"La historia de las guerras
es la historia de la humanidad."
Sangre americana ha sido derramada en suelo americano: La guerra México Americana de 1846 (Parte 1)



http://yoreme.files.wordpress.com/2009/12/38.jpg

      La guerra con México fue uno de los más decisivos conflictos en la historia americana. Para México,  la guerra fue el peor desastre. Fue amarga, dura y devastó los desiertos del norte de México, las ciudades costeras y las lujosas haciendas de California; alcanzaría su clímax en los salones de mármol de la ciudad que alguna vez perteneció a Moctezuma –la ciudad de México. Aunque el número de tropas que se vieron envueltas no fueron muy grandes, de acuerdo a los estándares napoleónicos de cientos de miles de hombres, la lucha resultó feróz y mortal.

   Para los mexicanos, la causa inmediata de la guerra fue el problema texano. Texas había sido una herida sangrante en la política mexicana durante más de una década. Después de que las tropas texanas destrozaron al ejército de Santa Anna en la batalla de San Jacinto en marzo de 1936, éste esperando salvar su vida firmó el tratado de Velasco y dio independencia a los rebeldes. Como resultado, Texas había mantenido su status de independencia y república democrática por casi diez años. El gobierno mexicano, sin embargo, repudió el tratado de Santa Anna y mantenía que Texas seguía siendo una provincia mexicana.



   Cuando se llevó a cabo la campaña electoral por la presidencia americana en 1844, James K. Polk juró anexar Texas y adquirir California con todas las tierras de por medio por lo que el gobierno mexicano temía una confrontación con su vecino expansionista.  Cuando Polk fue elegido en marzo de 1845, Texas fue anexada en diciembre de ése mismo año. México temía una guerra.

   No fue de sorprenderse que, cuando Polk envió a un emisario a la ciudad de México ofreciendo comprar los territorios al oeste de Estados Unidos fue ignorado. El presidente americano estaba preparado para comprar el territorio mexicano, pero también estaba preparado, de ser necesario, a tomarlo por la fuerza.

   Para sumar a la tensión había una disputa sobre la localización de la frontera al sur de Texas. Los texanos clamaban que era el Río Grande; los mexicanos decían que era el Río Nueces, a 140 millas más al norte.

   En la primavera de 1846, Polk envió tropas al área. Un ejército americano bajo el mando del general Zachary Taylor cruzó el Nueces y se dirigió hacia el Río Grande. Al mismo tiempo un ejército mexicano cruzó el Río Grande y se dirigió hacia el norte, hacia el Nueces. A finales de abril los ejércitos chocaron en la primera batalla de la guerra.

   Un muy confiado gobierno mexicano declaró la guerra a los Estados Unidos el 23 de abril de 1846, creyendo que sus experimentadas fuerzas militares podrían aplastar a los imprudentes americanos y su minúsculo ejército regular. Éste probaría ser un error fatal.



http://0.tqn.com/d/history1800s/1/0/G/1/-/-/ztaylor-buenavista.jpg

   El 13 de mayo de 1846 el Congreso de los Estados Unidos declaró la guerra a México después de escuchar un enardecido discurso del presidente Polk en el que pronunció: “Sangre americana ha sido derramada en tierra americana”.  La guerra fué recibida con entusiasmo por los estados del oeste y del sur pero amargamente rechazada por los estados del este y de Nueva Inglaterra quienes creían que la toma de un gran territorio traería como resultado la extensión del esclavismo.

   Durante las campañas en el norte de México, los invasores pelearon batallas en contra de ciudades fortificadas y pasos de montañas, lo que ocasiónó un gran número de bajas en ambas partes. El frente del Oeste enfrentó a los americanos con un clima inclemente con áridas planicies donde el agua escaseaba y sobraban los ataques de los indios. La marcha hacia el Oeste fue una pesadilla logística hasta que las tropas alcanzaron las hermosas tierras de California.

   El Coronel Alexander Doniphan con sus voluntarios montados de Missouri asaltó el sureste, capturó Santa Fé y luego se dirigó a México capturando la ciudad de Chihuahua. Continuando más profundo en territorio mexicano, ocupó Torreón antes de unir sus fuerzas con las del general Taylor en Monterrey.

   Otra expedición, liderada por el general brigadier Stephen Watts Kearney conquistó los territorios del norte de México y luego marchó a las playas del pacífico para ayudar a tomar California. Mientras tanto, los habitantes americanos del norte de California se rebelaban en contra del gobierno mexicano y lanzaron el levantamiento de la “Bandera de Oso” apoyados por el explorador John C. Fremont. Después de pelear en varias escaramuzas, las fuerzas de Kearney y Fermont se unieron a un escuadrón naval americano para tomar finalmente el control de California.

   Con frecuencia olvidada de muchas formas, la marina americana jugó un rol importante en ésta guerra. Flotillas americanas dominaron el Caribe, el Golfo de México y la costa oeste de de México y California. La armada llevó a cabo tareas de bloqueo de puertos, transporte de tropas y apoyo cañonero a las tropas que combatían en tierra. La guerra, sin embargo, se paralizó. El general Winfield Scott propuso una invasión marítima a México que permitiría llevar a las tropas al corazón del país enemigo y forzar una paz con su gobierno.



   La primera invasión anfibia desembarcó en Veracruz en marzo de 1847. Capturando el puerto después de un bombardeo masivo por mar y tierra, Scott avanzó tierra adentro. Combatiendo todo el camino, los americanos avanzaron 200 millas hacia la ciudad de México. Para proteger la línea de suministros americana, Scott asignó a los Texas Rangers quienes pelearon una guerra brutal contra guerrillas mexicanas en que los prisioneros eran pocos y las atrocidades muchas.

   Después de ganar las batallas ante las puertas de la capital mexicana, en Churubusco y Contreras, el ejército de Scott sufrió de fuertes bajas en Molino del Rey antes de superar la oposición. Luego Scott avanzó a la ciudad de México. La batalla clímax se llevó a cabo en el castillo de Chapultepec, donde los americanos escalaron los muros de la fortaleza y cargaron en contra de la ciudad de México. Con la ocupación de su capital y sus ejércitos deshechos, la resistencia mexicana se rompió y México fue obligado a firmar una paz draconiana en la que cedieron más de la mitad de sus territorios.

   Así como la Guerra Civil Española de 1936 a 1939 fue el preludio de la Segunda Guerra Mundial, la Guerra México-Americana se convirtió en muchos aspectos en una precursora de la larga y aterradora Guerra de Secesión americana de 1861-1865. La victoria sobre México fue nublada por la lucha moral y política entre los estados esclavistas del sur y los industrializados del norte. Ya que los abolicionistas clamaban sus doctrinas de “sacudirse de las cadenas de la esclavitud” la paranoia de los sureños se incrementó.   

http://arttattler.com/Images/NorthAmerica/NewYork/American%20Folk%20Art%20Museum/Folk%20Art%20Revealed/MexicanWar.jpg

*Antecedentes*

http://www.ilibrarian.net/history/mexican_american_war_map_lg.jpg

   La lucha entre los Estados Unidos y México expuso un choque económico, cultural y político entre dos naciones separadas por una frontera común. Los americanos, con una población de 20 millones,  eran un pueblo fuerte que creía fervientemente en el “Manifiesto del Destino” en que se había sentado por Dios que su territorio abarcaría desde el Pacífico hasta el Atlántico. La suya era una sociedad que basaba sus leyes en el derecho británico, la política europea y el gobierno secular.

   En contra de ésa fuerza dinámica se hallaba una más antigua y más conservadora sociedad aristocrática de siete millones de mexicanos separados por innumerables facciones y revueltas. México había recibido la religión, estructura de castas y un sistema político parecido al monárquico de los españoles. Era una tierra dividida por las razas, castas y un mar de separación entre los ricos terratenientes y la enorme masa de peones. Existía un floreciente nacionalismo  entre la élite y un espíritu de resistencia de macho entre mucha de la población, incluyendo a los desposeídos, pero también existía mucha apatía en general en indiferencia.

