"La historia de las guerras
es la historia de la humanidad."
La intervención francesa en México 1862-67

Por Timothy Neeno, M.A .  
–Traducción  ilustraciones Ignacio Romero

http://4.bp.blogspot.com/_4QlVRfDC7rs/TBtGzlr4vYI/AAAAAAAAFGk/XE0dl9qTG08/s1600/peubla.php

Introducción

    A principios de 1862, mientras los Estados Unidos se hallaban paralizados por la Guerra civil,  los franceses bajo el mando de Napoleón III intentaron crear un imperio en México bajo un gobierno títere: el Archiduque Maximiliano de Austria. Durante los siguientes cinco años unos 300,000 mexicanos morirían y las ambiciones francesas serían frustradas. Cómo sucedió éste conflicto?. Cómo debilitó, dividió y derrotó a uno de los más poderosos imperios en el mundo?.



México de 1821 a 1858


  Desde 1521, cuando un ejército de conquistadores bajo Hernán Cortéz marcharon en la capital Azteca de Tenochtitlán y hasta 1821 México se hallo bajo dominio español. Por trescientos años los españoles mantuvieron un estricto control de México, limitando su comercio únicamente a España y previniendo cualquier intento de rebeldía contra el gobierno. Después de años sin descanso y de rebeldía, los españoles abandonaron México, dejandolos en una total inestabilidad. Entre 1821 y 1848 México se hallo en un constant estado de Guerra en que perdió la mitad de su territorio ante los Estados Unidos que se hallaban en expansion. En el largo periodo de disurbios antes y despuès de la independencia, tres grupos crecieron en riqueza, poder e influencia: el ejército, los terratenientes y la iglesia. La Iglesia Católica sola controlaba casi la mitad de las tierras pagaderas de impuestos en todo México mientras los propietarios de las grandes haciendas reducían ostensiblemente la mano de obra libre al hacer uso del peonazgo.  Al mismo tiempo el gobierno central declinaba en autoridad y prestigio. De una población de nueve millones, unos cinco millones eran nativos americanos con pocos ó ningunos derechos; otros tres millones eran mestizos, gente de sangre mexclada Americana y europea, dejando a una clase dominante de un millón de europeos de raza blanca.



   Gradualmente, un movimiento por las reformas democráticas liberales creció. En 1857, después de la caída del dictador Santa Anna, el creciente partido liberal ganó el control del gobierno y pasó una reforma hacia la constitución para cortar los privilegios de la élite, proclamaban libertad de expression y de prensa, además de confiscar las tierras de la Iglesia. Ésto provocó una sangrienta reacción.


File:Antonio Lopez de Santa Anna.jpg


La Guerra de Reforma 1858 a 1860


   En enero de 1858 los militares llevaron a cabo un golpe de estado, tomando el control de la capital. Los liberales se rehusaron a dares por vencidos y port res años México tuvo dos gobiernos, uno liberal bajo Benito Juárez ( un complete indio Zapoteca) en Veracruz y un gobierno conservador en la ciudad de México bajo el General Miramón. Los conservadores habían decidido por los generales, pero los liberales tenían más apoyo popular y controlaban las aduanas de Veracruz, que aportaban una gran parte de las entradas económicas del gobierno.


   Gradualmente los liberales obtuvieron mayores éxitos, con algo de apoyo de los Estados Unidos. Por ejemplo, en marzo de 1860, la marina Americana bloqueó un intento de ayuda de naves de los conservadores para pasar suministros a través de la Cuba española. En enero de 1861, despuès de una pelea que tomó 70,000 vidas mexicanas, Benito Juàrez marchó a la ciudad de México y tomó el control del gobierno.




   Para ser justo con Juàrez, èl y los liberales intentaron cumplir con las obligaciones internacionales de México, pero los recursos simplemente no existían. Peor aún, rebeldes conservadores aún mantenían posiciones en las montañas al oeste de la ciudad de México y las altitudes alrededor de San Luis Potosí. Los terratenientes conservadores de Yucatán no reconocían la autoridad de Juárez y Juárez tenía que mantener alineados a los poderosos gobernadores estatales. La Guerra de Reforma habìa debilitado el poder del gobierno central aún más y el gobierno liberal era de hecho una coalición donde muchos de ellos eran gobernadores que habían sido rivales politicos de Juárez.


