"La historia de las guerras
es la historia de la humanidad."
Sangre americana ha sido derramada en suelo americano: La guerra México Americana de 1846 (Parte 2)

 
  *Monterrey*

http://4.bp.blogspot.com/_O6LrUXJ2pXE/S0krzOHEHbI/AAAAAAAACnU/2_NC__UGsls/s400/escudo_de_Monterrey.JPG


   Después de ganar las batallas de Palo Alto y Resaca de la Palma, el general Taylor esperaba por refuerzos y cañones de asedio para poder avanzar a Monterrey.
    A través de intermediarios, Santa Anna ahora en exilio en Cuba, convenció al presidente Polk de que si le permitieran el paso por territorio americano y llegara a México, tomaría el poder y negociaría con los americanos un tratado de paz y la venta de los territorios del oeste de Texas. Polk accedió y, en agosto de 1846, Santa Anna llegó a México.


General Taylor approaching Monterey (Mexico)


   Fiel a su carácter, Santa Anna le jugó chueco a Polk, denunció a los americanos, tomó el poder en la ciudad de México y comenzó a reclutar nuevos ejércitos para echar a los gringos del país.
  
Major Genl. Z. Taylor before Monterey: Sept. 20th 1846


   Taylor, ahora con grandes refuerzos de regimientos de voluntarios, estaba detenido en el Río Grande por falta de transportes y también muchos de sus nuevos reclutas habían caído enfermos con fiebre y disentería. Bajo una constante presión de Polk para avanzar a México, Taylor marchó a Monterrey con 6,000 de sus más sanas y fuertes tropas alcanzando los arrabales el 19 de septiembre. Más de 10,000 tropas regulares mexicanas bajo el mando del general Ampudia habían pasado los meses anteriores fortificando las proximidades de la ciudad.
   Taylor dividió a sus fuerzas enviando al general William Worth a atacar las alturas del oeste y del sur para que sus tropas restantes atacaran desde el noroeste. Después de duros combates y a pesar de las duras pérdidas, los americanos rompieron las defensas y los mexicanos se retiraron a la ciudad.


Battle of Monterey--The Americans forcing their way to the main plaza Sept. 23th 1846


   Algunos historiadores creen que fueron los texanos quienes tenían experiencia combatiendo en casas de roca y adobe  en las ciudades mexicanas y ellos a su vez enseñaron éstas tácticas a los regulares estadounidenses. Ellos romperían las paredes de las casas con un hacha ó hacerles un hoyo con un cañón de 6 libras, luego dispararían munición con detonador de tiempo y cuando explotara la infantería podría acceder al cuarto matando a todo el que siguiera vivo dentro de la habitación. Los fusileros se posicionarían en los techos para disparar contra cualquier enemigo en las casas adyacentes. Cuando una casa estaba limpia se repetía el proceso una y otra vez.
   El combate cuerpo a cuerpo, casa a casa, llevó a los americanos hacia el centro de la ciudad. El fin llegó cuando un mortero de 10 pulgadas comenzó a bombardear la plaza central causando que Ampudia pidiera y recibiera un cese al fuego.
   El 25 de septiembre las tropas mexicanas abandonaron Monterrey y los americanos entraron. Durante la pelea los hombres de Taylor sufrieron de 120 muertos y 333 heridos mientras que los mexicano reportaron más de 400 bajas.
   A finales de 1846 la mayoría del norte de México había sido asegurada por las fuerzas americanas. Polk, sin embargo, estaba furioso por el cese al fuego llevado a cabo por Taylor. El presidente americano creía que era muy inconveniente el dejar que el ejército mexicano escapara. Desde ése momento perdió la confianza en Taylor para llevar a buen fin la guerra.


Monterey, as seen from a house-top in the main Plaza, [to the west.] October, 1846


*Buena Vista*


Battle of Buena Vista. Fought Feby. 23rd, 1847. In which the American Army under Gel. Taylor were completely victorious


   En la desesperación, Polk buscó al general Winfield Scott, un enemigo político, para una solución del dilema político. Scott, el más reconocido soldado americano, propuso una operación anfibia que desembarcaría tropas en Veracruz para avanzar hacia el oeste y capturar la ciudad de México. Al tomar por la garganta la capital mexicana, forzaría a los mexicanos a firmar el tratado de paz. Polk, aunque temiendo que Scott se convertiría en un héroe nacional y en un rival político, aprobó el plan.


File:General Winfield Scott.JPEG


   El general Scott era un hombre de un ego gigante y un temperamento irascible que tenía muchos enemigos en el campo militar y político. Polk se dio cuenta, sin embargo, de que era un soldado indispensable para ganar la guerra.
   Ya que Scott necesitaba a los experimentados soldados regulares que servían con Taylor, el presidente ordenó que las fuerzas de éste fueran destacadas a reforzar el nuevo plan de invasión. En enero de 1847 Taylor fue reducido a guardar solamente Monterrey; la división del general Worth, dos batallones de artillería, 1,000 de caballería y muchos regimientos de voluntarios fueron ordenados a embarcarse camino a Veracruz.
   Los generales americanos no eran inmunes a las rivalidades políticas y Taylor, ahora candidato para las elecciones de 1848, sospechaba de un complot de Polk y Scott para destruirlo políticamente. Aunque estaba furioso, Taylor se rehusó a renunciar en lo que el consideraba un insulto.
   250 millas al sur, en San Luis Potosí, Santa Anna había reunido a 20,000 mal entrenadas tropas. Poco después de que Taylor enviara al grueso de sus tropas con Scott, los exploradores de Santa Anna tuvieron un golpe de suerte. Capturaron un despacho que no sólo describía la invasión de Scott sino que numeraban las tropas que quedaban con Taylor. Cuando el comandante mexicano se enteró de las fuerzas de Taylor decidió atacar y destruir a los debilitados americanos. Luego, creyó, hinchado de victoria, sería capáz de llamar al pueblo mexicano y aplastar a Scott en Veracruz.