   Las relaciones americanas con España fueron con frecuencia menos que cordiales y la exitosa lucha mexicana por su independencia fue aclamada por su vecino del norte. Después de casi 300 años de dominio español, la frontera española del norte del Río Grande estaba apenas poblada y era económicamente improductiva. Las Misiones católicas  en Texas habían sido abandonadas y las pocas poblaciones estaban habitadas por mestizos, la nueva mezcla de de sangre española e india que conformaba la raza más grande en México. Además, las tierras del norte eran objeto de innumerables ataques de los Comanches, Apaches, Kiowas, Kickapoos y otras tribus de depredadores que buscaban saquear y matar. Un inútil gobierno español ofrecía poca ayuda contra éstos asaltantes y el posterior gobierno mexicano ofrecía aún menos apoyo.

http://3219a2.medialib.glogster.com/media/ea/ea7f41481f5ee21d9cea17f0716e76e99b5cee6158a52b586b31610b2f0765e1/cerrogordo-gif.gif

   En el crepúsculo de su mandato, los españoles al ver la destrucción de su frontera del norte, tuvieron lo que en ése momento les pareció una brillante idea. Creyeron que los voraces, hambrientos de tierras, americanos podrían ser convencidos de vivir en Texas. Duros, los americanos podrían crear un estado de habitantes que detendrían los ataques de los indios en el norte de México. Dejarían que los norteamericanos pelearan contra los bárbaros al norte de Río Grande mientras los estados al sur de éste los estados como Chihuahua, Coahuila y Tamaulipas podrían prosperar.

   En 1821 se le dio al empresario Steven F. Austin un permiso para poder asentar a americanos en territorio mexicano. Los españoles sólo pedían que los inmigrantes aceptaran la religión católica y juraran obediencia a España. En unos pocos años, miles de americanos habían migrado a las nuevas tierras y, cuando el gobierno de México obtuvo su independencia en 1824, los nuevos mandatarios permitieron que éste movimiento continuara.

http://yoreme.files.wordpress.com/2010/03/el-alamo-la-leyenda_3.jpg

   En 1830 un censo de gobierno mexicano determinó que los Anglos superaban a los mexicanos en una proporción de 4 a 1 y la disparidad se incrementaba rápidamente. Temiendo una pérdida de control, en abril de 1830, el gobierno mexicano terminó la inmigración y ordenó que unos pesados impuestos cayeran sobre la importación y exportación en Texas. El casi en bancarrota gobierno de la Ciudad de México también observó el creciente comercio de algodón, carne, y otras comodidades en Texas y vió la oportunidad de una nueva fuente de ingresos por lo que envió tropas y oficiales de aduanas para colectar todos los impuestos posibles.

http://img841.imageshack.us/img841/3521/defendingthealamo.jpg

   Los propietarios de naves texanos y americanos, quienes habían creado el comercio pero no tenía voz en el gobierno, rápidamente aseguraron su derecho a contrabandear. Pronto, sus hombres navegaban evitando las aduanas mexicanas, a veces intercambiando fuego en contra de los funcionarios mexicanos, por lo que incrementó fricción que llevó a escaramuzas entre milicia texana y el ejército mexicano.

http://www.tspb.state.tx.us/spb/gallery/HisArt/Images/500s/SFA%20and%20dog%20500.jpg

   En un esfuerzo para limar asperezas, los habitantes texanos llamaron por un mediador y escogieron a Stephen F. Austin para que viajara a la Ciudad de México con propuestas que esperaban que terminarían los conflictos. Después de un largo debate con los gobernantes mexicanos, Austin fue encarcelado con los cargos de traición. Después de dos años en confinamiento fue liberado el día de navidad de 1834 y regresó a Texas.

   Santa Anna, ahora dictador de México, desconoció la constitución mexicana liberal y ordenó que todos los texanos fueran desarmados. Los texanos se rehusaron a entregar sus armas y estallaron los choques entre habitantes y tropas mexicanas.

      En 1836 Santa Anna estaba determinado a establecer un control sobre la colonia rebelde. A la cabeza de un ejército cruzó el Río Grande e invadió Texas (el término está equivocado puesto que Texas es territorio mexicano). Santa Anna aplastó las defensas en la misión de El Álamo en San Antonio y masacró a los pocos heridos que sobrevivieron. Bajo sus órdenes más de 300 rebeldes fueron pasados por las armas  que se habían rendido en Goliad. EL 2 de marzo de 1836 los texanos, después de ponerse de acuerdo en una convención, emitieron una declaración de independencia, cortando sus lazos con México y declarándose independientes. El 20 de abril de 1836 un furioso ejército texano destruyó las fuerzas mexicanas en la batalla de San Jacinto.

http://4.bp.blogspot.com/-uK9wzRcZAE8/T2SWQF8Z6AI/AAAAAAAABwI/1AJALOB4Idw/s1600/surrender-of-santa-anna-by-william-huddle-1886.jpg

   

 

   En la mañana del 21 de abril López de Santa Anna recibió 500 hombres de refuerzo liderados por el general Martín Perfecto de Cos, pero se mantuvo la orden de descansar. El terreno donde se asentaba la fuerza mexicana estaba en la confluencia de dos corrientes de agua y cercado por un pantano, separado de los texanos por un pequeño prado con árboles, lo cual lo hacía fácil de defender pero dificultaba cualquier movimiento rápido. No obstante Santa Anna cometió el grave error de no mantener centinelas de vigilancia en los alrededores y ordenó que toda la tropa se dedicara a dormir y descansar durante el 21 de abril.

http://www.tpwd.state.tx.us/state-parks/san-jacinto-battleground/gallery/p-San-Jacinto-Battle-967_B.jpg

   En el campo texano, Sam Houston realizó un último consejo de guerra al mediodía y decidió lanzar un ataque inmediato cuando sus espías le avisaron de la total inactividad en el campamento mexicano. Los texanos iniciaron su avance a las 15.30 horas con el plan de atacar primero a la caballería pesada mexicana y avanzar cubiertos por un pequeño bosque, en dirección al campamento mexicano. Una vez salieran de la protección del bosque, los texanos debían lanzar una carga de infantería con la mayor rapidez posible antes que los mexicanos respondieran con una descarga de fusiles, la cual resultaría devastadora gracias a su superioridad numérica.

   Mientras un grupo de texanos destruía un pequeño puente sobre el río San Jacinto para cortar la retirada mexicana, el cuerpo principal al mando de Houston y Neill avanzaba silenciosamente por el bosque y luego por la pradera. Faltando unas docenas de metros los texanos lanzaron su primera descarga de fusiles y rifles e iniciaron su ataque a las 16.30 horas en medio de un griterío. Para su sorpresa, la fuerza mexicana se hallaba totalmente desprevenida, sin guardias o centinelas que pudieran avisar de la cercanía de los texanos, pues los soldados mexicanos se hallaban casi todos durmiendo la siesta, incluyendo jefes y oficiales. De hecho, los texanos lanzaron su primera descarga de fusiles pero se sorprendieron cuado sus disparon no fueron respondidos, por lo cual avanzaron sin dificultad hasta penetrar en el propio campamento mexicano.

http://www.eoilangreo.net/herminio/culture/al-battle.jpg

   Los disparos de los texanos despertaron a los soldados mexicanos pero éstos no se hallaban preparados para responder tan súbitamente a un ataque, menos aún cuando el enemigo entraba sin lucha en el campamento. Inclusive la caballería pesada fue sorprendida por los texanos, con jinetes en tierra buscando desesperadamente sus armas, al punto que en el campamento mexicano pronto cundió la confusión y el desorden ante el repentino ataque. Numerosos soldados mexicanos estaban desarmados al momento del ataque y otros muchos se hallaban casi en plena somnolencia, siendo presa fácil de los atacantes. Repentinamente despertado por el griterío y las balas, el general Manuel Fernández Castrillón trató de organizar la resistencia pero fue muerto a los pocos minutos, con lo cual la "batalla" degeneró en una matanza. Los soldados mexicanos que no cayeron muertos o heridos en los primeros minutos huyeron caóticamente hacía el río San Jacinto, abandonando pertrechos y hasta sus propias armas por la prisa en salvar la vida. Varios fugitivos fueron muertos en plena huida en tanto muchos texanos rehusaban dar cuartel.

   La "batalla" duró sólo 18 minutos; durante ese tiempo 630 mexicanos murieron, 208 cayeron heridos y 730 fueron capturados, mientras que el Ejército Texano sólo reportó 9 muertos y 30 heridos. Casi todos los soldados mexicanos que lograron huir de la matanza estaban completamente desarmados por haber abandonado su equipo para salvar sus vidas, lo cual hacía imposible el contraataque o la resistencia al enemigo, debiendo retirarse rápidamente hacia el sur. Por su parte, los texanos lograron capturar casi todo el arsenal del cual disponían las fuerzas mexicanas.

   El propio general Santa Anna se hallaba durmiendo al momento del ataque y fue despertado por los soldados texanos que lo tomaron prisionero, aunque su identidad no fue descubierta hasta que otros prisioneros lo reconocieron y lo saludaron como "señor Presidente". Con Santa Anna cayeron apresados los generales Juan Nepomuceno Almonte y Martín Perfecto de Cos.

http://shelledy.mesa.k12.co.us/staff/computerlab/images/W_CO_History7_Mexican_American_War3.jpg

   Los sucesos de San Jacinto no hubieran pasado de un exitoso golpe de mano de los texanos si no fuera por la captura del general Santa Anna, quien no sólo era jefe militar sobre el terreno sino además Presidente de México en funciones, lo cual aumentaba la importancia de su captura. Si bien algunos texanos intentaron linchar a Santa Anna, Houston y Neill decidieron mantenerlo con vida al notar que sería más útil arrancarle al presidente capturado algunas concesiones importantes.