   Puesto contra la pared, el 26 de junio de 1861, Juárez declare una moratoria en el pago de la deuda externa. Ésta fué la chispa que iniciaría la Guerra con Francia.

Napoleon III
http://images2.wikia.nocookie.net/__cb20110331203954/althistory/es/images/6/67/Napoleon_III.jpg


   En 1861, Napoleón III, Emperador de Francia y beneficiario del famoso nombre de su tío, se hallaba en crecimiento. Al convertirse en presidente de Francia, después de la revolución de 1848, había alcanzado un complete poder y se nombró a sí mismo emperador. En la década de 1850 las tropas francesas resultaron victoriosas contra los rusos en la Guerra de Crimea. Habían vencido a los austriacos en la Guerra de la Unificación Italiana. Los franceses habían marchado en Algeria y África del Oeste mientras jugaban con el poder en China y Vietnam. La capital francesa era un instrument en la construcción de un canal que uniera Suez con Europa y el este.


 


   Desde la década de 1849 Napoleón había estado interesado en construir un canal  que cruzara México ó Centroamérica. Tal canal daría a Francia control del comercio con el este y conferiría grandes ventajas estratégicas, México también producía casi un tercio de la plata mundial. El control de México detendría el creciente poder de los Estados Unidos y abriría la puerta a la expansion en las problemáticas tierras de la América Central. Ahora la falla de México daría a Napoleón III la excusa que necesitaba para poner un pie en el Nuevo Mundo.



   La falla de México también jugó un importante papel en las manos de los emigrants conservadores quienes buscaban cualquier medio de retomar el poder en México y deshacerse del apoyo que se daba a Juárez. Ellos hallaron a un amigo listo en la corte francesa de Eugenia de Montijo, una devota católica española y ahora la Emperatríz Eugénie de Francia. Además, en los últimos alocados días del dominio conservador en México, el General Miramón había procurado un préstamo de 750,000 francos de Jean Baptiste Jecker, un banquero suizo en México. Éste préstamos fué asegurado por bonos del estado que valían unos 75 millones de francos franceses y los derechos por los minerals de Sonora y Baja California. Juárez repudió el préstamo como Usura y Fraude pero Jecker había ganado los oídos de Auguste de Morny, el hermano bastardo y confidente de Napoleón III quien estableció un sindicato francés para comprar los bonos de Jecker.


News Photo: Uniforms of the French Army Left to right…
La intervención aliada

   Desde las declaraciones de la Doctrina Monroe, la política de los US había sido la de oponerse a la extension de los poderes europeos sobre las recién independientes naciones de América Latina. La América Latina continuaba en su periodo de independencia en gran parte a la influencia Británica, pero los americanos lo ignoraban ciegamente. Así fué hasta noviembre de 1860, con la elección de Abraham Lincoln. Con la secession del Sur y la proclamación de los Estados Confederados de América, el gobierno de los Estados Unidos se hallaba paralizado. En abril de 1861 comenzó una abierta Guerra civil  en Fort Sumter y ahora México no tenía un apoyo efectivo de Washington.

    En octubre de 1861 Inglaterra, Francia y España firmaron la convención de Londres, accedieron a ocupar el Puerto de Veracruz para forzar al gobierno mexicano a cumplir sus obligaciones internacionales. La mayoría de las deudasm 69 millones de pesos, eran debidos a la Gran Bretaña. Los franceses solo tenían 3 millones de pesos en reclamaciones, pero la deuda de Jecker les daba otros 15 millones de pesos. Todos los tres poderes estuvieron de acuerdo en no perseguir reclamaciones territoriales, pero de hecho Napoleón III ya tenía un plan en mente.  
   Maximiliano, Archiduque de Austria y el popular hermano menor de Franz Josef, el Emperador de Habsburgo de Austria, se hallaba desempleado y ambicioso. Si Napoleón pudiera imponer a Maximiliano para convertirse en Emperador de México, sanaría la brecha con la Austria católica que surgió por el apoyo francés en la unificación de Italia en 1859 y provería a Francia con un apoyo para detener el crecimiento de Prusia. Daría a Francia de un aliado plausible en México, pero Napoleón III no podría moverse muy abiertamente en un principio.

