"La historia de las guerras
es la historia de la humanidad."
Entrevista a Hans Ulrich Rudel
http://devry.files.wordpress.com/2008/06/tiger_art_1024x768.jpg

 

  

Entrevista del periodista J.Nicolás, que realizó a Rudel el 9 de Julio de 1982,durante la estancia de éste en España.


-En su libro "Piloto de Stukas' dice Usted que prestó servicio en el "Servicio Obligatorio del Trabajo " ¿Qué tipo de trabajo se hacía en estos Servicios? ¿Era una obra social, era obligado o voluntario?
¡Ah!, sí. "Arbeitdienst". Así, por ejemplo, en lugares donde había inundaciones o estaba empantanado o habían catástrofes, actuaba este Servicio del Trabajo. Tenía entonces 19 años y estuve tres meses en el "Arbeitdienst". Era obligatorio por lo menos para todos los que quisieran ser Oficiales del ejército.




-Usted llevó siempre un estilo de vida muy sano y austero. ¿Se trataba de una excepción o era el ambiente general reinante? Era Usted el famoso bebedor de leche...
Tomé leche, sí, siempre. Y me iba muy temprano a dormir. Practicaba solamente deporte en mi tiempo libre.

-Deporte constantemente, ¿no?
Sí, hasta hoy. Sigo practicando deporte porque aún hoy camino dos horas y media en las altas montañas cada día y también diariamente nado media hora, y en el invierno esquío.

-¡Esquía en invierno! Pero con una pierna de menos, que le falta, con una pierna mecánica, ¿le es posible a Usted hacer estos deportes? ¿Tendrá que hacer muchos más esfuerzos...?
Tuve un ataque de apoplejía, y desde entonces estoy medio paralizado. Y esto es lo verdaderamente malo. Que me falte una pierna no es nada; con una sola pierna he escalado hasta el Volcán más alto del mundo. Fui el primero en subir al Yuyaillaco (6.920 metros), en los Andes.




-Usted en España apareció en alguna revista deportiva de hace muchos años, posteriormente a la guerra, en la que se relataba que Usted ascendió al Lullailaco de ,6. 920 metros!, con su camarada Neubert, que al parecer tuvo problemas.
Sí. casi 7.000 metros. Neubert murió

-Así, después de la guerra usted se dedicó a hacer expediciones alpinas. ¿Lo hacia a menudo o fue una sola vez?.
Estaba trabajando en Argentina, en la industria óptica, y todo el tiempo que tuve libre vacaciones, etc..., me dediqué al alpinismo. y lo seguí haciendo prácticamente hasta mi ataque de apoplejía.

-Considera usted una suerte, a años vista haber salido de la academia de reconocimiento como piloto de Stukas, o hubiera preferido salir como piloto de cazas?.
Yo quería ser piloto de caza, pero toda la promoción había sido asignada como tripulación de bombarderos. Y yo me dije si he venido aquí para ser piloto de caza, y no de bombarderos, así que en último caso será siempre mejor que ingrese en los Stuka.


-¿Qué se siente al ser el soldado poseedor de la más alta condecoración de la historia?. Prácticamente es usted el soldado más importante de la historia en este aspecto.
Fui el único que tuvo la "Goldeness Eichenlaub" con espadas y brillantes. Tuve mucha suerte, mucha suerte de sobrevivir teniendo el doble de vuelos que cualquier otro piloto alemán o extranjero.

-Esta condecoración, ¿la diseñó el propio Hitler?.
Sí, sí. El mismo. Claro, no existía esta condecoración y la tuvo que diseñar él mismo.

-¿Qué le dijo cuando se la entregó? ¿Le dijo algo especial? ¿Recuerda sus palabras?.
(Aquí Rudel cierra los ojos e intentando recordar algo que tiene bien grabado en su memoria, hace un esfuerzo y recita una parrafada en alemán que no entendemos, lentamente, pausadamente:
"lch verleihe lhnen diese Anszeichhnung als dem "grosten Soldaten des deutschen Volkes, und ich mochte nicht mehr, dass Sie fliegen". "Yo quiero que Usted no vuele más", dijo también. Y por eso yo le conteste que aceptaba la condecoración solamente si me promete que me dejará seguir volando. Entonces él permaneció en silencio unos segundos o más, de pie y dijo después: "Entonces vuele".