   Así, Houston y Neill obligaron a Santa Anna a firmar el cese de hostilidades y a reconocer la Independencia de Texas mediante el Tratado de Velasco el 21 de mayo de 1836, donde Santa Anna reconocía de facto la independencia de Texas y se comprometía a no proseguir la lucha contra el nuevo Estado. A cambio, los texanos ofrecían libertar a Santa Anna y prometían que las tropas mexicanas en retirada no serían atacadas; además se fijaba el límite entre Texas y México en el río Bravo (o río Grande), frente a la división interior mexicana entre Texas y Tamaulipas que estaba fijada más al norte, en el río Nueces.

https://tuckahoe.wikispaces.com/file/view/BattleofMolinodelReyMexicanWar.jpg/30539278/770x546/BattleofMolinodelReyMexicanWar.jpg

   Los texanos aprovecharon también para ordenar a Santa Anna que mandase al general Vicente Filisola retirar a las tropas mexicanas al sur del río Grande, para lo cual Santa Anna envió una carta exagerando la gravedad de la derrota de San Jacinto y el poderío bélico de los texanos. El general José de Urrea trató vanamente de convencer a Filisola de continuar la lucha en tanto ambos todavía contaban con casi 3,000 hombres bajo su mando (cifra muy superior a los texanos de Houston) pero Filisola ejecutó la orden de Santa Anna y las tropas mexicanas abandonaron territorio texano.

   Santa Anna no fue liberado por los texanos sino enviado a Washington D.C. y allí fue recibido por el presidente estadounidense Andrew Jackson como prisionero de guerra aunque su cargo presidencial fue recordado solamente para que confirmase el Tratado de Velasco y se obligase por escrito ante los estadounidenses a "favorecer" el reconocimiento de la independencia de Texas por el gobierno de México. El Congreso Mexicano, enterado de lo ocurrido, destituyó a Santa Anna y se negó a ratificar el Tratado de Velasco alegando que carecía de validez al ser firmado por un presidente de México cuando se hallaba como prisionero de guerra.



   En la década que siguió, hubieron dos expediciones del ejército mexicano a Texas, ambas fueron respuestas a las incursiones de los texanos a territorio mexicano. Dos veces, en marzo y septiembre de 1842, las tropas mexicanas respondieron invadiendo Texas, saqueando las ciudades costeras y capturando y robando en San Antonio. Ahí arrestaron a los ciudadanos prominentes, los llevaron a la ciudad de México y de ahí a la temida carcel de Perote.

   Desde 1836 hasta 1843, naves de guerra mexicanas intentaron hacer un bloqueo naval de los puertos texanos y estrangular la pequeña economía texana. Texas respondió contratando naves mercenarias, después crearían una armada regular que destruiría el comercio marítimo regular mexicano, en alguna ocasión fueron apoyados por los revolucionarios yucatecos, y en otra ocasión ocuparon puertos en el golfo mexicano al azahar.

   En mayo de 1843 la flotilla texana peleó en dos ocasiones en contra de una flota a vapor mexicana en las afueras del puerto de Campeche en Yucatán. La fuerza principal de la flota mexicana yacía en dos modernas naves de construcción británica tripuladas por oficiales y marinos de la Real Armada en contratos de largo plazo. Muchos de los artilleros y mecánicos fueron contratados entre los veteranos de la marina británica. Cuando las dos fuerzas colisionaron, marcó la primera batalla en la historia entre naves impulsados por velas y las otras impulsadas por la fuerza del vapor. Tácticamente la batalla fue indecisiva aunque los texanos tuvieron pocas bajas y los mexicanos muchos muertos y heridos. Como en Jutlandia en 1916, aunque en una escala minúscula, éste encuentro probó ser una victoria estratégica para Texas. La flota mexicana nunca más intentó bloquear los puertos texanos ó lanzar una invasión por mar desde Matamoros ó Veracruz.

   Durante ésta década de intermitentes peleas, la opinión pública americana se ponía del lado de sus antiguos paisanos y exacerbaban las hostilidades que se incrementaban entre los dos países. Al crecer las tensiones, muchos mexicanos creían que los americanos buscaban un pretexto para declarar la guerra. Citaban como evidencia una acción naval que se llevó a cabo en octubre de 1842. El comodoro Thomas Cathesby Jones estaba anclado en la afueras de un puerto peruano cuando recibió las noticias de que la guerra había estallado entre los Estados Unidos y México. Sin esperar por una confirmación levó anclas y se hizo a la mar hacia California. Llegó a las afueras del puerto de Monterrey el 20 de octubre y decidió llevar a cabo una acción rápida y decisiva. Llevó a su escuadrón a la bahía, ancló y desembarcó a una partida de marines y marineros.

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/0/0d/Thomas_ap_Catesby_Jones_1829.jpg

   Marchando hacia la plaza principal, Jones leyó una proclamación anunciando que había capturado la ciudad por los Estados Unidos. Ordenó a sus tropas que ocuparan los edificios públicos, retiraran los colores mexicanos y elevaran las barras y las estrellas en la plaza principal. Los mexicanos estaban más confundidos que alarmados por lo que no ofrecieron ninguna resistencia. Jones, satisfecho con su golpe, estaba más que contento al ver a Thomas O. Larkin, cónsul americano en Monterrey. Después de una breve charla, no se guardaron récords sobre ésta, Larkin informó a Jones que no había guerra. Los Estados Unidos estaban en paz con México.

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/8/8a/USSUnitedStates1797.jpg/300px-USSUnitedStates1797.jpg

   Ruborizado, Jones retiró la bandera americana y ordenó que se izara nuevamente la mexicana. Ordenó a sus hombres un disparo de mosquete como saludo y profirió una profunda disculpa a un impresionado gobernador del estado. Luego Jones formó a su fuerza invasora y marchó de vuelta al muelle donde se reembarcaron. Un apenado gobierno americano le relevó del mando y lo envió en un largo viaje de vuelta a los Estados Unidos. Si las tensiones no hubieran estado tan altas, el asunto bien pudo ser hilarante. Pero no lo era. Para los mexicanos el incidente era una pequeña prueba de lo que vendría y estaban en lo correcto.

   Mientras tanto los pobladores americanos habían comenzado a escabullirse al norte de California asentándose ilegalmente. En 1843 Santa Anna ordenó que todos los americanos abandonaran California y los otros territorios del oeste de México. Éste decreto afectaba al comercio entre Santa Fé y San Luis por lo que interfería con los intereses americanos.

   La creciente presión de los políticos expansionistas americanos para anexar Texas alarmó a los mexicanos. A principios de 1845, cuando el presidente que salía John Tyler firmó una resolución del Congreso para hacer que Texas formara parte de la Unión, México rompió las relaciones con los Estados Unidos. Una nota diplomática mexicana que se envió al presidente Tyler aseguró que la anexión de Texas “sería equivalente a una declaración de guerra en contra de la República Mexicana.”

   Gran Bretaña y Francia, ambas interesadas en obtener participaciones comerciales con la República de Texas, intentaron participar en la anexión con la República Americana. El encargado de asuntos exteriores en Austin, Capitán Charles Elliot, propuso un compromiso entre los dos países antagonistas. Él aseguraba que el presidente texano, Anson Jones, afirmaba que Texas no se anexaría a los Estados Unidos si México reconocía su independencia. El gobierno de Texas, virtualmente en bancarrota y agotado de las hostilidades  rechazó la propuesta y buscó una política para protegerse a través de una anexión a los Estados Unidos.

http://i.i.cbsi.com/cnwk.1d/i/tim2/2013/05/05/sm_0505_Mexico_480x360.jpg

   En febrero de 1845, el presidente James K. Polk tomó las riendas de la nación. Físicamente débil pero con un propósito fuerte, Polk tomó el poder en una nación ansiosa de territorios. Los inmigrantes pululaban en el país provenientes de Europa y los americanos migraban hacia el oeste por miles a tierras que eran clamadas ya sea por los mexicanos ó, como en Oregon, por los británicos.

   La presión de los hombres de negocios y granjeros sin tierras demandaron que los territorios del oeste fueran ya sea comprados ó, en su defecto, tomados por la fuerza. Habían, sin embargo, algunos obstáculos. Rusia pretendía ocupar la costa oeste de Norteamérica con la intención sus posesiones de Alaska, pero los británicos representaban la mayor amenaza a las ambiciones americanas con una disputa por los territorios de Oregon que amenazaban con un conflicto.

