"La historia de las guerras
es la historia de la humanidad."
La batalla de Borodinó –Reenactors


   La Batalla de Borodinó (en ruso: Бородино) tuvo lugar el 7 de septiembre de 1812 (26 de agosto según el antiguo calendario ruso). Es también conocida como la Batalla del río Moscova, y fue la mayor y más sangrienta batalla de todas las Guerras Napoleónicas, enfrentando a cerca de un cuarto de millón de hombres.












   Esta batalla enfrentó a la Grande Armée francesa bajo el mando de Napoleón I de Francia y al ejército de Alejandro I de Rusia, comandado por Mikhail Kutuzov, cerca de la aldea de Borodinó, un pueblo al oeste de Mozhavsk. La batalla fue tácticamente poco concluyente para ambos ejércitos, y sólo las consideraciones estratégicas de la misma forzaron a los rusos a retirarse. La conducta de Napoleón durante la batalla también mostró que sus decisiones tácticas trataban de impedir una victoria pírrica. El Emperador francés sufría además de fiebres durante el transcurso de la batalla, lo que pudo traducirse en el poco característico alejamiento de los combates, así como por un plan de batalla más simple de lo habitual.











   La Grande Armée francesa había iniciado la invasión de Rusia en junio de 1812. Alejandro I proclamó la Guerra Patriótica en defensa de la Madre Patria. Las fuerzas rusas, que anteriormente se concentraban en la frontera polaca, retrocedieron ante los invasores, ejecutando una política de tierra quemada al tiempo que se retiraban. Esta estrategia, criticada desde algunos sectores militares, significó la destitución del comandante en jefe ruso, Príncipe Mijaíl Barclay de Tolly. El nuevo comandante ruso, Príncipe Mikhail Kutuzov, vio la sabiduría (ya que no el apoyo popular) de la estrategia de Barclay, y esperó hasta que las fuerzas francesas estuvieran a menos de 125 km de Moscú antes de enfrentarse a ellas. Kutúzov seleccionó un área eminentemente defendible cerca de la aldea de Borodinó, y desde el 3 de septiembre la fue fortificando con construcciones defensivas y con refuerzos de todo tipo.











   Se calculó por entonces que el ejército de Kutúzov estaba formado por unos 112.000 hombres, aunque esta cifra podría alcanzar los 125.000. Recientemente, sin embargo, los historiadores creen que la cifra real era mucho más elevada, entre 154.800 y 157.000.Las razones para esta disparidad es la presencia de alrededor de 10.000 tropas irregulares cosacas, así como unos 30.000 milicianos rusos o «opolchéniye» (de estos últimos muchos nunca tomaron parte en los combates, por lo que fueron descontados del total). De seguir esta norma, habría también que descontar del número de soldados implicados en la batalla a los 25.000 guardias imperiales que no llegaron a efectuar un solo disparo durante todo el día.













   Dicho esto, la superioridad numérica rusa en el campo de batalla era bastante clara (aproximadamente unos 134.000 hombres). Por otro lado, sus posiciones fortificadas y su superioridad artillera (640 piezas contra 584 francesas) acentuaban si cabe esta ventaja. Con todo, Kutúzov podía sentirse agradecido por haber podido prepararse de una forma tan efectiva antes de la batalla.











 

Cuando Napoleón encaró las defensas rusas, pareció que había abandonado sus tácticas usuales, ya que ordenó un ataque frontal contra los rusos. Esto se atribuye, como se dijo anteriormente, a la enfermedad que padecía. Se cree que con esto buscaba un encuentro decisivo que destruyera al ejército ruso en un solo día. El ataque inicial francés fue exitoso, aunque a un elevado coste. El Rey de Nápoles, Joaquín Murat, dirigió un ataque conjunto de la caballería y la infantería que a principios de la tarde había atravesado las líneas rusas y alcanzado el reducto de Rayevski, que perdieron y volvieron a retomar. Sin embargo, los rusos recurrieron a sus reservas, y el campo de batalla se convirtió en un sangriento montón de cadáveres y soldados luchando en total confusión. Un contraataque ruso fue desbaratado por la artillería francesa, y al caer la noche ambas partes se separaban, mientras las fuerzas rusas se iban retirando, al principio sólo unos kilómetros, pero ya de noche cerrada comenzaban a retirarse más allá de Moscú.













   La estimación de pérdidas varía de forma notable según la fuente. Los franceses aseguraron haber sufrido 28.000 muertos y heridos, incluyendo a 48 generales, de acuerdo con los datos aportados por el historiador Adam Zamoyski. Otras fuentes sitúan estas cifras en niveles mucho más altos, y Stephen Pope asegura que al menos 50.000 muertos podría ser una cifra razonable. Los rusos perdieron entre 38.500 y 58.000, siendo la cifra de 45.000 aceptada comúnmente. Por otra parte, se da una cifra combinada de unos 125.000 muertos, lo que la convierte en una de las batallas mas sangrientas de la historia de la humanidad, aunque se dice que podría ser algo exagerada, ya que las estimaciones menores de 28.000 franceses y 38.500 rusos dan una cifra combinada de 66.500 muertos.










Alrededor de 8.500 hombres cayeron durante cada hora de aquel fatídico día, el equivalente a una compañía completa cada minuto. En algunas divisiones, las bajas sobrepasaron el 80% de sus efectivos previos a la batalla.











   Estimando que entre un quinto y un tercio de las bajas totales fueron muertos en combate, se cree que de 12.000 a 25.000 soldados murieron en Borodinó. La batalla fue muy probablemente el día más sangriento de las Guerras Napoleónicas, y uno de los más sangrientos de la historia contemporánea, tal vez ni siquiera excedido por el Primer día en el Somme en 1916, ni por ninguno de los tres días de la Tercera Batalla de Nanking en 1864.













   Adam Zamoyski, en su cuenta detallada de la campaña rusa, proporciona cifras de 1.400.000 disparos efectuados por la infantería francesa, y de 60.000 a 91.000 por la artillería. Esto da un ritmo aproximado de unos 2.300 disparos de mosquete por minuto por parte francesa.







“Por qué se le llama a la guerra de 1812 patriótica?. Porque la nación se hallaba unida y ésa unidad se manifestó vívidamente en Borodino.” –Voz de Rusia



*Monumento a la batalla de Borodino*

Volver al listado de artículos
1er Congreso de Historia MilitarGunther Prien en los museosSistema de Apartado
Síguenos en nuestras redes sociales
Inicio Desde la trinchera el abc de la WWII Exclusivos de GPM