   En 14 de diciembre de 1861, 6,000 tropas españolas desembarcaron en Veracruz, seguidos de 800 infantes de marina britànicos. Seis días después 2,000 infantes franceses y 600 Zuavos del ejército francés de África llegaron. Muy pronto los aliados se hallaron en problemas. Mientras el control de Veracruz les daba acceso al Molino economic de México, no era realmente un lugar saludable para permanecer. La Tierra Caliente era una línea de costa con junglas y pantanos, lleno de malaria, mosquitos y azotado por el temido “Vómito negro”, mejor conocido como fiebre amarilla. Veracruz se hallaba infestado de zopilotes y hurracas que conformaban en único servicio sanitario de la ciudad. En pocas semanas el General Prim, comandante español, había enviado a unos 800 hombres a los hospitales cubanos. Juárez sabiamente jugó un juego de espera, ofreciendo negociar y dejando que el Vómito tomara su peaje.

   A mediados de febrero, los aliados consintieron un compromise con los Juaristas, accediendo a negociar la deuda a cambio de serles permitido marchar hacia Orizaba, a unas 200 millas tierra adentro y unos 2,800 pies de altura, lejos de la fiebre amarilla. Ésto tuvo que haber terminado con éste asunto, pero ahora los franceses mostraron sus verdaderos colores. Desembarcaron a 3,000 refuerzos en Veracruz bajo el mando del General Brigadier Ferdinand Latrille, Conde de Lorencez. El 11 de abril los británicos y los españoles comenzaron a reembarcarse, dándose cuenta de las intenciones francesas y no queriendo ser parte de ésto. El mismo día los franceses declararon un estado de hostilidades que existían con México. Cinco días después, en Córdoba, Lorencez proclamó un anuncio al declarer la intención de Francia de “pacificar” México y comenzó a buscar el -apoyo conservador para organizer una contra-revolución.

Cinco de Mayo


   El 27 de abril de 1862 Lorencez comenzó a avanzar hacia la ciudad de México, a unas 200 millas de Orizaba, sobre la misma ruta que tomó Hernán Cortéz en 1519 y por los americanos en la Guerra México-Americana. La ciudad de México se halla situada en el Valle de México, a unos 7,300 pies sobre el nivel del mar, en un valle rodeado de montañas en el corazón de México. La llave para accesar al centro de México desde Veracruz es la ciudad de Puebla, que yace en el camino a la ciudad de México a unos 5,000 pies sobre el nivel del mar. El 5 de mayo de 1862 el Brigadier General Lorencez comenzó a desplegar a unas 7,000 tropas francesas a lo que él pensaba que sería un fácil asalto a la ciudad. Puebla era defendida por unos 4,000 soldados mexicanos bajo el capáz mando del General Ignacio Zaragoza. Sobreconfiados, los franceses lanzaron un ataque frontal sobre un lodoso campo, directo a los cañones mexicanos. El ataque falló con el subordinado de Zaragoza, Porfirio Díaz, contraatacando en el flanco francés. Al final del día unos 500 soldados franceses yacían muertos ó heridos y Lorencez se retiraba de vuelta a Orizaba.



   Si Puebla no era un brillante triunfo táctico, fué una victoria a tiempo para los Juaristas. El cinco de mayo le dió al pueblo mexicano un muy necesario tiro de orgullo nacional y retrasó la marcha francesa a la ciudad de México por todo un año. El tiempo de respiro les dió a los liberales tiempo para consolidar su control en el país. También en el mismo periodo, la Unión comenzó a ganar terreno en la Guerra de Secesión Americana. El plan de Napoleón III solo podría tener éxito si los Estados Unidos eran distraídos con la continuada rebelión en el sur. Si y cuando la Unión ganara, la posición francesa en México se convertiría rápidamente en insostenible.