   En noviembre de 1845 Polk envió a John M. Slidell a la ciudad de México con una oferta para comprar todas las tierras mexicanas desde la frontera texana hasta el Océano Pacífico. Ofreció $25,000,000.00. Como parte del trato el gobierno americano también pagaría los reclamos que los ciudadanos americanos tenían en contra del gobierno mexicano.

http://blog.chron.com/txpotomac/files/legacy/palo-alto-artillery.jpg

   Los americanos consideraban ésta oferta más que justa. Después de todo, Texas había mantenido su independencia por más de una década y los otros territorios del oeste estaban prácticamente vacantes a excepción de las tribus indias y algunas misiones americanas. Además, los americanos clamaban que éstas tierras eran sólo nominalmente propiedad de México cuyo gobierno era incapaz de ejercer cualquier autoridad sobre ellos.

   Otra causa de la contención entre los dos países eran las reclamaciones que los americanos tenían contra el gobierno mexicano. Éstas envolvían casos de toma arbitraria de naves americanas en puertos mexicanos, confiscación de mercancías americanas por oficiales de aduanas corruptos, encarcelamiento injusto de ciudadanos americanos y el asesinato de otros americanos. Una mediación de las reclamaciones había sido escuchada en una corte prusiana en 1838 en que los demandantes habían sido obsequiados con millones de dólares. Pero México estaba en bancarrota, con un gobierno inestable en el que el primer cuarto de siglo de independencia había visto más de 30 administraciones políticas diferentes. No es de sorprender que, después de unos pocos pagos, México se desentendió del grueso de las reclamaciones. Para los mexicanos, sus penurias eran más que una humillación y permitieron que su orgullo nublara su juicio del potencial militar americano.

   Por lo tánto, el gobierno mexicano se rehusó a negociar con Slidell y oficialmente ignoraron su presencia. Se volvieron hostiles cuando, el 29 de diciembre de 1845, Texas fue admitido como el 28° estado en la Unión Americana y después se volvió en el 15° estado en legalizar la esclavitud.

   Los estados esclavistas ahora tenían mayoría de votos en el senado de los Estados Unidos. Los abolicionistas en Nueva Inglaterra temían una vasta conspiración que se llevaría a cabo por los estados sureños para dominar por siempre el gobierno.

   Los mexicanos, enfurecidos por la anexión de Texas, amenazaron con guerra. Muchos culparon a  los Estados Unidos por su debacle en Texas. Un periódico prominente declaró que los americanos eran el verdadero enemigo de México y que secretamente habían apoyado la revolución de Texas mientra se ocultaban detrás de una “malvada máscara de hipocresía”.

   Al crecer las amenazas de guerra, algunos mexicanos albergaron las ilusiones de que en caso de que estallaran las hostilidades los estados del norte y del sur de los Estados Unidos se separarían de la Unión y enviarían armas y municiones para apoyar la revolución de los negros esclavos. El caos resultante apoyaría a que los ejércitos mexicanos vencieran a los americanos.

http://b.vimeocdn.com/ts/114/954/114954146_640.jpg

   La crisis por Oregon también les dio un falso sentimiento de seguridad: si la guerra estallaba, Gran Bretaña con su poderosa flota y probado ejército sería su aliado. Desconocido para ellos, la Oficina de Asuntos Exteriores Británica había acordado negociar la disputa por Oregon con los americanos. Para alivio de Polk, la amenaza de una guerra en dos frentes con los británicos al norte y los mexicanos al sur había terminado.



   Algunos mexicanos, cegados por orgullo nacional, se sentían confidentes por su ejército con más de 20,000 hombres en armas, pensaban que estaba suficientemente equipado y entrenado para derrotar fácilmente a los 7,000 americanos regulares que estaban dispersos en guarniciones fronterizas. Ésta, quizá, era la más fatídica ilusión de todas. Los asuntos entre dos vecinos que pudieron haber sido resueltos si prevalecía más la razón y menos la pasión, pero la intransigencia mexicana y la agresividad americana se combinaron para hacer posible la guerra.

*Los líderes*

http://images3.wikia.nocookie.net/__cb20110317041031/althistory/es/images/f/f7/James_K_Polk.jpg

   James Knox Polk, nacido en Carolina del Norte en 1795, era enfermizo como niño y frágil como hombre pero tenía una energía inacabable en la persecución de sus políticas expansionistas. Él se graduó de la Universidad de Carolina del Norte como primero de su clase y luego estudió leyes en Tennesse.

   Polk pronto encontró a un mentor en Andrew Jackson y siguió la filosofía de éste sobre la causa del hombre común, oponiéndose a los aristócratas de Virginia y los Brahmins de Nueva Inglaterra. Fue elegido a la legislatura de Tennesse y después se convirtió gobernador del mismo estado. En noviembre de 1844 Polk aseguró la nominación por la presidencia por el partido demócrata y fue elegido basado en una plataforma de EXPANSIÓN HACIA EL OESTE.

http://www.vahistorical.org/sva2003/scott.jpg

   El Mayor General Winfield Scott, de 60 años de edad en 1846, era el más experimentado y capaz oficial del ejército americano. A la edad de 28 había sido nombrado General Brigadier durante la guerra de 1812, Aunque egoísta y pomposo, era un excelente táctico y estratega que siempre buscaba cortar la yugular del enemigo.

http://www.history.com/images/media/slideshow/zachary-taylor/zachary-taylor-color.jpg

   Zachary Taylor, de 62 años, era un experimentado soldado del frente. Lo opuesto a Taylor en cuanto a vestimenta y modales, era amado por sus hombres por su falta de formalidad. Un táctico indiferente, su agresividad y determinación eran clave en sus victorias. Su reputación militar después le llevó a la presidencia de los Estados Unidos.

File:Santaanna1.JPG

   El líder dominante de México por más de 20 años había sido Antonio López de Santa Anna, un político que sería un exitoso líder en batalla. Siguiendo a sus fallas iniciales fue relevado del mando. Después de la guerra se convirtió en presidente de México por un corto tiempo.

   Si las campañas americanas fueron ganadas por los generales, durante la guerra con México, las batallas fueron ganadas con la excelencia de los oficiales junior que fueron un factor determinante en los éxitos americanos. Fueron los oficiales educados en la academia militar de West Point, en el estado de Nueva York, quienes marcaron la diferencia. La disciplina y entrenamiento que aprendieron aquí, particularmente en ingeniería militar y el uso de la artillería ligera, cambiaron la marea en muchas de las más duras batallas de la guerra. Entre sus graduados se hallaban Robert E. Lee, posiblemente el más dotado comandante en todas las guerras americanas. Fue su trabajo de reconocimiento personal que hizo grandes contribuciones a las victorias americanas en Buenavista, Veracruz y la exitosa campaña de Scott en camino a la Ciudad de México. Años después Lee lideraría los ejércitos de los Estados Confederados de América.

http://24.media.tumblr.com/tumblr_ljmnq5xFRG1qa2j7mo1_400.jpg

    Ulysses S. Grant, quien se convertiría en el comandante en jefe del ejército de la Unión en la guerra de secesión y después presidente de los Estados Unidos, fué un exitoso e innovador subalterno con frecuencia citado por valentía.

http://www.vahistorical.org/lg/btw_ritchie.jpg

   Jefferson Davis, también de West Point, regresó al ejército para liderar al 1° Regimiento de Voluntarios de Mississippi que tuvo un rol clave en la batalla de Buenavista. Después se convertiría en el presidente de los Estados Unidos Confederados de América.

http://www.biography.com/imported/images/Biography/Images/Profiles/D/Jefferson-Davis-9267899-1-402.jpg

   Thomas “Stonewall” Jackson sirvió como un oficial de artillería, uno de los más jóvenes de West Point, que empleó la mobilidad táctica y acertada puntería que probó ser decisiva en la batalla.

http://www.biography.com/imported/images/Biography/Images/Profiles/J/Stonewall-Jackson-9351451-1-402.jpg

   Los oficiales mexicanos, por el otro lado, siempre fueron valientes y con frecuencia competentes, principalmente aristócratas que tenían poca relación con la tropa y eran crueles con ellos. Mientras que los graduados del Heroico Colegio Militar eran soldados profesionales, muchos otros oficiales eran colocados por sus puestos políticos cuyos resplandecientes uniformes reflejaban su falta de experiencia militar.

   Entrenados en la tradición militar española, el cuerpo de oficiales era, sin embargo, malditos con filosofías políticas en pugna. Muchos de ellos habían peleado entre sí durante años en las muchas revueltas que plagaban a México. De hecho, éstas separaciones políticas con frecuencia dividieron lo que tuvo que ser una causa común: echar al invasor extranjero.

