizar la guerra la RAF y la 8º Fuerza Aérea habían destruido el 70% de la superficie de Berlín.


Después de Berlín la 8º Fuerza Aérea volvió su atención a las fábricas de petróleo sintético. Los ataques en éstas fábricas comenzaron el 12 de Mayo, en un mes la USAAF arrojó 5,000 toneladas de bombas sobre éstos objetivos. En agosto de 1944 26,000 toneladas fueron soltadas y en noviembre se alcanzaron 35,000 toneladas. Los ataques diezmaron la habilidad de movilidad de Alemania; durante la batalla de las Ardenas, el intento de Hitler para hacer retroceder a los aliados en Europa, se detuvo debido a la falta de combustible para los panzers. Albert Speer comentó después de la guerra que habían 300 Königstiger en la estación de Munich esperando ser trasladados al frente, pero los alemanes no tenían ni las vías ni el combustible necesario para llevar a cabo ésta acción. Sin embargo las fábricas de petróleo cobraron su peaje, 922 B-17 fueron derribados con un total de casi 10,000 tripulantes muertos, heridos ó capturados.


Los raids de bombardeo en Alemania realizados por la 8º Fuerza Aérea y el Comando de Bombarderos de la RAF destruyeron el corazón industrial del III Reich. Para septiembre de 1944 Alemania había perdido el 75% de su capacidad de producción de combustible. De los 1.5 millones de toneladas de bombas que se arrojaron sobre Alemania los B-17 cargaron con 640,000 toneladas. La 8º Fuerza Aérea disparó 99 millones de municiones calibre 50 durante éstos vuelos y se cree que cerca de 20,000 cazas alemanes fueron derribados por éstos. Cerca de 250,000 tripulantes volaron en las Fortalezas Voladoras y 46,500 fueron muertos ó heridos.


Sin duda el más famoso de los B-17 que operó en Europa fue el “Memphis Belle” el primer bombardero pesado en cumplir 25 misiones de guerra y volver a casa para vender Bonos de Guerra. El nombre lo recibió del piloto Robert Morgan tras haber visto una película llamada “Lady for a Night”, en la que el protagonista posee una lancha con el nombre “Memphis Belle”. El famoso dibujo fue obtenido del arte de la revista Esquire y pasó a la historia en la nariz del B-17 serial 41-24485 junto con las marcas de 25 misiones y 8 swasticas que representaban los aviones que fueron derribados por ésta unidad.


En el pacifico el uso de las Fortalezas Voladoras fue menos extenso, de hecho sólo sirvieron cinco grupos hasta 1943 y después cambiaron de aviones por otros que sirvieran mejor en éste frente. Uno de los sucesos más recordados que envuelven a los B-17 en el pacífico fue la llegada de 12 aviones que llegaron el 7 de diciembre de 1941 a Pearl Harbor desde la América Continental. Una vez fueron detectados en el radar las primeras oleadas de atacantes japoneses, fueron confundidos con los bombarderos americanos y no se dio la voz de alarma. Una vez que los pilotos americanos se dieron cuenta de que estaban siendo objeto de un ataque, aterrizaron y fueron ametrallados por los cazas y bombarderos japoneses, perdiéndose dos aviones en éste encuentro.



*B-17D capturado por los Japoneses con el escudo del Sol Naciente*


Diez hombres compartían la suerte de un avión: piloto, copiloto, bombardero, ingeniero de vuelo, operador de radio, artilleros de cintura (2), artillero de cola y el artillero de la torreta ventral. El B-17 era capaz de alcanzar una velocidad de 462 km/h con una carga de bombas de 2,700 kg. a una distancia de 3,219 kms. Armado con trece ametralladoras calibre 50 se convertían en murallas de fuego al combinarse en las llamadas “Cajas”, formaciones de bombarderos diseñadas para protegerse el uno al otro. Uno de los aspectos relevantes fue la introducción de chalecos Flak y el uso del casco M-3 para proteger a las tripulaciones en las incursiones de la terrible artillería antiaérea alemana, útil para las esquirlas de metralla pero no para las municiones vivas disparadas por los cazas atacantes.


El B-17 se convirtió en un ícono del Poder Aéreo Americano de la Segunda Guerra Mundial. Ha sido objeto de innumerables películas y documentales. Aunque los números de sus pérdidas no reflejen el de su nombre “Fortaleza Voladora” fue un excelente avión que prestó servicio hasta que se obtuvo la victoria contra el III Reich. Al finalizar la guerra la mayoría de los aviones supervivientes fueron desguazados, pero aún quedan 53 aviones, 15 de ellos completamente operativos, que nos recuerdan a los miles de jóvenes que volaron y murieron luchando contra el fascismo mundial.


Volver al listado de artículos
1er Congreso de Historia MilitarGunther Prien en los museosSistema de Apartado
Síguenos en nuestras redes sociales
Inicio Desde la trinchera el abc de la WWII Exclusivos de GPM