-¿Por qué cree Usted que no quería que siguiese volando?
Él quería que yo sobreviviese la guerra. Él no quería que absolutamente todos los mejores murieran.

-Aparte de esta entrevista con Hitler, ¿tuvo alguna más o fue la única vez que lo vio?.
No, le ví seis o siete veces.

-¿Cuando fue la última vez, quizás en el 45?.
El 20 de Abril de 1945, el día de su cumpleaños. Tenía que recibir primero las felicitaciones de 19 personas. Yo entré a las 11,30 h. de la noche y estuve con él hasta las dos de la madrugada.
(Rudel está muy cansado y le cuesta hablar el castellano, y acordarse de las cosas, pero se esfuerza en hacerlo.)
Hablamos mucho, pues él quería que yo tomara el mando de los cazas a reacción. Y yo no quería, porque le dije que no valdría la pena ya que la "cacería" es una ciencia y hasta que no me acostumbrase a los cazas la guerra podía terminar. Es muy difícil. Le dije que yo sólo era bueno porque yo conozco al Stuka completamente. Yo no quería, y por eso discutimos más de dos horas.
Al final, él me dijo: "Usted no me ha convencido hoy completamente, pero si la próxima vez le vuelvo a ordenar esto, Usted tiene que aceptarlo".
Con esto me di cuenta una vez más de que este hombre era blando, no daba órdenes. Blando en el sentido de que si hubiera sido una centésima parte de lo duro que fue Stalin, hubiera ganado la guerra, pero era blando; demasiado blando.




-Pese a sus heridas y su cansancio, Usted siempre quería volar, volver a volar. ¿A qué se debía este deseo de volar y salir de "caza"?; incluso cuando perdió la pierna, o el mismo Hitler le prohibió hacerlo, usted siempre estaba dispuesto a volar...
Sí, yo volaba siempre porque pensaba que algo grande podía suceder, porque iban a pasar cosas imprevistas y yo no voy a estar al tanto de lo que ocurre en la guerra minuto a minuto. Entonces yo quería volar siempre cuanto antes otra vez.

-Pero Usted debía encontrarse cansado, ¡agotado!. Dos mil quinientos vuelos de guerra y seis años volando era mucho tiempo...
Cuando uno tiene 25 o 26 , prácticamente nunca se cansa. Nunca. Sobre todo si se vive siempre de una forma muy, muy sana, y sobre todo muy deportivamente. Yo agradezco solamente al deporte el haber podido volar tanto tiempo. Gracias al "Decatlón".

-El día de guerra era un día muy largo. Por la mañana Usted, ¿seguía haciendo deporte?.
Sí, sí. Cada día.

-¿Cómo consiguió lo del 'Marat", quizá su más grande proeza? Con un pequeño bombardero hundir un acorazado.
Fue mucha suerte el que yo pudiera introducir la bomba por la chimenea.
Yo lanzaba la bomba muy tarde. La soltaba a menos de ¡300 metros de tierra! Siempre muy tarde. Y estaba prohibido largar la bomba por debajo de los mil metros de altitud, pues era peligroso, y a menos de 1.000 metros las bombas podían hacer estallar el avión. Y yo largaba la bomba a 300 mts.; y cuando empezaba a recuperar y me levantaba, apenas estaba a tres o cuatro metros del agua. Era prácticamente imposible no colisionar con la chimenea.




- ¿Cree que fue necesario que Hitler permaneciera en Berlín hasta el final en 1945? ¿O hubiera sido mejor que no hubiera muerto, que se hubiera salvado?.
El no quería. Yo me ofrecí. Me ofrecí. Pero él no quería, porque los soldados hubieran dicho que él se escapaba, luego no era necesario que nosotros siguiéramos combatiendo.