*Los soldados*

http://images.fineartamerica.com/images-medium-large/1-mexican-american-war-battle-of-buena-everett.jpg

   Las diferencias que existen entre la tropa de ambos ejércitos es aún mayor. Algunos de los hombres enlistados en el ejército regular se unían por la aventura, pero la mayoría era por la necesidad económica. Los $7 usd de sueldo al mes, tres comidas diarias y ropas calientes eran una atracción para muchos inmigrantes que querían aprender el idioma ó que querían empaparse de la cultura americana. Un estimado dice que unos dos tercios de los enlistados habían nacido en el extranjero. La mayoría eran irlandeses aunque también habían grandes contingentes de alemanes y británicos.

   Los regulares, aunque pocos en número, estaban bien entrenados y eran liderados por experimentados oficiales con amplia experiencia en las luchas fronterizas y entrenados en los estándares de West Point. Una falla mayor del ejército de tiempos de paz era la dura disciplina en que los latigazos no eran desconocidos. Un popular castigo se llamaba “bucking and gagging” y consistía en atar manos y pasarlas sobre las rodillas, después poner un palo en el espacio entre codo y parte interior de las rodillas, luego cubrir la boca y dejarlo al sol. Abandonados por horas, éstos severos castigos ocasionaron fuertes deserciones, especialmente entre los irlandeses.

  

http://wesclark.com/jw/bucked_and_gagged.jpg

   Los voluntarios eran diferentes. Cuando la guerra estalló, jóvenes por decenas de miles, la mayoría de los estados del oeste y del sur, se arremolinaron en las estaciones de reclutamiento. Muchos tuvieron que ser rechazados por la falta de uniformes y equipo, pero lo que les faltaba a los regimientos de voluntarios en experiencia y entrenamientos les sobraba en entusiasmo y dedicación. Eligieron a los oficiales, y si les faltaba la cortesía militar y la experiencia, el liderazgo no. La mayoría jóvenes de veinte años que aprendieron rápidamente.



   Una desventaja inicial del sistema de voluntarios fue que estaban obligados a servir sólo 12 meses. Después de éste tiempo muchos regimientos endurecidos en batalla escogían regresar a casa al terminar su servicio, las regulaciones cambiaron para mantener a los voluntarios hasta el fin de la guerra.

   Para la consternación de los oficiales regulares, los voluntarios se consideraban a sí mismos más como ciudadanos que como soldados y veían la estricta jerarquía de los regulares como muy tonta. Los oficiales voluntarios aprendieron a controlar a sus hombres con una disciplina más relajada.

http://2.bp.blogspot.com/_O6LrUXJ2pXE/S69dMo--0dI/AAAAAAAADCM/mGIKsH-zNEY/s400/rangers-indians-lg.jpg

   Algunos regimientos de voluntarios tenían su récord de pelea marcado por falta de disciplina, conducta indisciplinada, saqueo, y no poco común, crímenes en contra de la población mexicana civil. Los texanos eran los peores.

http://4.bp.blogspot.com/_ccFvAOyc8kg/TOqMIyVNcxI/AAAAAAAABXI/z08j7gg7UvI/s1600/Texrangers.jpg

   La tropa del ejército mexicano estaba conformada principalmente por conscriptos seleccionados por periodos de enlistamiento de 6 años. Los hombres solteros sin hijos de 18 a 40 años eran obligados a servir. Los hombres de clase media con conexiones políticas con frecuencia podían obtener una excepción al servicio si no querían enlistarse.

   A diferencia de los robustos americanos, la mayoría de los cuales eran granjeros criados con una dieta de carne fresca, pan blanco y vegetales; los soldados mexicanos eran bajos en estatura y con frecuencia mal alimentados por la falta de éstos. Además de la confusión que sufrían por el inadecuado entrenamiento, la mayoría de los soldados mexicanos eran analfabetos y, además, ni siquiera hablaban español, se comunicaban en diferentes dialectos.

   Si los americanos podían combatir bajo la rigurosa disciplina militar, los mexicanos simplemente desertaban. Cosa que se repitió en diferentes ocasiones desencadenando las derrotas que perdieron a México.

*Las armadas*

http://antebellumnaval.wikispaces.com/file/view/Battleveracruzlanding.jpg/182704719/Battleveracruzlanding.jpg

   A través de la guerra, las naves de la Armada de los Estados Unidos controló el Atlántico y la línea costera del Pacífico mexicano. Bloquearon los puertos mexicanos, desembarcaron Marines en apoyo de las tropas del ejército e irregulares en la costa de California, llevaron al ejército de Scott a Veracruz, ayudaron a aplastar las defensas portuarias y suministraron armamento, raciones y refuerzos a los 10,000 hombres de la fuerza expedicionaria de Scott.

   La base naval más cercana de los Estados Unidos era en Pensacola, Florida, a 900 millas de Veracruz. La fuerza de bloqueo americana sufrió grandemente de una falta de carbón y alimentos frescos, de la fiebre amarilla y violentas tormentas que les golpearon repentinamente durante los meses de verano e invierno. Sin embargo, con una mezcla de naves de viento y de vapor, incluso bajo éstas difíciles circunstancias, fueron un factor determinante en la victoria americana.

   La armada mexicana fue incapaz de proteger su flota mercante ó de romper el bloqueo americano y se hallaba abrumada por una completa falta de fondos, carestía de partes de repuesto y de un gobierno indiferente. Lo peor de todo, les faltaban oficiales y marinos competentes. Al estallar la guerra, vendieron, abandonaron ó quemaron la mayoría de las naves en vez de pelear contra una armada mayor. Consecuentemente, la marina mexicana no jugó ningún rol en la guerra.

*Abriendo hostilidades*

http://0.tqn.com/d/history1800s/1/0/C/1/-/-/usdragoons.jpg

   Siguiendo su inauguración en la presidencia en marzo de 1845, el presidente Polo tomó acción para proteger la nueva frontera sur del país. Ordenó al general Zachary Taylor, entonces comandante de las tropas de Louisiana, que desplegara su fuerza en Texas y estuviera preparado para marchar al área disputada al sur del río Nueces.

   En julio Taylor y 3,500 hombres, casi la mitad del ejército regular americano, acamparon cerca de la ciudad costera de Corpus Christi. En febrero de 1846 Taylor recibió órdenes para dirigirse a Puerto Isabel, cerca de la boca del Río Grande. Estableciendo su base de suministros en Puerto Isabel, Taylor marchó con sus hombres 30 millas al suroeste al banco norte del Río Grande. Ahí sus hombres construyeron una posición fortificada llamada Fuerte Texas desde el cual su artillería podía bombardear la ciudad al otro lado de la frontera llamada Matamoros.  Esto puso al ejército americano ante 6,000 hombres mexicanos del ejército del general Pedro de Ampudia.

   El 12 de abril Ampudia envió un mensaje a Taylor declarando que los americanos estaban acampando en territorio mexicano. Demandó su retroceso a las Nueces ó “las armas y solamente las armas decidirán ésta cuestión”. Taylor indignado se rehusó y ambos ejércitos se prepararon para la pelea. El 24 de abril el explosivo Ampudia fue reemplazado por el general Mariano Arista. Por algunos días la calma prevaleció.

http://1.bp.blogspot.com/_skl7S3fkL2M/TH7Dxoeuz4I/AAAAAAAAKHg/yCfajXmIuxM/s400/Pedro_de_Ampudia.jpg http://2.bp.blogspot.com/-uSb_PH63RNA/Ti7FXiWTycI/AAAAAAAAAuQ/VqOWmwbwnWQ/s1600/Mariano_Arista_Oleo_%2528480x600%2529.png

   Santa Anna había alcanzado la presidencia en 1843. Como en sus previas administraciones, llevó a México a la bancarrota y la revuelta. En las rebeliones, sus oponentes políticos alcanzaron el poder y Santa Anna fue capturado y encerrado en la cárcel de Perote hasta mayo de 1845 cuando fue exiliado y enviado a la isla de Cuba.  

   El 14 de abril  de 1846 Arista informó a Taylor que las hostilidades habían comenzado. Poco después una fuerza mexicana chocó con una tropa de dragones americanos al norte del río Grande matando ó hiriendo a 16 americanos. El 30 de abril el comandante mexicano cruzó el río Grande con 4,000 hombres esperando interponerse entre las tropas de Taylor en Fuerte Texas y la base de suministros americana en Puerto Isabel.