   Pero ahora el orgullo y prestigio de Francia, y de Napoleón III, se hallaba en una encrucijada. Bajo su Nuevo comandante, el General Frédéric Forey, el ejército francés en México aumentó a 28,000 hombres. Una preocupación particular para Forey era su peligrosamente larga y expuesta línea de suministros desde Veracruz. Los franceses necesitaban asegurar ésta ruta, especialmente a través de la letal Tierra Caliente a lo largo de la costa. Más que arriesgar a los franceses en el país de la malaria y el vómito, Forey dió la tarea de guarder la línea de suministros al Régiment Étranger, mejor conocido como la Legión Extranjera Francesa, mercenarios reclutados al servicio de Francia, y un batallón de infantería sudanesa prestada desde Egipto. Aquí ya se veía la debilidad de la posición francesa. La llave para el éxito de Napoleón era la rapidéz. Si la Guerra duraba demasiado ó se tornaba muy costosa, ya sea en francos ó vidas francesas, todo el scenario se caería. Por lo tanto, los Juaristas no necesitaban derrotar a los franceses en el campo de batalla, simplemente aguantarles.



El Imperio
File:Maximilian emperor of Mexico.jpg


   El ejército francés era professional, bien disciplinado y sobretodo con amplia experiencia en el campo de batalla. En febrero de 1863 los franceses avanzaron nuevamente. Ayudados por el General conservador Màrquez, quien destruyó una fuerza liberal en San Lorenzo a principios de marzo. Los franceses avanzaron y pusieron a Puebla bajo asedio el 16 de marzo. Los liberales pusieron todos sus huevos en una sola canasta, atrincherando a sus tropas en Puebla. Ésto hizo que fuera más difícil tomar Puebla, les dió a los franceses una superioridad táctica, pero su Puebka caía, su ejército se perdería.



   En éste periodo ocurrió un incidente que llevaría Gloria a los anales de la Legión Extranjera Francesa pero que haría menos los problemas básicos que los franceses encaraban en México. Al avanzar los franceses dentro de territorio mexicano, sus líneas de suministro se tornaron más y más vulnerable a los ataques de las guerrillas liberales. Una caravana de mulas hacía el camino de Veracruz a Puebla con 3 millones de pesos en oro para pagar al ejército francés que asediaba Puebla. Ésto atrajo la atención del mando Liberal que envió una fuerza de caballería y milicia para interceptarlos. La Legión Extranjera Francesa envió a una fuerza de 62 hombres bajo el mando del Capitán Danjou para que encontraran al convoy. El 30 de abril de 1863, en la hacienda de Camarón, 50 millas al suroeste de Veracruz unos 2,000 Juariztas aplastaron la fuerza de Danjou. Los legionarios peleraon con desesperado valor. Sólo cinco hombres seguían en pié cuando se rindieron. Éste día la Legión celebra el aniversario de Camerone, pero el valor no podia encubrir el hecho de que subestimaron la fuerza de sus oponentes, su inteligencia y recursos.



   El 17 de abril, después de dos amargos meses de asedio, el ejército mexicano en Puebla se rindió. 26 generales y 16,500 hombres cayeron en la bolsa. A pesar del coraje de la defense Mexicana, fué un duro golpe para la causa Liberal. El 31 de mayo de 1863 Juárez se retiró con el gobierno a San Luis Potosí, 400 millas al noroeste. Una semana después los franceses marcharon en la ciudad de México. El General forey ordenó entonces la selección de 35 “notables”, casi todos ellos conservadores, para formar una Junta Superior de Gobierno. Éstos entonces seleccionaron una regencia de tres hombres que no perdieron el tiempo  en proclamar a México como un Imperio y le ofrecieron el trono al Archiduque Maximiliano de Austria, exactamente como había sido planeado.



   Durante los siguientes seis meses, los franceses, bajo el agresivo mando del Nuevo comandante, Mariscal Francois Achille Bazaine, gradualmente aseguraron el control de casi todo el país. Para finales de 1863 Juárez había sido forzado a retirarse de San Luis Potosí a Saltillo, otras 400 millas más hacia el norte. Mientras tanto los exiliados franceses y mexicanos vieron asombrados la toma del trono de Maximiliano. El 12 de marzo de 1864, Maximiliano firmó el tratado de Miramar con los franceses, aceptando el título de Emperador de México. A cambio del apoyo military francés, Maximiliano aceptó que México asumiría una deuda de 270 millones de francos ademàs de comprometerse a pagarlos en los años venideros.