Battle of Buena Vista


   El 2 de febrero de 1847 Santa Anna dirigió a su ejército hacia el norte. La marcha fue principalmente a través de desiertos donde el agua y la vegetación escaseaba. Las raciones y los forrajes eran pocos y sus hombres, vestidos inadecuadamente, sufrieron terriblemente por el frío. El 21 de febrero sus tropas exhaustas alcanzaron La Encarnación, a un día de marcha de las posiciones de Taylor. Más de 5,000 hombres habían desaparecido ya sea por la fatiga, enfermedad ó por la deserción. Peor aún, el elemento sorpresa había sido perdido desde que el capitán de Texas Rangers Ben McCulloch de deslizó entre los centinelas mexicanos y desde una colina hizo una acertada cuenta de las fuerzas enemigas para luego galopar de vuelta con Taylor y rendir informes. Con éstos reportes, Taylor desplegó a sus tropas restantes (4,700 en total) en el paso de Angostura, cerca de la hacienda de Buena Vista a siete millas de Saltillo. Luego esperó por el ataque. 


http://www.sonofthesouth.net/leefoundation/civil-war/1861/september/general-ben-mcculloch.jpg


El 22 de febrero la fuerza de 15,000 hombres mexicanos se desplegó en el camino de Saltillo. Ésa tarde atacaron el flanco americano izquierdo y fueron repelidos por un acertado fuego de fusilería. La pelea se desvaneció al caer la noche y en ésta las tropas fueron castigadas con una fría lluvia.
   Al amanecer Santa Anna lanzó sus ataques principales. Intentando abrir su paso a través del paso de Angostura, los mexicanos fueron decimados por la artillería bajo el mando del general John Washington. Otro ataque en el flanco izquierdo americano logró un éxito inicial pero pronto fue detenido con refuerzos de infantería y el siempre devastador fuego de la artillería americana cuyos disparos de grapeshot abrían grandes blancos en las filas mexicanas.


'A little more grape Capt. Bragg'--General Taylor at the Battle of Buena Vista, Feby 23d, 1847


   Santa Anna sufrió más de 3,500 bajas y necesitaba mantener su ejército intacto para pelear contra Scott por lo que decidió abandonar el norte de México y se retiró a la capital. Taylor, un táctico inepto, perdió 650 hombres pero ganó una victoria decisiva debido a la entereza de carácter de su infantería y la experiencia de sus artilleros. En todo sentido práctico, la guerra en el norte terminó.


Gen. Z. Taylor


*El batallón de San Patricio*


http://1.bp.blogspot.com/-cK2C869QUGc/T5L-bCpYD9I/AAAAAAAABH0/KmVdge1q3a4/s1600/Batallon-de-San-Patricio.jpg


   Hubieron dos anomalías entre las unidades militares que pelearon en las batallas del norte y después en la campaña de Scott. Éstos fueron los Texas Rangers y el Batallón de San Patricio.
   El ejército regular de los Estados Unidos practicaban una dura disciplina con a veces una viciosa discriminación en contra de los soldados inmigrantes irlandeses. Su religión, lenguaje y modales eran muy frecuentemente ridiculizados por los oficiales protestantes y los sargentos por igual y también eran brutalmente castigados por lo que se consideraban ofensas menores.
   Mientras el ejército americano acampaba a lo largo del Río Grande más de algunos irlandeses creían que eran castigados más que injustamente. Un sargento irlandés llamado John Riley, alto, ojos azules y con una negra cabellera decidió que ya había tenido suficiente. Un antiguo artillero en el ejército británico, una noche nadó a través del río y fue bienvenido por los mexicanos que también son católicos. Ofreciendo whisky gratis, prometiendo los favores de las señoritas y 320 acres de buena tierra para cultivar, Rice convenció a 200 irlandeses y algunos alemanes para unirse al ejército de sus compañeros católicos.


File:Erin Go Bragh Banner.svg


   Los desertores fueron entrenados como artilleros y fueron llamados el Batallón de San Patricio por el santo patrón de Irlanda. Usaron una bandera verde con un arpa y las palabras “Erin Go Braga” (Irlanda para siempre) y las palabras de San Patricio al otro lado. Riley fue comisionado teniente en el ejército mexicano y, al ganar fama los San Patricios por su valor en combate, fue eventualmente ascendido a coronel.


File:George Ballentine Mexican-American war -2.jpg

   El primer combate, de los San Patricios como unidad mexicana es la Batalla de Monterrey (21 de septiembre de 1846), con una batería de artillería al mando de John Riley, anteriormente teniente del Ejército de Estados Unidos e inmigrante irlandés. Sirvieron con distinción y está acreditado que rechazaron con éxito dos diferentes asaltos al corazón de la ciudad. A pesar de su tenacidad y valor, y de que Taylor estaba a punto de abandonar el ataque, el comandante mexicano Pedro Ampudia, desesperado, pidió parlamento, consumando la derrota.


http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/2/26/Capitulaci%C3%B3n_de_monterrey_-_24_septiembre_de_1846.jpg


   Como unidad de infantería los San Patricios continuaron sirviendo con distinción; en la Batalla de Churubusco (20 de agosto de 1847), las maltrechas fuerzas mexicanas se establecieron en el convento de Santa María de Churubusco, y las fuerzas armadas estadounidenses se prepararon para atacarlos. Los defensores mexicanos sumaban 1.300 personas y pertenecían a los batallones Independencia, Bravos y San Patricio. En esta batalla los San Patricios mostraron con su valor y entrega que la nacionalidad y el origen nada tienen que ver cuando se emprende la batalla por una causa justa. La lucha fue constante y desfavorable para los mexicanos, esta vez bien mandados y motivados por los generales Manuel Rincón y Pedro María Anaya. Tras algunas horas de combate, las fuerzas mexicanas se quedaron sin municiones y una bomba provocó una explosión en la reserva de pólvora que los dejó sin posibilidades de seguir defendiéndose; a pesar de lo cual y una vez que se izó una bandera blanca en señal de rendición, el capitán Patrick Dalton la abatió para seguir resistiendo, pero ya era inútil, el convento quedó en silencio. Cuando el general Twiggs entró al patio del convento, exigiendo a los soldados mexicanos que entregaran las armas, la pólvora y el parque, el General Anaya se le enfrentó, diciendo: “Si hubiera parque, no estaría usted aquí.”