File:Siege of Fort Texas.gif

   Cuando los exploradores texanos reportaron el movimiento mexicano, Taylor dejó a una pequeña fuerza para defender Fuerte Texas y ordenó que el grueso de sus tropas marcharan a Puerto Isabel. Después de una marcha de 20 horas para recorrer 30 millas al puerto, Taylor ordenó a sus hombres exhaustos que formaran una línea defensiva alrededor del pueblo.

   La situación cambió cuando Arista ordenó a Ampudia que atacara Fuerte Texas. Después de que los Texas Rangers se escurrieran entre las líneas mexicanas para reportar el asedio al fuerte americano, Taylor decidió tomar la ofensiva. Aunque superado en número por  más de tres a uno, el 7 de mayo los 2,200 hombres de Taylor marcharon por el camino a Matamoros para liberar a Fuerte Texas.

http://totallyhistory.com/wp-content/uploads/2011/09/Zachary_Taylor_-_Fort_Harrison.jpg

   Arista tomó una fuerte posición defensiva a lo largo del camino, en un lugar llamado Palo Alto. Ordenó a Ampudia abandonar el asedio a Fuerte Texas y que se uniera a sus tropas. Arista desplegó 6,000 hombres en un frente de una milla y esperó el ataque americano. Emplazó a su caballería en un pantano para proteger su flanco izquierdo y a otro destacamento en su flanco derecho. Dispersó a su infantería entre baterías de artillería en el centro, a lo largo del camino.

   En la calurosa y polvorienta mañana del 8 de mayo las sudorosas tropas de Taylor se prepararon para atacar las líneas mexicana y se detuvieron a una milla de distancia frente a ellas. Con excepción de los Texas Rangers, todas eran tropas regulares.

   La inmediata preocupación de Taylor era su tren de suministros, 300 carretas siendo arrastradas por una variedad de mulas y burros. Para protegerlas de un ataque relámpago por parte de la caballería mexicana, destacó una batería de artillería y un escuadrón de dragones.

Battle of Resaca de la Palma, May 9th 1846 Battle of Palo Alto, May 8th 1846 /

   Taylor emplazó sus grandes cañones de 18 libras al centro del camino y movió a sus tropas para formar una línea de fuego. Emplazó al 8° Regimiento de Infantería en su flanco izquierdo apoyados por la artillería ligera del capitán James Duncan. En el centro, protegidos por los 18 libras, el 3° y 4° Regimientos de Infantería. A su derecha emplazó al Mayor Samuel Ringgold y su batería para apoyar al 5° Regimiento de Infantería en el extremo derecho.

http://image2.findagrave.com/photos250/photos/2007/240/10916967_118840530206.jpg File:SamuelRinggoldByJohnVanderlyn.jpg

  Ringgold, como muchos jóvenes artilleros graduados de West Point, estaba ansioso de probar su nueva artillería volante, ligera, diseñada para ser emplazada y disparada rápidamente. Él había sido un pionero en su desarrollo desde 1838 y había diseñado el cajón ligero y con ruedas altas para el cañón de 6 libras para que fuera maniobrado en terreno pedregoso a grandes velocidades. También escribió el manual “Instruction for Field Artillery, Horse and Foot”, que fué usado rigurosamente en el entrenamiento dado a los oficiales y hombres artilleros. Éstas baterías ligeras eran la crema y nata del ejército y Taylor tenía tres de ellas, cada una con cuatro cañones.

   Los 6 libras pesaban sólo 880 libras y tenían un radio de acción de 1,500 yardas lo que permitía a los artilleros permanecer fuera del alcance de los mosquetes cuando fuera necesario. Los cañones podían disparar munición sólida, explosiva y latas (una lata de metal llena de balas de mosquete –en ése entonces eran bolas- convirtiendo al cañón en una especie de escopeta gigante). La doctrina americana táctica dictaba que la artillería volante fuera emplazada en la línea de fuego en el punto de mayor peligro.

   A las 14:00 hrs del 8 de mayo, al formar los americanos la línea de fuego, la artillería mexicana comenzó a disparar a muy largo alcance. Sin munición explosiva, disparaban balas de cañón sólidas que después de unas pocas yardas comenzaban a rebotar sobre el duro terreno, perdiendo velocidad.

http://www.treefrogtreasures.com/forum/attachment.php?attachmentid=118046&d=1360018169

   Los cañones de tiro rápido americanos disparaban ocho tiros por uno de los mexicanos lo que hizo que la infantería mexicana comenzara a cavilar. El general mexicano contaba con ordenar a sus magníficamente uniformados lanceros que atacaran el flanco derecho americano. Con banderines agitándose en las puntas de sus lanzas y clarines tocando a la carga, galoparon hacia el desastre. La batería de Ringgold, cada cañón disparando un tiro por minuto, los golpeó con munición explosiva y decimó sus filas con latas. Pronto el campo estaba cubierto con caballos y hombres moribundos. Trágicamente el Mayor Ringgold fue muerto por uno de los pocos disparos de la artillería mexicana que dio en el blanco.

     

File:MjrRinggold Death LOC.jpg

   Arista entonces ordenó a su caballería que le quedaba flanquear a los americanos y destruir su parque de carretas. Ellos se encontraron igualmente con un devastador fuego de artillería de la batería de Duncan y rápidamente se retiraron a sus líneas. El fuego constante prendió en llamas el pasto y pronto un aceitoso humo envolvió el campo de batalla. Bajo ésta cubierta Arista ordenó la retirada. Al retirarse los mexicanos, éstos podían oír los gritos de sus heridos quemándose en vida en el pasto en llamas.

File:Palo Alto nebel.jpg

*Resaca de la Palma*

http://www.latinamericanstudies.org/resaca-battle.jpg

   Después que el humo se despejó y las bajas fueron contadas, las pérdidas americanas fueron de una docena muertos y 40 heridos. Las bajas mexicanas se estimaron entre 400 y 700 muertos y heridos.

   Arista movió a sus desmoralizadas tropas a un punto sobre Matamoros, al norte del Río Grande y los desplegó a lo largo del arroyo de un río seco llamado Resaca de la Palma. Su posición estaba protegida por gruesos arbustos, robustos cactus y terrenos pantanosos. Emplazó a su infantería en el lecho con su artillería detrás y la caballería en reserva. Confiado de que su posición no podría ser tomada, Arista se retiró a su cuartel lejos de su primera línea para escribir despachos.

http://history.dragoons.org/wp-content/uploads/2009/01/mayscharge.jpg

   La siguiente mañana, 9 de mayo, Taylor ordenó un avance. Buscando un doble envolvimiento de los flancos mexicanos, envió a la infantería a través del duro terreno a ambos lados del camino. Combatiendo su camino a través de impasables arbustos, que rasgaron sus uniformes y sus carnes, hicieron pocos progresos. Cuando finalmente alcanzaron ambos lados del arroyo atacaron a la bayoneta y a culatazos.

http://www.latinamericanstudies.org/mex-war/resaca.gif

     



   Cuando el ataque en la izquierda mexicana fue repelido por una batería mexicana disparando desde el camino, Taylor ordenó al Mayor Charles May y sus dragones que cargaran contra las baterías para acallarlas. En una columna de a cuatro, los sables destellando, los americanos cargaron al galope. Sobrepasaron los cañones pero se encontraron rodeados por furiosa infantería atacando sus monturas a la bayoneta. May ordenó a su corneta tocar la retirada y volvieron a las líneas americanas.

   Taylor, ejerciendo su florido vocabulario de frontera, envió al 8° Regimiento de Infantería al camino de vuelta para que ésta ocasión “mantuvieran los cañones”. La carga del 8° rompió las líneas mexicanas y tomó posesión de las baterías. La infantería mexicana había envuelto ambos flancos y algunas unidades habían alcanzado el camino a Matamoros. Las tropas de Arista, desmoralizadas, se rindieron ó huyeron hacia el río. Más de 300 se ahogaron ó fueron pescados por los americanos cuando intentaban alcanzar la orilla del sur.

http://armyhistoryjournal.com/wp-content/uploads/2011/01/remember-your-regiment.jpg

   Las estimaciones aseveran que los mexicanos perdieron más de 1,200 hombres muertos ó heridos, 100 prisioneros y 2,000 desertaron. Por días los cielos estuvieron saturados de buitres y la tierra de lobos que se alimentaban de los muertos no enterrados. Las pérdidas americanas fueron de 34 muertos y 113 heridos.

   El 11 de mayo  se acordó una tregua y el 17 de mayo los supervivientes del ejército de Arispe evacuaron Matamoros y se dirigieron al sur. El ejército de Taylor cruzó el río y ocupó la ciudad. Por un tiempo México estuvo quieto.