French intervention in Mexico: General Alvares cavalry defeat in San-Andres. Created by Godefroy-Durand published on L'illustration, Journal Universel, Paris, 1863 Stock Photo - 15394495


     Los republicanos, al ser empujados a las áridas y despobladas tierras del norte, Juárez tuvo que lidiar con deserciones en masa de su ejército hacia la causa imperial. Los gobernadores de los estados liberales tenían sus propios poderes y Juárez necesitaba de todas sus habilidades diplomáticas para mantenerles alineados. El gobernador más peligroso era Vidaurri,  de los estados de Coahuila y Nuevo León. Con acceso a la frontera texana, Vidaurri se enriquecía con las cuotas aduanales del comercio al bloqueado ejército confederado. Él convenientemente mantuvo los ingresos para sí mismo, convirtiéndose en un virtual Señor de la Guerra independiente. En febrero de 1864 Juárez intent mover su capital a Monterrey, la capital del mini imperio de Vidaurri, y éste se estremeció. Juárez aún tenía 7,000 hombres, suficientes para obligar a Vidaurri a huir a Texas y desertar de la causa imperial; pero la debilidad de la posición de Juárez era evidente.


Cholula battle old illustration (French intervention in Mexico). Created by Godefroy-Durand, published on L'Illustration, Journal Universel, Paris, 1863 Stock Photo - 15394380


   Para la primavera de 1864 los franceses controlaban quizá un séptimo del area total de México, con unos 3 millones de personas. Pero quizá solo uno de cada veinte mexicanos era un verdadero apoyador de la causa imperial. Peor aún, los franceses con 38,000 hombres y unos 1,800 auxiliares mexicanos no podrían ocupar cada villa. Cuando los franceses se retiraban, los Juaristas regresaban.


Tepeaca battle old illustration, Mexico. Created by Godefroy-Durand after Cibot, published on L'Illustration, Journal Universel, Paris, 1863 Stock Photo - 15394469


   Todo ésto perdió a Maximiliano. Para ser justos, Napoleón III había ordenado deliberadamente al General Forey, a su regreso a París, de no hacer contacto con Maximiliano, pero el Archiduque no hizo nada para atisbar la realidad de la situación por sí mismo. Mientras él y su esposa, Carlota, hija de Leopoldo I de Bélgica, hicieron el largo viaje desde Trieste hacia Veracruz, Maximiliano se mantuvo ocupado con su logro intelectual más importante: un manual de 600 páginas de etiqueta de la corte para su nuevo reino. Etiqueta de la corte!. Él y Carlota habían sido celosamente desinformados en su camino a la ciudad de México, los caminos se hallaban infestados de bandidos y guerrillas Juaristas. Él llegó a su nueva capital para encontrar el Palacio Nacional infestado de piojos. El Emperador Maximilanos y Carlota pasaron su primera noche en el palacio durmiendo en una mesa de billar.



  Debe señalarse que Maximiliano intentó ser un mandatario decente. Una razón por la que Franz Josef quería que Maximiliano saliera de Austria era porque éste era visto como un Liberal. Maximiliano adoptó la forma de vestir Mexicana y celebró el aniversario del Grito de Dolores, la declaración de la independencia de México. Ordenó que se revisaran los códigos de las leyes en un intento de remover a los jueces corruptos. Se rehusó a revocar las medidas liberales que confiscaban las tierras a la Iglesia y se rehusó a seguir una demanda francesa por un “préstamo” de una de las minas de plata en Sonora. Incluso intentó abolir el peonaje por deudas en las grandes haciendas. Pero también debe decirse que Maximiliano no tenía aptitudes ni experiencia en el gobierno. El ejército francés, bajo el Mariscal Bazaine, corrieron con el esfuerzo de la Guerra y los grandes hacendados huyeron con sus riquezas… y con toda la economía.



   Siempre y cuando el ejército francés continuara victorioso, las cosas parecían ir bien. Para el otoño de 1864 los franceses habían alcanzado la frontera de Texas junto con la del golfo de México. Ésto les dió el control del comercio con los confederados y las cuotas aduanales. En febrero de 1865 Bazaine forzó a rendirse a un ejército republicano de 8,000 hombres en el punto fuerte de Oaxaca, al sur de la ciudad de México. Juárez tuvo que buscar refugio en el remote estado de Chihuahua, casi en Arizona. Pero por todo ésto, empezaron a aparecer fisuras en el gran pensamiento de Napoleón III.  