File:Churubusco-convent.jpg


   Los miembros del Batallón de San Patricio capturados por el ejército estadounidense sufrieron muy duras represalias; habían sido responsables de algunos de los más duros combates (y que causaron más bajas) a los que los estadounidenses se enfrentaron. Los que formaban parte del ejército estadounidense antes de la declaración de guerra oficial (el capitán Riley entre ellos) fueron azotados y marcados con hierro candente en la cara, con la letra “D” de desertores, y sentenciados a trabajos forzados. Los que entraron en el ejército mexicano tras la declaración de guerra, fueron ahorcados en masa como traidores, viendo de frente el sitio de la Batalla de Chapultepec el 13 de septiembre de 1847 (con anterioridad otros habían sido ejecutados en San Ángel el 10 de septiembre del mismo año). Por orden del General Winfield Scott, fueron ahorcados precisamente en el momento en que la bandera de Estados Unidos reemplazó a la de México en lo alto de la ciudadela. Cuando la bandera alcanzó lo más alto del asta, se abrió la trampa del cadalso.


File:Sanpatricioshang.jpg


   Los restos del batallón fueron comisionados para sofocar algunos levantamientos aislados después de firmada la paz con los EE.UU.
   Los que sobrevivieron a la guerra desaparecieron de la historia. Unos pocos pudieron reclamar las tierras prometidas por el gobierno mexicano. John Riley murió a finales de agosto de 1850, y fue enterrado en Veracruz el 31 de agosto de ese año, con el nombre de Juan Reley, el mismo con el que se hallaba inscrito en los archivos del Ejército Mexicano. Ese mismo año el Ejército Mexicano tomó la decisión de disolver el Batallón.


http://www.irlandeses.org/imagenes/0703leahy09.jpg


   *Los Texas Rangers*


http://www.texasescapes.com/JefferyRobenalt/Images/JackHaysStatueSanMarcosTX211JR.jpg


   Durante los 15 años anteriores a la guerra, los Texas Rangers habían estado combatiendo a soldados mexicanos. Muchos estaban emparentados con aquellos que habían sido masacrados en El Álamo y para ellos la guerra era una oportunidad para la venganza. Su oportunidad de dar piedad nunca fue puesta en duda ya que nunca les pasó por la mente ser piadosos.
   Los Rangers tenían sus orígenes como una fuerza paramilitar organizada en 1820 para patrullar las tierras y poblaciones de Texas y para destruir a los indios asaltantes. En éstos asuntos no se daba ni se pedía cuartel. Todos los voluntarios peleaban con disciplina militar pero no usaban uniformes ni saludaban a la usanza castrense.
   Liderados por combatientes experimentados, bien armados, vestidos en la moda fronteriza, excelentes jinetes y tiradores letales, los Texas Rangers proveían sus propias armas y monturas. Probaron ser invaluables para Taylor y Scott como tropas de reconocimiento, de choque y, sobretodo, antiguerrilla.
   En la brutal guerra de guerrillas a lo largo de las líneas de suministros americanas, desafortunadamente sus excesos cayeron en detrimento de su espectacular récord militar. Taylor, quien los había necesitado enormemente, se quejó: “Apenas hay un crimen que no me haya sido reportado cometido por ellos”. Fueron apodados por los mexicanos como los “Diablos Tejanos”. Ante Monterrey, en lo obscuro de una noche tormentosa, escalaron a la Colina Independencia y cortaron en pedazos a los mexicanos con sus cuchillos Bowie y pistolas.


http://bill.ballpaul.net/iaph/main.php?g2_view=core.DownloadItem&g2_itemId=527&g2_serialNumber=2


   Al combatir a guerrillas ó a bandidos, cosa que era indistinguible en muchas ocasiones, que plagaban las líneas de suministros desde Veracruz, los Rangers utilizaron tácticas de los Comanches. Al localizar a una fuerza enemiga, atacarían al amanecer. Cabalgando al galope con sus pistolas Colt, aplastarían y matarían a todos en el campamento. Con armas superiores, liderados por carismáticos hombres experimentados y creyendo que eran los mejores combatientes, crearon una leyenda que vive hasta el presente.


http://1.bp.blogspot.com/-KdrGaaUY4W0/UKTjbP5mr6I/AAAAAAAABOg/oI78m7tLirE/s400/Texas+Rangers+Serie.jpg


    *Veracruz*


http://www.common-place.org/vol-09/no-01/edling/images/3.jpg


   El 9 de marzo de 1847 una flota de 100 naves transportaron al Mayor General Winfield Scott y a 12,000 hombres a las playas mexicanas algunas millas al sur de Veracruz, puerto más grande de México y camino tradicional a la capital del país. Al ritmo de las bandas de música, las tropas desembarcaron en lanchones especialmente diseñados fuera del alcance de los formidables cañones del fuerte de San Juan de Ulúa que cuidaba del puerto.


http://www.inehrm.gob.mx/imagenes/dimarin/01.jpg


   Scott tenía prisa de tomar Veracruz antes de la temida temporada de fiebre amarilla que daría inicio en abril. Sus tropas rodearon la ciudad y cortaron su suministro de agua. Luego le llevaron algunos de los grandes cañones de su flota y el Capitán Robert E. Lee, oficial de ingenieros, emplazó las piezas alrededor de la ciudad listas para comenzar el asedio.


File:Battle of Veracruz.jpg


   Desde el 22 de marzo la artillería del ejército, los cañones navales en tierra y los cañones de las naves bombardearon el puerto durante cinco días convirtiendo grandes de las porciones de la ciudad en escombro y obligando al comandante de ésta a rendirse. Scott tenía su puerto y su base de suministros asegurada.