   Cuando el presidente Polk supo de la primera escaramuza envió un mensaje al congreso solicitando 50,000 voluntarios y ordenó que se bloquearan los puertos mexicanos.

http://ushistoryimages.com/images/james-polk/fullsize/james-polk-2.jpg

 *Guerra*

http://armyhistoryjournal.com/wp-content/uploads/2011/01/american-soldier-1847.jpg

   La declaración de guerra autorizada por el congreso americano aprobó un gasto de 10 millones de dólares y autorizó que 50,000 voluntarios fueran reclutados en los estados para llevar el peso de la pelea. En pocos días los voluntarios inundaron las oficinas de reclutamiento. La mayoría estaban infectos de patriotismo y deseo de aventura pero generosas donaciones de tierras para los veteranos también ayudaron.

   El mosquete de pedernal, pesando 10 libras y disparando una bala esférica de plomo calibre .68 era el equipamiento Standard de la infantería de los Estados Unidos. Algunas unidades, sin embargo, tenían nuevos rifles adaptados para ser disparados por percusión. Las mirillas estaban preparadas para ser disparadas a 120 yardas pero el arma podría disparar efectivamente hasta más de 200 yardas.

http://flintlockrepair.com/ESW/Images/1846_US_Springfield_-_R.JPG

   Un cartucho conocido como “buck and ball” fue también desarrollado. Consistiendo de una munición de tamaño normal y tres más pequeñas, era letal cuando se disparaba a distancias cortas. Las tropas estaban entrenadas para disparas tres tiros por minuto y estaban entrenadas hasta que el movimiento de carga y disparo se convertían en un reflejo automático.

http://jpfo.org/images02/miller-ammo.jpg

   Muchas unidades, incluyendo a los Regimientos de Fusileros Montados y los 1° de Voluntarios de Mississipi estaban armados con rifles que tenían un rango de acción de 400 yardas en manos un regular ó de un tirador escogido. Los rifles tardaban en recargarse debido a que la munición tenía que ser empujada al fondo, Cuando más, disparaban un tiro por minuto. La mayoría de las armas de hombro tenían dispositivos para ser añadida una bayoneta.

   Los dos regimientos de dragones estaban equipados con versiones más cortas de los fusiles ó con carabinas. Para la carga, blandían sables y usaban pistolas de un solo disparo.  Los Texas Rangers, presumiblemente las tropas montadas más mortales de la guerra, llevaba una y con frecuencia dos pistolas de tiros Colt.

http://handguns.g00net.org/Docs/G_Colt_Walker.jpg

   El ejército regular usaba uniformes de lana azul mientras los voluntarios usaban una amplia variedad de colores y estilos. Al progresar la guerra, se les proveyó equipo a los voluntarios más adecuados a las reglamentaciones castrenses. Al marchas los ejércitos en lo profundo de México, zapatos, pantalones y camisas fueron difíciles de reemplazar y pronto las columnas en marcha parecían una banda de gitanos.

   La provisión de alimentos siempre fue un problema. Las raciones embarcadas desde Nueva Orleáns con frecuencia estaban podridas e incomibles cuando llegan a los campamentos. La prueba de un soldado para comprobar el estado de la comida era la de lanzarla en contra de un muro. Si se quedaba pegado, era mejor no comerla.

   Las regulaciones preveían una amplia cantidad de carne, pan, vegetales, café, sal, azúcar… pero era raro que tal variedad estuviera disponible. Afortunadamente, los mexicanos estaban felices de vender alimentos locales a los americanos a cambio de dinero en efectivo en la forma de monedas de plata ú oro. Su comida era mejor y más barata que la de los comerciantes de campaña cuyas mercancías eran de baja calidad y caras. Los americanos pronto adquirieron un gusto por platillos mexicanos como los tamales, tortillas, enchiladas y tacos que eran preferidos al pan y la sal de campaña.

   Como en la gran mayoría de las guerras del siglo XIX más hombres eran perdidos por las enfermedades a los muertos por batallas. Alimentos en mal estado, agua contaminada y un mal manejo de los desechos de animales y humanos creaban la mayoría de los problemas de salud. La falta de casas de campaña resultaba en soldados durmiendo al aire libre en la tierra, fango y agua siendo expuestos a temperaturas muy duras para el cuerpo humano. Éstas condiciones con frecuencia resultaban en casos letales de neumonía. Las largas marchas en el ardiente sol mexicano no eran un asesino poco común para los hombres cargados con un rifle de 10 libras de peso, 40 rondas de munición, bayoneta, cobertor, jarra de agua, raciones y artículos para cocinar.  Los caminos de San Luis a California, Veracruz y la Ciudad de México cobraron su peaje en muertos.

   Médicos sin preparación y enfermeras mal entrenadas, pobres facilidades y equipos, una ignorancia general de la profesión médica daban poca ayuda a los hombres golpeados por el cansancio, las enfermedades ó las heridas de batalla que lograron tener una alta cantidad de bajas con pocas oportunidades de recuperarse,

*Los mexicanos*

http://www.aztecclub.com/uniforms/o-Mex11thInf500.jpg

   México estaba paralizado por una falta de fábricas de municiones y armas lo que provocó que al iniciar el bloqueo de los puertos por parte de los americanos, ahorcaran el suministro de armas europeas.

   Los fusileros y granaderos mexicanos estaban equipados con el mosquete británico Brown Bess, de pedernal con un calibre de .75 munición de plomo. Otro equipo en uso era el Baker de pedernal calibre .62 que era certero hasta 200 yardas. Ambas armas estaban listas para usar bayoneta.

http://www.liv18thc.com/jwf/images/Miller-Bess-LargeBeforeAfterMontage.jpg

   La puntería mexicana era extremadamente mala. Los conscriptos raramente realizaban los vigorosos entrenamientos necesarios para cargar y disparar acertadamente. La carencia de munición significaba que algunos conscriptos disparaban por primera vez su arma en batalla.

   La pólvora de manufactura mexicana era de baja calidad por lo que se tenía que cargar más pólvora en la recámara de la munición. La patada extra cuando se jalaba el gatillo hacía al hombro retroceder en exceso haciendo que la bala se dirigiera a un lugar equivocado.

http://www.aztecclub.com/uniforms/o-Resaca500.jpg

   La caballería era la fuerza de élite en el ejército mexicano y estaba mejor uniformada y equipada que la infantería. El arma favorita para las tropas montadas era la lanza, una pértiga de 12 pies de largo con una punta de acero en la punta. Un banderín rojo se añadía en la punta que se agitaba alocadamente durante una carga, esto distraía a la caballería enemiga. La caballería generalmente portaban escopetas, una pistola de un tiro, un sable largo y recto y, con frecuencia, un lazo.

   http://www.memoriapoliticademexico.org/Efemerides/8/1847Ene8%20Batalla-San%20Gabriel-.jpg

   La artillería mexicana era también con frecuencia vieja y usualmente empleada con tácticas obsoletas. Con barriles pesados estaban hechos los cañones que iban desde las 24 libras hasta los cañones de campaña de 8 libras. Todos eran difíciles de maniobrar y de emplazar. Nuevamente, la falta de pólvora permitía poco entrenamiento y una falta de explosivos modernos les restaba eficacia.

   http://img.posterlounge.de/images/wbig/stephen-saks-mexican-cannon-at-palo-alto-battlefield-national-historic-park-site-of-1846-battle-of-us-mexico-94499.jpg

   Las unidades de élite, usualmente la caballería, vestían con brillantes uniformes napoleónicos. La mayoría del ejército, sin embargo, vestía pobremente con abrigos con cola de colores brillantes y pantalones de lona azules en invierno y blancos en verano. La infantería marchaba en sandalias ó descalzos. Existía una amplia carestía de casas de campaña, cobertores y abrigos.

http://www.aztecclub.com/uniforms/o-Image42a-sm.jpg

http://www.aztecclub.com/uniforms/o-Image44-sm.jpg

      Los rangos mexicanos no sólo estaban mal entrenados, mal vestidos y pobremente equipados; también estaban mal alimentados. Con un ineficiente servicio de intendencia, las tropas generalmente vivían del terreno en que se encontraban. Muchos de los soldados desertaban por las duras condiciones.

*California*

http://www.etopiamedia.net/si/images/bearflag1.jpg

   Mientras el norte de México estallaba en combate, California hervía en revolución. Durante junio de 1846 la población ilegal de 1,000 americanos se levantaron contra México.

   La provincia gigante de California prácticamente estaba deshabitada con una población de unas 10,000 almas de origen europeo. Los habitantes se centraban alrededor de los puertos de San Francisco, Monterrey, Los Ángeles y San Diego. Separada de la Ciudad de México por miles de millas, California podría ser tomada por alguien con algunos cañones y mucho valor.