-¿Qué cree que movió a la juventud alemana a luchar durante tanto tiempo y con tanto entusiasmo? ¿El miedo al comunismo o la fe en la ideología nacionalsocialista? ¿El ejemplo de Hitler? ¿El ser disciplinados? ¿Un conjunto de todo?.
La juventud de entonces estaba muy disciplinada, y sabía que combatíamos por Alemania. Estábamos convencidos de que era necesaria la guerra contra la URSS.
Así pues. hicimos todo lo que pudimos.

-¿Cómo se enteró de la muerte de Hitler? ¿Dónde estaba en ese momento? ¿En Berlín? ¿ Volando?.
Volando en el sur de Checoslovaquia. Y al bajar del avión me enteré.

-¿Qué sintió en el momento en que le dijeron: 'El Führer ha muerto"?.
Estaba en todos los sentidos muy triste. Sabía que ahora la guerra estaba prácticamente terminada. Todo había acabado.




-Al acabar la guerra fue hecho prisionero por los aliados, ¿cómo fue?
Yo me encontraba en un aeródromo en Checoslovaquia. Finalizada la guerra, yo volé de Checoslovaquia a zona norteamericana, a Kitzingen. Y allí me detuvieron.

-¿Le acusaron a Usted de crímenes de guerra?.
No. Nada.

-¿Por qué decidió exiliarse de Alemania?
Llevaba dos años y medio en Alemania, y me enteré de que Perón quería formar el "Grupo Tank". Kurt Tank es el constructor del Focke Wulf; y Perón quería tener consigo al Grupo Tank.
Eran más o menos 90 ingenieros y también quería gente como yo, por ejemplo. Yo escuché rumores de esto, y poco después me fui a Argentina.

-En Argentina, Perón, ¿le recibió personalmente?.
Sí, muy bien, muy bien. Estimo mucho Argentina, y me da mucha lástima que estén en este momento tan abajo. El país es muy rico, pero pasará mucho tiempo hasta que se pueda recuperar.



-Además de su trabajo, siguió haciendo deporte, ¿qué picos importantes ascendió en los Andes?.
Como he dicho antes, fui el primero en subir al Yuyaillaco, y ¡con una sola pierna!. Escalé además muchos picos por encima de los 6.500 metros. No quiero decir todos, pero casi todos los de los Andes.

-¿Qué ocurrió con su camarada Neubert que tuvo un accidente en una cordada?.
No sabemos. Es casi seguro que se debiera a que él perdió en la guerra un ojo, como tanquista que fue, y a todos los hombres que les falta un ojo, les falta mucho equilibrio.
Le falló una pierna en terreno resbaloso y cayó 80 metros a causa de la nieve, y cayó sobre piedras y murió prácticamente enseguida. Al llegar nosotros ya estaba muy mal y dos horas más tarde murió.

-Tenemos entendido que la pierna ortopédica que usted lleva se la debe al "as" británico Douglas Bader, ¿Qué hay de cierto en ello? ¿Cómo lo conoció? ¿Eran amigos?.
¡Eehh! (-Rudel respira profundamente y coge fuerzas para seguir hablando-).
En Septiembre de 1945 yo estaba en poder de los americanos y estaba prisionero en un campo de concentración cerca de Cherburgo.
Un día vino un soldado americano que me dijo: "Usted tiene que volar". Y no me dijo a donde. Neumann, que era mi último artillero (-ametrallador de cola en el Stuka-) se hallaba conmigo y me dijo:
"En cualquier caso yo le acompaño". Yo le dije, bien. Si vemos que volamos hacia Oriente, saltamos en paracaídas, porque a Rusia no queremos ir (era frecuente entonces que los aliados entregaran a los soviéticos prisioneros de guerra, lo que suponía una muerte segura o las mayores penalidades). Si vemos que volamos hacia Occidente, seguiremos dentro. ¡Y voló hacia Occidente! Hacia el Noroccidente.
Llegamos a un lugar cerca de Southampton (seguramente territorio ocupado por británicos). Allí Bader tenía una "leader school" (escuela de oficiales) con unos 200 pilotos. Allí fue donde conocí a Bader. Y Bader nos trató muy bien. Si yo hubiera sabido que debía permanecer un año más prisionero, seguramente que Bader, después de decírselo, me hubiera prestado un avión y me hubiera escapado. ¡Estoy seguro de que Bader lo hubiera hecho! Bader es como Clostermann, el francés. Hacen lo mismo.
Los buenos aviadores en todo el mundo son amigos, son camaradas.