Victorious bombardment of Vera Cruz


   Mientras el general americano se preparaba para seguir la ruta que siguieron Cortés y sus conquistadores, Santa Anna reclutaba a un nuevo ejército que se le opusiera. En menos de un mes de su derrota en Buena Vista, el auto nombrado “Napoleón del Oeste” había suprimido la oposición en la Ciudad de México, reorganizó el mando del ejército y prometió a su pueblo que echaría a los americanos al mar.


http://2.bp.blogspot.com/-y2pArdBSyh8/Tzyfo6XOjSI/AAAAAAAAHyk/QuycnX0srwc/s320/SantaAnnaPortrait_large.jpg


   Para la primera semana de abril Santa Anna había desplegado su nuevo ejército alrededor del paso de montaña de Cerro Gordo a través del cual pasaba el camino directo a la Ciudad de México. Con un río y desfiladeros a la derecha del camino y colinas impracticables a la izquierda, Santa Anna emplazó cañones e infantería en terreno alto a ambos lados del camino. Creía que los americanos avanzarían sobre el camino y serían destrozados por el fuego cruzado.


http://4.bp.blogspot.com/-TI4GAsA0-qY/UW2ZMN3szBI/AAAAAAAAHTQ/Yh-98KZQaqc/s400/cerro-18.jpg


File:Batalla de Cerro Gordo.jpg


   Lee y otros equipos de reconocimiento, sin embargo, encontraron una ruta alrededor de las colinas fortificadas en el flanco izquierdo de Santa Anna. El 17 de abril Scott montó un ataque falso en el flanco derecho mientras que su fuerza principal, indetectada, siguió el camino hasta que estaban a la retaguardia de las defensas mexicanas. Bajo el ataque inesperado las fuerzas mexicanas comenzaron una desesperada retirada.


http://memoriapoliticademexico.org/Efemerides/2/1847%20cerro-gordo-chargea.jpg


   Los americanos infligieron cientos de bajas, capturaron 3,000 prisioneros y confiscaron grandes cantidades de munición y provisiones perdiendo menos de 500 hombres. Scott, sin embargo, se enfrentaba de repente con una seria pérdida de fuerza de hombres. En mayo, siete regimientos de voluntarios de 12 meses (veteranos de Monterrey, Veracruz y Cerro Gordo) anunciaron que su tiempo terminaba y exigían ser embarcados de vuelta a casa. A pesar de las súplicas del general Scott, las tropas se rehusaron a continuar sirviendo, y tuvo que dejarlas partir. El comandante americano, profundo en territorio mexicano, ahora tenía un ejército de menos de 7,000 hombres.


Battle of Cerro Cordo April 18th 1847


   A pesar de sus filas adelgazadas, Scott llevó a su ejército a Puebla (la segunda ciudad más grande de México) y la tomó con muy poca oposición el 15 de mayo. Ahora con 2,000 de sus hombres enfermos y con una línea de suministros amenazada por la guerrilla, las fuerzas de Scott apenas sumaban 5,000. Temiendo un ataque del creciente ejército de Santa Anna, esperó en Puebla por refuerzos. Pronto se le unió el diplomático Nicolás P. Trist, enviado por Polk, para negociar la paz cuando los mexicanos se rindieran.


http://galeon.com/mexicovsestadosunido/puebla.jpg


http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/1847/patria/imgs/50562.jpg


   En julio más refuerzos americanos comenzaron a llegar para que el 7 de agosto ya había crecido el ejército americano a más de 14,000 rangos (aunque unos 3,000 estaban convalecientes). Como Cortés tres siglos antes, Scott estaba poco ansioso de atacar una capital hostil con un número de tropas muy inferior. La Ciudad de México tenía una población de casi un cuarto de millón de almas y estaba protegida por un ejército de tres veces el tamaño del ejército americano.
   Dejando a sus enfermos en Puebla, Scott dio la orden de avanzar. El ejército avanzó hacia Molino del Rey y el Palacio de Chapultepec donde se decidiría el destino de ambas naciones.


http://www.legendsofamerica.com/photos-texas/Battle%20of%20Palo%20Alto,%20May%208,%201846,%20E.B.%20and%20E.C.%20Kellogg,1846-500.jpg


*Contreras y Churubusco*


http://www.latinamericanstudies.org/mex-war/mex-war6.gif


   Si Santa Anna no era un soldado talentoso, era uno persistente. De vuelta en la Ciudad de México nuevamente acalló a la oposición y comenzó a reclutar, otra vez, a un ejército que numeraría unos 25 a 30 mil hombres. También comenzó a fortificar las cercanías de la ciudad.
   La capital mexicana sería una nuez difícil de romper para las tropas de Scott. Estaba rodeada por los pantanos,  recuerdos de los lagos del ayer. Para aproximarse a la ciudad era necesario cruzar muchos afluentes que serían fácilmente bombardeados por la artillería. Los mexicanos erigieron fuertes reductos al norte y sur pero las fortificaciones principales estaban localizadas en El Peñón, una colina donde la artillería podría atacar el camino directo de Veracruz. A lo largo de éste camino creía Santa Anna que vendría el asalto principal.


File:Battle of Contreras 1847.jpg


   Al aproximarse el ejército de Scott conformado por 10,000 hombres el general encaró un problema. Para continuar a lo largo del camino sería forzado a realiar un ataque frontal contra El Peñón. El cambiar a sus fuerzas implicaría una marcha de 40 millas alrededor del lago de Texcoco sólo para confrontar fuertes defensas en Guadalupe Hidalgo que estaba guarecido por 5,000 tropas y artillería pesada. Al moverse al sur a Mexicalcingo, dejaría su flanco derecho y retaguardia listo para recibir ataques desde El Peñón.
   Scott envió a Robert E. Lee, cuya reputación military iba en aumento, para hacer una difícil y larga expedición personal de reconocimiento por debajo de las defensas mexicanas. Después de escabullirse de las patrullas mexicanas, Lee encontró un camino alrededor de las más fuertes defensas mexicanas.


http://www.pbs.org/kera/usmexicanwar/images/battles/p182-painting-conteras.jpg


   Reportó que el ejército podría abandonar el camino principal y seguir un duro camino vecinal que los llevaría al sur del lago de Chalco y Xochimilco superando las defensas exteriores. Scott accedió al plan de Lee y el 14 de agosto su infantería y caballería marcharon seguros a lo largo del camino mientras la artillería y las carretas de suministros brinqueteaban alocadamente.
   El 17 de agosto la vanguardia capturó la ciudad clave de San Agustín que yacía debajo del camino hecho de piedra de El Pedregal. Alarmado, Santa Anna  cambió a sus fuerzas para enfrentar la nueva amenaza. Debilitó las defensas de El Peñón, movió tropas y cañones al sur de la ciudad y alistó nuevas posiciones defensivas al este de los yacimientos de lava.