   Los americanos tenían los cañones y el capitán John C. Fremont el coraje. Fremont, quien había llecado a cabo exploraciones al oeste en el pasado, fue guiado al Fuerte Sutter por el famoso explorador Kit Carson en diciembre de 1845. Después de la guerra se unió a los Bear Flaggers y los llevó a una serie de escaramuzas victoriosas contra las fuerzas mexicanas. El 7 de julio de 1846 se unió a las fuerzas de la flotilla americana y ocupó las ciudades portuarias desde Los Ángeles hasta San Diego. El comandante de la fuerza naval, comodoro Robert E. Stockton, nombraron a Fremont como gobernador de California, un acto que llevaría amargas rivalidades.

http://www.civilwarvirtualmuseum.org/1861-1862/actions-in-fall-and-early/images/john-c-fremont-medium.jpg

File:Robert F. Stockton.jpg

   En mayo de 1846 se le dio mando del ejército americano del oeste al general brigadier Stephen Watts Kearny y se le ordenó capturar Santa Fé, asegurar el área de Arizona y Nuevo México para después marchar a California. El jefe de staff del ejército americano, general Winfield Scott, premió a Kearny con el título de “Gobernador militar de Nuevo México y California”. Por lo tánto Kearny tenía el honor de ser el tercer gobernador de la pacífica provincia compitiendo con Fremont y el gobernador mexicano Pío de Jesús Pico por el control de California.

   Kearny había pacificado Nuevo México para septiembre. Después él y una pequeña fuerza de 100 dragones comenzaron la larga ruta a través de los desiertos hacia California. Durante la primera semana de diciembre, después de haber viajado 1,000 millas desde Fort Leavenworth, Kearny y sus exhaustos hombres avistaron California.

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/6/66/General_Stephen_Watts_Kearny.jpg

   El general pronto se dio cuenta de que una fuerza de lanceros bajo el mando de Andrés Pico planeaban atacar a su fuerza agotada. Los hombres de Pico estaban acampados cerca de la pequeña villa de San Pascual. Aunque se sabía superado en número, Kearny determinó atacar. A las 02:00 del 16 de diciembre de 1846 lideró a una fuerza avanzante y atacante.

   La columna de dragones, acompañados por 35 marines de la fuerza de Stockton, y dos pequeños cañones se aproximaron al borde del valle. Con los primeros fulgores del día Kearny ordenó la carga. Pico, sin embargo, los había escuchado aproximarse y ordenó a sus hombres que montaran y tuvieran sus lanzas listas.

http://www.kcet.org/updaily/socal_focus/CHS-9597.jpg

   Al cargar los agotados caballos y mulas de Kearny, el centro de la línea de Pico parecía flaquear y los lanceros huían de los americanos. Gritando Hurra!, los fragones americanos apresuraron a sus monturas para comenzar la persecución. Después de retirarse 100 yardas los mexicanos que huían se detuvieron, dieron la vuelta, bajaron sus lanzas y cargaron sorprendiendo a los americanos. Los 150 lanceros sorprendieron y golpearon como un rayo a los americanos matando a 18 hombres de inmediato e hiriendo a otros 15 (incluyendo a Kearny).

http://www.militarymuseum.org/Resources/SanPasqual.jpg

   Los americanos, con casi un tercio de su fuerza muerta ó herida, se retiraron a una colina rocosa. Uno de los cañones, arrastrado por mulas aterrorizadas, desapareció en el horizonte y en el desierto dejando tras de sí una nube de polvo. Kearny fue asediado por tres días hasta que llegó la liberación en forma de marinos y Pico tuvo que retirarse.

   Para finales de diciembre, Kearny había unido sus fuerzas con los contingentes navales en San Diego. Marcharon y navegaron hacia el norte derrotando a las fuerzas mexicanas en las batallas del río de San Gabriel y La Mesa. Al inicio de año la pelea también se tornó en política cuando Fremont y Kearny clamaban su dominio en California. Kearny ganó al obtener un ascenso a Mayor General y Fermont fue destituido, acusado de insubordinación y obligado a regresar a la capital de los Estados Unidos en desgracia.

http://www.kcet.org/updaily/socal_focus/battle-san-gabriel-bancroft.jpg

http://www.kcet.org/arts/artbound/images/San%20Gabriel_8New.jpg

*La marcha de Doniphan*

http://www.etopiamedia.net/si/images/bearflag1.jpg

  

   Al estallar la guerra Alexander W.Doniphan, un abogado de Missouri, ayudó a enlistar a 1,000 hombres para formar el 1º Regimiento de Voluntarios Montados de Missouri. A mediados de agosto de 1846 el regimiento marchó de Fort Leavenworth en Kansas para unirse a Kearny en Santa Fé. Cuando Kearny se dirigió hacia California, Doniphan dobló hacia el sur para convertirse en leyenda.

   En diciembre se dirigió hacia el Río Grande y la ciudad de Paso del Norte. Los hombres de Doniphan cruzaron el desolado Paso del Muerto de 250 millas de largo. El día de navidad llegaron a la riviera del Río Grande y tragaron sus lodosas aguas. De repente un explorador galopó al campamento gritando que cientos de tropas montadas mexicanas e infantería se movían rápidamente hacia el campo. Los clarines rugieron y los americanos se formaron en una línea en el Paso del Norte.

   El comandante mexicano ordenó el alto a 500 yardas del campamento mexicano y un oficial de dragones mexicano, vistiendo una chaqueta verde con vivos rojos y un casco que resplandecía al sol se aproximó. Llevaba una bandera negra con dos calaveras blancas cruzadas por huesos y gritó: “ríndanse ó cargaremos”. Doniphan, a través de su intérprete respondió: “carguen y sean malditos”.

http://www.richmond-dailynews.com/wp-content/uploads/2013/02/Postcards-DONIPHAN-web.jpg

   El mexicano montó su caballo y gritó: “no les daremos cuartel” cabalgando de vuelta a sus líneas. Con el sonido de los clarines, más de 1,500 mexicanos de caballería e infantería avanzaron a las líneas americanas. Los mexicanos pausaron su avance a las 400 yardas y dispararon tres rondas que pasaron por sobre las cabezas de los missourianos. Luego cargaron.

   Los mexicanos estaban a 150 yardas cuando los voluntarios se pusieron de pie y dispararon ronda tras ronda. 200 de los mexicanos fueron muertos ó heridos hasta que dieron media vuelta y huyeron. Siete de los hombres de Doniphan estaban ligeramente heridos. Dos días después los voluntarios cruzaron el río Grande y tomaron posesión de El Paso del Norte sin disparar una vez.

   El 8 de febrero Doniphan y su pequeño ejército reforzado por 100 hombres y una batería de artillería marcharon hacia el sur, hacia la ciudad de Chihuahua. Después de cruzar los áridos territorios, siempre faltos de agua, los americanos se acercaron al río Sacramento a unas 15 millas de la ciudad. Ahí, a finales de febrero, se alinearon en camino a la ciudad de Chihuahua donde la defendían 3,000 soldados mexicanos y 10 piezas de artillería.

   Superado tres a uno, Doniphan evitó el ataque frontal. Se escurrió por el camino al oeste, maniobró junto con sus hombres, cañones y carretas flanqueando la posición mexicana. Los posicionó en una elevación en el terreno listos para cañonear la ciudad.

   Al comenzar a disparar, desmontó a sus hombres y cargó en contra del ahora desorganizado enemigo. Las culatas golpearon y los cuchillos Bowie hendieron las carnes en combates cercanos hasta que los mexicanos tocaron la retirada. Doniphan reportó que había capturado 10 cañones y 10 carretas, mató a 300 hombres e hirió a otros 300. Sus pérdidas fueron de dos muertos y unos pocos heridos. Una de las carretas estaba llena de lazos que el general mexicano planeaba usar para colgar a los prisioneros de Missouri.

   Los voluntarios marcharon a Chihuahua el 1° de marzo y Doniphan descansó a sus hombres hasta finales de abril; luego marchó nuevamente hacia el sur. En su camino sus hombres emboscaron a una banda de indios Lipan que habían atacado y asesinado a mujeres cerca de Parras. Liberando a las mujeres cautivas, continuaron su camino para unirse a las fuerzas de Taylor en Buena Vista.

   Desde ahí se dirigieron a Matamoros donde se embarcaron hacia Nueva Orleáns. De ahí de vuelta a Missouri donde recibieron la bienvenida del héroe. En su viaje cubrieron más de 5,000 millas.

http://www.latinamericanstudies.org/mex-war/map-missouri-volunteers.jpg

Volver al listado de artículos
1er Congreso de Historia MilitarGunther Prien en los museosSistema de Apartado
Síguenos en nuestras redes sociales
Inicio Desde la trinchera el abc de la WWII Exclusivos de GPM