File:Coat of Arms of the Second Mexican Empire.svg


El resurgimiento de los Republicanos


Varios problemas básicos minaron la posición francesa. El esquema de Napoleón III de convertir a México en una fuente de ingresos minaron cualquier posibilidad de que el Imperio Mexicano se convirtiera en un estado autosuficiente. Si los franceses realmente querían que Maximiliano tuviera éxito tuvieron que haber cancelado las deudas de México, no incrementarlas, y crear un verdadero ejército y administración mexicanas. Lo primero nunca lo hicieron y tampoco les interesaba crear un auténtico ejército Imperial Mexicano hasta que fué demasiado tarde. El Emperador Austriaco envió un ejército de 6,000 voluntarios para ayudar a su hermano a mantener su trono y Leopoldo I de Bélgica también embarcó a otros 1,200 por el bienestar de su hija Carlota. Pero ésto no era un substituro de un auténtico ejército mexicano. Peor aún, con toda la experiencia del Mariscal Bazaine en Argelia, nunca creó una fuerza de inteligencia coordinada y contrarevolucionaria que se opusiera a la red subterránea de Juárez. La corrupción de los politicos conservadores, que hicieron del gobierno de Maximiliano tan dividido como cuando los Juaristas estaban al mando. En cualquier caso, nunca en realidad contaron con el apoyo de las masas en todo el país.  

 
 

   La logística también comenzó a trabajar en contra de los franceses. Si Juárez había sido forzado a huir a los desiertos de Chihuahua, la distancia y el terreno hostil le protegieron. El simple hecho de llevar un ejército al salvaje terreno del noroeste de México sería un formidable logro para los franceses, llevando la Guerra al terreno de Juárez.



   La situación internacional también cambiaba. En casa, una facción creciente de legisladores denunciaron a Napoleón III y sus políticas, que mantenían a un décimo del ejército francés atado sin ningún regreso a la vista. A través del Rin, el capáz canceller Otto von Bismarck había creado una máquina de Guerra del Reino de Prusia y había creado un nuevo Imperio Alemán de sangre y hierro. Ni los franceses ni el hermano de Maximiliano, Franz Josef, podrían desperdiciar más hombres.



   Peór aún para los franceses y Maximiliano, los confederados estaban colapsando. Tan temprano como en julio de 1863, antes de que los franceses cumplieran un mes en la ciudad de México, la victoria de la Unión en Gettysburg había puesto a las fuerzas del sur en una permanente defensiva. En ése mismo mes Ulysses S. Grant capturó Vicksburg, el último reducto sureño en el Mississippi. Esto cortó a los sureños en dos. Las relaciones de Maximiliano con los confederados siempre habían sido mezcladas ya que los mexicanos estaban bien al tanto de que los estados del sur siempre habían sido partidarios de una expansión americana hacia México. También, si Maximiliano ó los franceses reconocían a los confederados abiertamente, llevaría a la  Unión abiertamente del lado de Juárez. El 8 de abril de 1865 Lee se rindió en Appomattox y uno a uno los ejércitos sureños comenzaron a rendirse. Para finales de mayo la causa rebelde en Texas estaba terminada. Edmund Kirby Smith, el último comandante rebelde se rindió a la Unión en junio.



   Inmediatamente a la caída de los confederados cambió la situación estratégica en México. Si los rebeldes habían sido unos benevolentes neutrales, la Unión era decididamente hostil al Imperio Mexicano. Al rendirse los últimos rebeldes, el General Grant envió a tres cuerpos de la Unión, unos cincuenta mil hombres, bajo el mando del General Philip Sheridan a Texas. El ejèrcito de observación era más que suficiente para amedrentar a cualquier ejército francés si éste quisiera pasar del río grande. Sheridan también comenzó a “condenar” los suministros de armas y suministros americanos, dejándoles en el desierto a los Juaristas para que se “encontraran” unos 40,000 rifles para que reequiparan a su ejército. Quizà también unos 3,000 veteranos de la Unión desmobilizados, incluyendo a muchos afroamericanos, hicieron su camino a la hospitalidad de Juárez. Sin embargo, Juárez era cuidadadoso de resistir las tretas que pudieran hacer que una fuerza Americana invadiera México. Los mexicanos, sin importar su clase política, siempre fueron proamericanos durante éste periodo.