File:Batalla de Churubusco-19 y 20 de agosto de 1847.jpg


   Al ingresar a San Agustín el general Worth, Santa Anna ordenó al general Gabriel Valencia tomar posición cerca del pueblo de Contreras. Santa Anna cambió de parecer al día siguiente y ordenó nuevamente a Valencia que regresara. El general, sin embargo, desobedeció las órdenes y decidió quedarse en Contreras. Al día siguiente, 19 de agosto, Scott dividió a sus tropas y ordenó a Worth que fingiera un ataque a la izquierda del pedregal. Mientras tánto ingenieros americanos rompieron un camino a través del campo de lava hacia el oeste permitiendo que el grueso de las fuerzas lanzaran un ataque en Contreras que nuevamente flanquearía las defensas principales.


http://www.inehrm.gob.mx/imagenes/guerra47/02.jpghttp://www.inehrm.gob.mx/imagenes/guerra47/02.jpg


   Al moverse a sus posiciones, las fuerzas separadas americanas dejaron un amplio espacio entre ellas, exponiéndose a un contraataque. Si Santa Anna hubiera tenido la entereza de carácter para explotar éste espacio y atacar, hubiera derrotado a los americanos aplastantemente. Pero el “Napoleón del Oeste” perdió los nervios. Se retiró a Churubusco que anclaba la parte noroeste de su sistema defensivo. Nuevamente ordenó a Valencia que se retirara pero el rebelde general nuevamente se negó a hacerlo.


http://www.latinamericanstudies.org/mex-war/contrera.gif


   Durante una noche tormentosa, los exploradores de Scott encontraron un sendero que los llevaría a la retaguardia de Valencia. La siguiente mañana los americanos fingieron un asalto frontal mientras el grueso del ejército seguía el sendero y surgieron a la retaguardia mexicana. Lanzaron un ataque inmediato y en una breve pero fulminante pelea infligieron más de 1,000 bajas en el lado mexicano. Además tomaron 800 prisioneros, capturaron 20 cañones y un montón de mulas todo al costo de menos de 100 americanos.


http://www.aztecclub.com/art/oContreras1-650.jpg


   Santa Anna que se retiraba a Churubusco ordenó que fusilaran a Valencia. Luego ordenó que se mantuvieran a todo costo el puente sobre el río Churubusco y el convento fortificado de San Mateo. En ambas posiciones los desafiantes San Patricios mantenían posiciones claves de artillería.


http://www.latinamericanstudies.org/mex-war/contreras-map.gif


   Después de tomar Contreras, Scott rápidamente decidió perseguir a los mexicanos que huían y unir sus fuerzas ante Churubusco. En el segundo día de batallas los agotados americanos sufrieron grandemente por el fuego de infantería y artillería durante su asalto al puente y al convento. Lanzaron carga tras carga hasta que penetraron parte de las defensas de Churubusco después de lo cual los mexicanos intentaron izar una bandera blanca y rendirse. Con maldiciones, los San Patricios la bajaron y continuaron la lucha bajo su bandera esmeralda hasta que las bayonetas se hundieron en las carnes y la posición finalmente cayó.


File:Battle of Churubusco2.jpg


   El 20 de agosto el ejército mexicano tuvo un día fatídico. Ya habían perdido dos batallas y más de un tercio de sus tropas ya sea por fuego enemigo, rendición ó deserción. Más de 4,000 estaban muertos ó heridos y otros 3,000 eran prisioneros. Ocho de los prisioneros eran generales, dos de los cuales habían sido Presidentes de México, y al terminar el día los americanos estaban a menos de cuatro millas de la Ciudad de México.


File:Battle Churubusco.jpg


    Sin embargo, los hombres de Scott estaban exhaustos por las marchas forzadas, luchas constantes y enfermedades debilitantes. Desde que comenzaron la marcha desde Veracruz, los americanos habían perdido más de 1,000 efectivos. Mientras sus hombres descansaban, Scott envió un mensaje a Santa Anna demandando la rendición de la Ciudad de México. El líder mexicano, ansioso por tiempo, afirmó que un ataque a la capital debilitaría al gobierno y haría las negociaciones de paz imposibles. Scott ofreció un cese al fuego durante el cual se podría negociar un acuerdo de paz.


http://prints.encore-editions.com/500/0/capture-of-genl-la-vega-by-the-gallant-capt-may-at-the-battle-of-resaca-de-la-palma-may-9th-1846.jpg


   El 24 de agosto ambos bandos firmaron un armisticio. Entre los acuerdos había un intercambio de prisioneros que sobradamente favorecía al debilitado ejército de Santa Anna. Ambos lados acordaron que ninguno de los dos ejércitos reforzaría a sus hombres durante las negociaciones. Scott lo cumplió, Santa Anna no. En vez de eso intentó alocadamente reclutar más tropas y aumentar las defensas de la ciudad.


http://memoriapoliticademexico.org/Efemerides/9/USMolReyB.jpg


   La tregua también permitió que los americanos compraran alimentos en los grandes mercados de México. Éstas provisiones tampoco fueron respetadas. Cuando un tren de suministros desarmado entró a la Ciudad de México para comprar alimentos, fue atacado por enfurecidos ciudadanos y soldados mexicanos. Santa Anna se disculpó pero no tomó ninguna acción para prevenir posteriores ataques.
   Scott ignoró las violaciones para poder continuar con las negociaciones entre los comisionados de paz americanos y oficiales del gobierno mexicano. Después de dos semanas de discutir con los delegados mexicanos, que rechazaban cada propuesta americana, Scott se dio cuenta de que había sido engañado y dio por finalizado el armisticio. Santa Anna respondió con un desafiante discurso.


File:Batalla del molino del rey - 8 septiembre de 1847.jpg


   Scott se hallaba determinado a atacar la ciudad y movió sus ahora descansadas tropas hacia las rutas que los llevaban hacia el centro. Bloqueando su camino estaban las fortificaciones alrededor del Molino del Rey, un complejo industrial que se decía que fabricaba las armas para el ejército mexicano. El Molino consistía de más de 200 yardas de edificios de piedra. Un reporte, que después probó ser falso, decía que todas las campanas de las iglesias en México estaban siendo derretidas para hacer cañones.


