"La historia de las guerras
es la historia de la humanidad."
Operación Gomorra y la Feuerstürm


Más de 50,000 seres humanos perdieron la vida. 300,000 edificios, viviendas y comercios destruidos. Una ciudad arrasada por las bombas y las tormentas de fuego. Hamburgo quedó marcada por el resto de su historia, innumerables tesoros arquitectónicos se perdieron, irremplazables vidas fueron cegadas durante la última semana de julio de 1943.


Cuando el mariscal del aire británico, Arthur Harris, asumió el mando de los temibles bombarderos de la RAF, en febrero de 1942, encontró sobre su escritorio la copia de una orden secreta aprobada por el Estado Mayor:

"La meta de los ataques debe ser golpear la moral de la población civil enemiga y, en especial, la de la clase trabajadora", leyó el mariscal, también conocido en los libros de historia bajo el apodo de Bomber Harris. Una famosa frase de Harris: “Si no puedes golpear las fábricas… Golpea a los Obreros.”

Después de realizar dos ensayos generales sobre las ciudades de Lübeck y Colonia, en marzo y mayo de 1942, que destruyeron los centros históricos de las dos ciudades, el famoso mariscal inició los preparativos de la operación Gomorra, una furiosa campaña militar aérea dirigida contra la Alemania nazi destinada a destruir la moral de los llamados "enemigos civiles" para debilitar el poder de Hitler. El 25 de julio de 1943, los aviones de Bomber Harris, dejaron caer una lluvia letal de bombas sobre Hamburgo, que mataron a más de 50 mil personas.

Uno de los efectos no esperados por las condiciones climatológicas: un inusual ambiente seco y tibio, la alta concentración de bombas en el área y las limitaciones en la lucha contra el fuego culminó en lo que se ha llamado “Feuersturm”. El fuego creo un tornado de llamas con vientos de hasta 240 km por hora alcanzando temperaturas  de 800ºC y con alturas de más de 300 mts incinerando más de 21 km cuadrados de la ciudad. El asfalto de las calles se derritió y prendió en llamas, las piedras estallaron por las altas temperaturas y los furiosos vientos creados por la tormenta de fuego tenían el poder de arrojar a la gente por el aire como si fueran hojas secas. Otro fenómeno de la tormenta de fuego: la desaparición del oxígeno por el fuego, un gran número de personas murieron en la seguridad de los refugios antibombas y los bunkers, se encontraron sus cadáveres sin daño alguno por el fuego, simplemente se asfixiaron.

Aproximadamente 3,000 aviones fueron desplegados, 9,000 toneladas de bombas arrojadas y más de 250,000 hogares fueron destruidos. Ningún raid aéreo subsecuente estremeció Alemania como lo hizo el de Hamburgo; los documentos capturados tras la guerra demuestran que los oficiales alemanes estaban terriblemente alarmados y hay indicaciones de que Hitler dijo que raids similares en las demás ciudades industriales alemanas los sacaría de la guerra.

La ciudad de Hamburgo fue atacada mucha veces más a través de la guerra, aunque ya no se repitieron las tormentas de fuego. La única ocasión en que se repitió éste fenómeno fue en febrero de 1945 en la ciudad de Dresden. Una ciudad sin industria ni valor militar alguno, paso de los miles de refugiados que huían de la guerra. Se estima que por lo menos 45,000 vidas se perdieron en la noche del 27-28 julio en la “Feuersturm” desencadenada por los bombardeos, aunque es una estimación que no toma en cuenta a los que no habitaban en la ciudad.

El bombardeo en Hamburgo ocurrió en el punto de inflexión de la guerra para Alemania: Stalingrado cayó en febrero, África se había perdido y los ejércitos Panzer peleaban en Kursk, Italia sería invadida y la suerte de las armas estaba echada para el III Reich. Lo que el Comando de Bombardeo de la RAF demostró es que la guerra podía y sería ganada por los Aliados y que Alemania pagaría un alto precio. En 1945 la ciudad de Hamburgo se rindió a los Británicos sin oponer resistencia.


-Memorial a las víctimas de los bombardeos en Hamburgo-

Volver al listado de artículos
1er Congreso de Historia MilitarGunther Prien en los museosSistema de Apartado
Síguenos en nuestras redes sociales
Inicio Desde la trinchera el abc de la WWII Exclusivos de GPM