   Sobretodo, Bizaine cambió a una postura defensiva durante el otoño de 1865. Aunque los Estados Unidos rápidamente desmovilizaron a su ejército, no podia descontar una posibilidad de invasion de los americanos. También llevó de vuelta a las tropas francesas muy detrás del Río Grande para no dar a Sheridan una excusa para invadir. Aquí vemos otro problema que los franceses encararon: cuando el ejército francés se acercó a la frontera americana, los indices de deserción se dispararon al cielo. Un batallón de la Legión Extranjera que se movía a lo largo del Río Grande perdió 93 hombres por deserción en un solo día. Desde la primavera de 1866 las deserciones superarían por mucho las bajas por combate del ejército francés en México, incluso cuando la situación los llevo lejos de la frontera.



   A pesar de todo ésto los franceses se acercaron a la victoria. En agosto de 1865 Juárez y los remanentes de su gobierno estaban en El Paso del Norte, hoy Ciudad Juárez, muy cerca de El Paso, Texas. Pero los franceses no podían liquidar a los Juaristas. A pesar de las deserciones y traiciones, Juárez de algún modo fué capáz de mantener a un ejército en el campo de batalla. Maximiliano no logró ningún objetivo en éste periodo; se destaca que la cuenta de vinos del Palacio de Chapultepec en la ciudad de México ascendió a 100,000 pesos en 1865.


File:San Pablo del Monte.jpg


   Un signo seguro de que los imperiales estaban perdiendo fué el “Decreto Negro” del General Bizaine del 3 de octubre de 1865. Bajo ésta orden, firmada por el Emperador Maximiliano, cualquier hombre que fuera encontrado en un “bando armado” sería ejecutado sumariamente. Ésto enfureció al public a través de México. En pocos meses los Estados Unidos reabrieron las relaciones diplomáticas formalmente con el regimen republican. Para finales de 1865 la aventura Mexicana francesa les estaba costando unos 60 millones de francos al año. Ése verano Leopoldo I de Bélgica murió. Su sucesor, el testarudo y despiadado Leopoldo III, inmediatamente detuvo el reclutamiento que mantenía a la Legión Belga en México. Él buscaría ganancias más fáciles para Bélgica en el Congo africano. El 22 de enero de 1866, Napoleón III anunció al cuerpo legislative que comenzaría una retirada gradual de México. Ésa primavera, cuando Franz Josef reunion una nueva fuerza de 4,000 hombres que fueran a México, un amenazante cable del Secretario de Estado de los Estados Unidos William H. Seward fué suficiente para que los austriacos lo desbandaran.


File:Francisco de P. Mendoza, Batalla de Miahuatlán, 1906..jpg


   Uno a uno, los apoyos de Maximiliano, en casa y ultramar, le abandonaron. En Julio de 1866 las tropas prusianas derrotaron al ejército Imperial Austriaco en Königgratz en la Guerra de las Siete Semanas. Se decía que en las calles de París los rumores decían que Francia había sido derrotada junto con Austria. Napoleón III ahora necesitaba a todos los hombres que pudiera alinear en el Río Rin.
   El 14 de junio de 1866, dos batallones de las tropas imperiales mexicanas se enfrascaron en una batalla cerca de Matamoros en la frontera texana, dejando a unos 399 austriacos para ser masacrados. Los republicanos entonces retomaron Matamoros, Tampico y Acapulco. Mientras que cada puerto caía en manos republicanas, éso significaba màs ingresos para la causa de Juárez y una pérdida equivalente al Tesoro imperial. En una última apuesta desesperada, la inteligente Carlota fué a Europa para suplicar su caso directamente con Napoleón III y el Papa. Ella fué ignorada. La impresión la destruyó. Ella murió sola y olvidada en un manicomio en 1927, aún abrazando a una muñeca de trapo a la que ella le hablaba como si fuera Maximiliano.


File:Francisco de P. Mendoza, Batalla de La Carbonera, 1910..jpg


   Ahora los Juaristas comenzaron a encerrarles por todos lados. El 5 de febrero los franceses abandonaron la ciudad de México. Cinco días después Maximiliano y lo que quedaba de su ejército huyeron a Querétaro a 300 millas al noroeste de la ciudad de México. Ése fué el ultimo gran error de Maximiliano. Aunque Querétaro se hallaba en territorio amigable, estaba muy lejos de la última ruta de escape via Veracruz. Querétaro también se hallaba al fondo de un valle, rodeado de montañas. Era el escenario para el ultimo acto.