File:Battle Molino del Rey.jpg


   Dos fuertemente posiciones defensivas anclaban la línea defensiva mexicana. En el flanco izquierdo estaba un viejo molino de harina, El Molino, en la derecha los muros de Casa Mata. Entre las posiciones Santa Anna amasó al grueso de su artillería.


http://imgc.allpostersimages.com/images/P-473-488-90/22/2246/UK2ZD00Z/posters/mexican-artillery-at-monterey-captured-by-general-zachary-taylor-s-troops-u-s-mexican-war-c-1846.jpg


   La división del general Worth con 3,000 hombres fue ordenada a atacar ambas posiciones y abrir el camino a la capital. Worth hizo una partida de 500 voluntarios seleccionados de cada regimiento. En la mañana del 8 de septiembre la artillería americana bombardeó el Molino mientras los voluntarios avanzaron bajo intenso fuego enemigo de la infantería y artillería mexicanos.
   En un inicio, aunque recibiendo numerosas bajas, los americanos rompieron las líneas mexicanas y capturaron una batería de artillería. Sin embargo, con sus filas castigadas por las bajas, fueron forzados a retirarse cuando los defensores contraatacaron. La fuerza de voluntarios, bajo el mando del Mayor George Wright, fue paralizada por el continuo fuego enemigo y el Mayor junto con otros 10 de los 14 oficiales que asaltaron cayeron. Más de la mitad de la fuerza de élite, 500 hombres, yacían en tierra frente al Molino.


http://celticowboy.com/213.jpg


    Entonces Worth ordenó a sus tropas, su fuerza principal, que asaltaran a lo largo de toda la línea mexicana. Los americanos dispararon una descarga y, luego, con gritos de guerra chocaron contra las posiciones defensivas. Los rifles y las pistolas rugieron a muy corto alcance dando paso a las culatas y bayonetas en un sangriento combate cuerpo a cuerpo a través de los cuartos y corredores del viejo molino.

   Al otro fin de la línea, en Casa Mata, el primer ataque americano fue repelido con fuertes pérdidas. Las baterías volantes fueron traídas rápidamente al frente donde abrieron un furioso fuego en contra de las posiciones mexicanas con munición rompedora y con latas para detener a los mexicanos que atacaban. Aunque los mexicanos pelearon con un valor inaudito y la mayoría de los defensores murieron en sus puestos, con repetidos ataques americanos a Casa Mata ésta finalmente cayó en manos enemigas.
   Para media mañana, después de dos horas de lucha, los hombres de Worth habían ocupado toda la línea defensiva mexicana. Worth había perdido 116 muertos y 671 heridos, más de un tercio de los soldados que realizaron el ataque. Los mexicanos pelearon con gran bravura pero sufrieron más de 2,000 muertos y heridos, 700 prisioneros y otros 2,000 desertores. Muchos de aquellos que huyeron de Molino del Rey muy probablemente se unieron a las fuerzas que defenderían el círculo interior de la ciudad.


http://www.sonofthesouth.net/mexican-war/pictures/battle2.jpg

   Ni Worth ni Santa Anna obtuvieron ninguna gloria de ésta batalla. Mientras lamentaban la dura cuenta del carnicero, muchos americanos odiaban la forma en que el general había llevado la batalla. Sus ataques, decían, fueron tontos y sin coordinación. Santa Anna, por otro lado, se había retirado la noche anterior al Palacio Nacional en la Ciudad de México para tener una “buena noche de sueño”. Otros lo acusaban de ineptitud. Ellos recordaban que similares eventos ocurrieron en San Jacinto en 1836 y en Veracruz en 1837. El generalísimo llegó a tiempo al campo de batalla para unirse a la retirada de los sobrevivientes de sus fuerzas derrotadas.
   El siguiente día, 9 de septiembre, el general Scott ordenó a Robert E. Lee para que le acompañara en un reconocimiento del anillo interior de defensas de la Ciudad de México. Acompañados por oficiales de staff e ingenieros, primero observaron el camino del Niño Perdido y el de San Antonio al sureste de la ciudad. Scott pasó otros dos días observando las defensas de la ciudad en que el Castillo de Chapultepec era la clave.


http://www.philaprintshop.com/images/rochachapultepec.jpg


   En la tarde del 11 de septiembre Scott llamó a un consejo de guerra con sus oficiales más experimentados y confiables. El general les informó que planeaba atacar el castillo pero preguntó: “Qué opinan?”. Robert E. Lee habló primero contradiciendo a su oficial superior proponiendo un ataque desde el sur hacia el corazón de la ciudad. Atacar el castillo en terreno elevado sería muy costoso en bajas. Todos menos uno de los oficiales ingenieros estuvieron de acuerdo con él.
   Luego, el joven Teniente Pierre G.T. Beauregard, quien después se convertiría en un general confederado, habló. Apasionadamente el criollo de Louisiana arguyó que Santa Anna esperaba un ataque desde el sur por lo que tenía muchos cañones posicionados para defenderse. Al fingir un ataque al sur y luego atacar Chapultepec sería la respuesta hacia la victoria. El general brigadier Franklin Pierce de los Voluntarios de New Hampshire, que luego derrotaría a Winfield Scott por la presidencia de los Estados Unidos, estuvo de acuerdo. Scott ya había tomado una decisión. “Caballeros”, dijo, “Atacaremos desde el oeste. Tomaremos el Castillo de Chapultepec”.


File:Castillo de chapultepec 1880-1897.jpg


  *Los salones de Moctezuma*


https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/7/7e/Military_College_of_Chapultepec2.jpg


   La decisión de Scott de atacar Chapultepec no fue saludada con entusiasmo por su ejército. Los ataques frontales en Molino del Rey habían causado duras bajas y ya que los listos ataques de flanco durante las primeras batallas habían dado grandes dividendos con pocas bajas, los oficiales veían con desaprobación la invasión de la Ciudad de México.
   Entre los caminos que llevaban a la ciudad habían muchos cenagales y tierra bajo el agua. Sería difícil para la infantería y la caballería avanzar, pero imposible para la artillería cruzar ésas áreas. Las únicas rutas válidas para el avance seguramente serían barridas por fuego de infantería y artillería. Para entrar a la ciudad parecía que no habría otra opción más que lanzar costosos ataques frontales.


http://historystuff.net/wp-content/uploads/2010/08/chapultepec-marines-story.jpg


   Después de estudiar los resultados de los reconocimientos de Lee, Scott determinó que debería atacar a lo largo de la ruta de San Cosme hacia el oeste y la ruta de Belén al suroeste del Castillo de Chapultepec. El castillo se erguía a 200 pies sobre los bosques y estaba protegido por gruesos muros de piedra. Éste albergaba la academia militar mexicana y el antiguo palacio del Virrey español.
   Defendiendo la posición habían más de 2,000 soldados y cadetes de la academia militar. La infantería estaba respaldada por más de una docena de cañones emplazados en rampas. Los americanos tendrían que escalar la colina rocosa y escalar los muros del castillo sin cobertura y bajo un fuego constante.


The storming of Chapu[ltepec] Sept. 13th [1847]


  El desánimo del ejército se convirtió en furia cuando se dieron cuenta de que después de que una unidad americana fue sobrepasada por los mexicanos contraatacantes, los heridos americanos fueron degollados. Con el rostro serio, los americanos musitaron “Sin prisioneros” durante el ataque al castillo.


http://www.museumsyndicate.com/images/5/47123.jpg


      En el atardecer del 12 de septiembre la artillería americana comenzó a tender una barrera de fuego sobre los mexicanos defensores. A la siguiente mañana Scott ordenó un ataque general.


http://ushistoryimages.com/images/battle-of-chapultepec/fullsize/battle-of-chapultepec-4.jpg


   La división del general brigadier Gideon Pillow, atacando desde el oeste, fue el primero en abrirse camino a los muros del castillo pero sus hurras se convirtieron en maldiciones cuando se dieron cuenta de que algún idiota del cuartel general había fallado al traer las escaleras.


http://armyhistoryjournal.com/wp-content/uploads/2011/01/Pillows-Attack.jpg


       Ocultándose contra la pared, esperaron por lo que parecía una eternidad hasta que las escaleras por fin arribaron. Luego, bajo fuego de cobertura de la artillería, subieron a los parapetos y pelearon su camino sobre el muro en un sangriento combate cercano. Entre las tropas asaltantes habían 40 Marines. Éstos héroes comenzaron a cantar el himno del cuerpo de marines:


From the Halls of Montezuma
To the Shores of Tripoli;
We will fight our country's battles
In the air, on land and sea;
First to fight for right and freedom
And to keep our honor clean;
We are proud to claim the title
of United States Marine.

Our flag's unfurled to every breeze
From dawn to setting sun;
We have fought in ev'ry clime and place
Where we could take a gun;
In the snow of far-off Northern lands
And in sunny tropic scenes;
You will find us always on the job--
The United States Marines.

Here's health to you and to our Corps
Which we are proud to serve
In many a strife we've fought for life
And never lost our nerve;
If the Army and the Navy
Ever look on Heaven's scenes;
They will find the streets are guarded
By United States Marines.

Desde las Salas de Moctezuma
A las Orillas de Trípoli;
Lucharemos las batallas de nuestro país
En el aire, la tierra y el mar;
Primero para luchar por el derecho y la libertad
Y para mantener nuestro honor limpio;
Estamos orgullosos de reclamar el título
de Marina de Estados Unidos.

Nuestra bandera desplegada a cada brisa
Desde el amanecer hasta la puesta del sol;
Hemos luchado en todos los climas y lugares
Donde se puede tomar un arma de fuego;
En la nieve de las lejanas tierras del Norte


Y en la soleada trópico escenas;
Nos encontrará siempre en el trabajo ...
Los Estados Unidos Infantes De Marina.

Aquí está la salud de usted y de nuestro Cuerpo,
Que estamos orgullosos de servir
En muchos conflictos hemos luchado por la vida
Y nunca pierde los nervios;
Si el Ejército y la Marina
Siempre miro en el Cielo escenas;
Se darán cuenta de que las calles están protegidas
Por la Infantería de Marina de Los Estados Unidos.


https://sphotos-b.xx.fbcdn.net/hphotos-ash4/p480x480/249112_465621520184601_684383630_n.jpg


   Al avanzar los mexicanos por el castillo ocurrió un evento que definiría la historia del pueblo mexicano. Combatiendo junto a los soldados mexicanos habían 50 adolescentes estudiantes de la academia militar, algunos hasta de 13 años, que se rehusaron a retirarse ante la oleada de americanos. Cuando los americanos surgieron, se abalanzaron sobre un cadete de 13 años de edad que se rehusó a arrojar su mosquete y rendirse. Rápidamente fue ensartado en las bayonetas y muerto. Otros tres cadetes, peleando como demonios, fueron muertos en los corredores del palacio mientras otro cayó en los patios del castillo.


http://www.tennessee.gov/tsla/exhibits/veterans/images/MexicanAmerican/Chapultepec.jpg


    Otro joven cadete se hallaba estacionado en el techo del palacio defendiendo el asta bandera del que aún pendía la bandera mexicana perforada por las balas. Al cargar las tropas invasoras por la escalera, el joven cadete se rehusaba a ver los colores de su país capturados por lo que arreó la bandera. Mientras se cubría en el parapeto, su cuerpo fue cosido a balazos. Envuelto en la bandera nacional, cayó a las piedras que se hallaban debajo del castillo. Más de un siglo y medio después ésta historia es repetida por cualquier niño escolar mexicano. Hoy se rinde honor a los Niños Héroes.


http://farm4.static.flickr.com/3137/2947492023_7ee20795e5.jpg


   En menos de dos horas de dura lucha las barras y las estrellas ondeaban sobre Chapultepec. Los americanos perdieron a otros 500 hombres y los mexicanos a unos 1,500.
   Los ataques americanos continuaron empujando al centro de la Ciudad de México. Poco antes del atardecer los hombres de Quitman tomaron al asalto la puerta de Belén. Las tropas del general Worth se hallaban ante la puerta de San Cosme para las 16:00 pero encontraron una dura resistencia. Escurriéndose a través de las casas de adobe a lo largo del camino y con la ayuda del teniente Grant y sus howitzers, pasaron por la puerta en poco tiempo. En la noche del 13 de septiembre los exhaustos americanos tenían las llaves de la capital.


http://0.tqn.com/d/history1800s/1/0/B/1/-/-/scott-mexicocity01.jpg


   Antes del amanecer del 14 de septiembre una delegación mexicana, ondeando una bandera blanca, se acercó a la división del general Quitman y rindieron la ciudad. Con las primeras luces las tropas americanas se movieron a la plaza principal e izaron la bandera. Una hora después, Scott se presentó en la plaza vistiendo sus mejores ropas. Mientras él pasaba frente a sus tropas, veteranos con seis meses de brutales peleas, ellos cantaron la dulce victoria.

http://www.sonofthesouth.net/mexican-war/pictures/general-scott-war-mexico.jpg


   La lucha, sin embargo, no había terminado. Mezclado con el odiado invasor, cientos de ciudadanos de la capital atacaron a los americanos desde los techos de las habitaciones ó, en su defecto, chocaron directamente contra las tropas en tres días de violencia. Muchos de los problemas empezaron cuando Santa Anna, en un momento de respiro, liberó a miles de convictos de las cárceles de la ciudad. Fueron ellos quienes robaron las casas indiscriminadamente.