Muerte
File:Execution of maximillian mejia miramon.png


   Tres columnas separadas republicanas se acercaron a Querétaro. Incluso en la victoria, los republicanos eran por mucho una coalición de intereses. Pero era demasiado tarde para que Maximiliano explotara los errores republicanos. Para marzo él se hallaba rodeado por unos 30,000 Juaristas quienes cortaron el suministro del acueducto y se movilizaron para el asedio. El primer official de Maximiliano, el General Márquez, salió con 1,200 hombres de caballería. Él se dirigió a la ciudad de México para intentar de unirse a los que quedaba de las fuerzas de Maximiliano, pero fué derrotado en su marcha hacia Puebla (notablemente en el camino opuesto a la ciudad de México).


File:Edouard Manet 022.jpg


   Márquez eventualmente se escape del país con uno millón de dólares con él. Maximiliano no tuvo tánta suerte. El 5 de mayo de 1867, apenas dos meses después de las tropas francesas, un anuncio estremeció las líneas imperiales.  Maximiliano fué capturado en el Cerro de las Campanas, a las afueras de Querétaro. Apenas cuatro meses antes la caballería casi había capturado a Juárez en un atrevido ataque a su cuartel general. Cuando Juárez regresó, encontró sentencias de muerte, firmadas por Maximiliano, para él y sus subordinados. En cualquier caso, Juárez había declarado un perdón al final de la Guerra de Reforma y sus enemigos se reagruparon. Él no lo haría otra vez, especialmente cuando Maximiliano podría ser usado aún como un símbolo de los oponentes de la república. El 13 de junio de 1867 Maximiliano murió ante un peloton de fusilamiento en Querétaro. Seis días después la ciudad de México se rendiría ante los republicanos.



Resultados y lecciones aprendidas
   Una cosa en conquistar una nación, otra es mantenerla. Una cosa es capturar fortalezas y derrotar ejércitos en el campo. Otra es construir un gobierno que funcione y ganarse al pueblo al terminar una Guerra civil. Un gobierno títere demasiado débil te perjudicaría puesto no puede imponerse. Finalmente, la Guerra es una prueba de voluntades. Juárez fué capáz de mantener juntos a sus apoyos y continuar la lucha. Napoleón III nunca contempló usar el apoyo nacional para su plan y finalmente encontró ésto demasiado costoso.



   Con una fuerza maxima de 38,000 hombres, los franceses sufrieron cerca de 7,000 muertos, cinco mil de ellos por enfermedades. De éstas pérdidas 1,918 pertenecían a una sola unidaad: el Régiment Étranger, testimonio de la importancia del rol de la Legión Extranjera Francesa en ésta campaña. Casi 32,000 mexicanos murieron combatiendo para echar a los franceses ó perecieron ante los pelotones de ejecución; contra éstos solo 5,600 hombres cayeron por la causa imperial. Unos 300,000 mexicanos en total murieron durante ésta lucha, que mejor podría ser llamada una continuación de la Guerra de Reforma.



   De toda ésta sangre México revivió con un nuevo sentido de orgullo nacional y con instituciones republicanas finalmente establecidas. Benito Juárez, quien dió un nuevo significado a la frase “luchar en la última trinchera” murió, héroe de su país, en 1872. Así para México le tomaría otra sangrienta revolución, ésta vez en el Siglo XX, para abolir el peonaje, y muchos años después para que se convirtiera en una auténtica democracia. Pero si bien es cierto que la historia Mexicana desde la derrota de los franceses ha estado llena de fallas y decepciones, ha sido su historia. Las decisiones han formado sus vidas en el Siglo XX no han sido tomadas en París ni en Viena sino por sus propios líderes. Los hombres que cayeron en Puebla tienen un monumento: un México libre y sus descendientes son hombres libres.




Volver al listado de artículos

1er Congreso de Historia MilitarGunther Prien en los museosSistema de Apartado
Síguenos en nuestras redes sociales
Inicio Desde la trinchera el abc de la WWII Exclusivos de GPM