File:Nebel Mexican War 12 Scott in Mexico City.jpg


    Scott declaró ley marcial. Sus tropas destruyeron las casas donde creían que se escondían francotiradores y los techos los limpiaban con disparos de metralla. Las patrullas pronto rodearon a los criminales y los regresaron a las celdas y para el 16 de septiembre, aunque el odio continuaba, la lucha languidecía.
   Santa Anna, quien había presionado a sus compatriotas para pelear hasta la muerte, no tenía tales intenciones para sí mismo. A principios de la batalla él y las tropas que le quedaban acamparon al norte de la ciudad de Guadalupe Hidalgo. El 18 de septiembre escribió un bombástico pronunciamiento culpando a sus generales por las derrotas y falsamente clama que había estado en lo más duro de la lucha con las balas americanas perforando sus ropas. Renunciaba a la presidencia, decía, para poder personalmente llevar a sus tropas a la batalla. Con eso el “Napoleón del Oeste” marchó con sus tropas restantes al sureste y comenzó una especie de asedio a la ciudad de Puebla que tenía una pequeña guarnición americana. El 1° de octubre dejó el asedio. Un nuevo gobierno lo relevó del mando y después huyó del país. Temporalmente se refugió en Jamaica.


http://onpoint.wbur.org/files/2011/11/1107_mexico_crop-500x335.jpg


   Cuando la lucha con los mexicanos terminó, los líderes americanos fueron libres nuevamente para enzarzarse en luchas políticas uno en contra del otro. Scott arrestó a los generales Worth y Pillow por insubordinación ya que habían circulado historias diciendo que ellos, y no Scott, eran responsables de ganar las batallas. La acción de Scott enfureció al presidente Polk, un aliado político de ambos generales, y ordenó que los liberaran. Tres meses después, el 13 de enero de 1848, Polk retiró del servicio a Scott para que éste regresara a los Estados Unidos en ésa primavera.
   El frente diplomático no era menos caótico. A principios de octubre de 1847 Polk llamó a su negociador de la paz, Nicolás P. Trist. Sin embargo, no recibió la orden oficial hasta finales de ése año y cuando la recibió, decidió desobedecer para asegurar un tratado de paz con los mexicanos. Finalmente éstos se rindieron y firmaron el tratado de Guadalupe Hidalgo.


File:TreatyOfGuadalupeHidalgoCover.jpg


   Los tratados de Guadalupe Hidalgo se firmaron el 2 de febrero de 1848 entre Estados Unidos y México al finalizar la guerra de intervención estadounidense.

   En estos se establecían cuestiones de ciudadanía, soberanía y límites territoriales entre ambos países.

   El tratado estipulaba que:

• México cedería gran parte de sus tierras, lo que actualmente se conoce como California, Nuevo México, Arizona, Texas, Nevada, Utah y parte de Colorado y Wyoming. Para compensar esta situación, Estados Unidos se comprometió a pagarle a México por los daños ocasionados en el conflicto bélico más de 15 millones de dólares.
• En este tratado quedó marcada por el río Bravo la frontera con Texas, despojando a México de 2 millones 300 mil Km2 de territorio, lo que equivalía a más de la mitad de la superficie mexicana de esa época o a España, Francia, Alemania, Italia, el Reino Unido, Portugal, Suiza, Bélgica, Holanda, Dinamarca, Hungría y Croacia, juntas.


http://www.educatrachos.hn/joomla/articuloweb/historiasmexicanas/s.xix/guerra_eu/images/tratado.jpg


    El tratado fue ratificado por el senado americano el 10 de marzo y por el gobierno americano el 25 del mismo mes. La guerra con México finalmente terminó. Las últimas tropas americanas en abandonar el territorio nacional partieron en agosto de 1848. Ninguno de los dos países sería el mismo otra vez. Sería una guerra que los mexicanos “nunca” olvidarían y una que los americanos convenientemente prefieren olvidar.


http://3219a2.medialib.glogster.com/media/f8/f82f6929eaaf01ea67d2271354a75cd9d35f254cefc06193170a28ec32d0be60/88912-1-jpg.jpg


   “Permitir que el presidente invada a una nación vecina cuando asume el papel de repeler una invasión, y también permitirle hacer lo que le parezca necesario para ése propósito (hacer la guerra) y también le permiten hacer la guerra a placer. Estudien si podrán limitar su poder en éste aspecto después de haberle dado ya tánto. Si hoy él decidiera, si pensara, que es necesario invadir a Canadá para prevenir que los ingleses nos invadan ¿cómo lo detendrían?. Puede que le digan: “no veo posibilidades de que los británicos nos invadan” pero él les responderá: “cállense: lo veo aunque ustedes no”.
   La provisión de la constitución dándo el poder de hacer la guerra al congreso fue dictada, según entiendo, por las siguientes razones: los reyes siempre han envuelto y empobrecido a su pueblo en guerras, pretendiendo generalmente, si no siempre, que el bien de la gente fuera el objetivo. Nuestra constitución se entiende que fue emitida con la consigna de que ningún hombre debería tener el poder de llevar la opresión sobre nosotros. Pero su punto de vista destruye todo el asunto y pone a nuestro presidente donde los reyes siempre han estado.”


   -Abraham Lincoln al Congreso sobre James Polk y la guerra México americana el 15 de febrero de 1848-


Volver al listado de artículos
1er Congreso de Historia MilitarGunther Prien en los museosSistema de Apartado
Síguenos en nuestras redes sociales
Inicio Desde la trinchera el abc de la WWII Exclusivos de GPM