-¿Sabe Usted si Bader vive hoy en día? ¿Son amigos?.
Sí, sí. Pero no tengo contacto con él. Yo no puedo ir a Inglaterra y él está allí.

-¿No puede Usted ir a Inglaterra por un problema político?.
¿Sabe Usted quien es Mosley? Yo fui invitado por él en 1953, cuando yo estaba en la Argentina, y me invitó a un mitin que tuvo lugar en Albert Hall. El quería solamente que yo estuviera presente. ¡No tenía que hablar, nada, nada! Sólo estar allí.
Entonces un asistente dijo en voz alta: "Desde cuando los malos "nazis" levantan la cabeza en Inglaterra?".
Y esa es la razón por la cual no puedo entrar en Inglaterra. Hasta hoy yo no puedo volver.


  

-¿Dónde vive Bader?
En Londres. Ahora está jubilado y no tengo su dirección, pero sé que vive en Londres.

-El hecho de que Bader le regalara la pierna ortopédica, ¿tiene algo que ver con algo o no se la regaló?.
Yo tengo la pierna ortopédica gracias a un hombre que está en Kufstein (Tirol). Es el mejor ortopedista prácticamente, para mí, del mundo. Vienen de todos los países allí. Los ingleses, por ejemplo, estaban muy atrasados con estas piernas porque para ellos es un problema fabricar una pierna, ¡porque faltan pocas! ¡faltan pocas piernas!.
En Alemania, ¡faltan muchísimas! y entonces tienen que espabilarse y tienen mucha más práctica.

-Usted debe estar considerado mutilado de guerra al cien por cien, ¿cobra alguna pensión del gobierno alemán?
Sí, sí, al cien por cien. Cobro una pensión, sí. Pero depende del parágrafo 131 de mutilados de guerra. El parágrafo 131 dice que el mínimo necesario para cobrar esto es de diez años de servicio como soldado. Yo fui soldado durante nueve años y tres cuartos. Y ahora me dicen que entonces para mí la pensión puede contar y no puede contar. Después dicen que sólo cuenta mientras se presta servicio.
Yo empecé el 4 de Diciembre de 1936. El tiempo que permanecí en prisión vale, vale. En muchos casos ellos cuentan el tiempo en prisión. Pero en mi caso no cuenta.

- ¿Tiene Usted enemigos en el gobierno alemán? Cuando menos la prensa alemana siempre habla de usted como de una persona "non grata" al gobierno alemán.
Tengo en Alemania enemigos. Pero yo me muevo en medios nacionalistas, entonces ¡en este gobierno no puedo tener amigos!.



- Viviendo en Austria, ¿tiene Usted problemas con el gobierno austríaco?.
No, no. Los austriacos se portan muy bien conmigo.

-¿Tras su exilio en Argentina, con Perón. ¿cuando volvió a Alemania por primera vez?.
Creo que en el año 1950.

-¿Nunca han pedido su extradición o ha sido perseguido?.
¡Sólo eso me faltaba!! (Ríe amargamennte).


-Muy a menudo es usted invitado por pilotos americanos y por la USAF, ¿qué tal le tratan?.
Perfecto, se portan muy bien.

-En unas primeras cartas me dijo usted que viajaba muy a menudo a EE:UU,¿le admiran a usted los pilotos americanos?
Creo que si.

 




-¿Qué opina el pueblo alemán, hoy, de Hans Ulrich Rudel?.
Los que son de mi edad, diez años más, o diez años menos, quiero decir los de mi generación, pues saben exactamente quién es Rudel. Me tratan muy bien.
Pero la juventud, hoy, sabe muy poco. Hay buenos jóvenes, desde luego, que saben la verdad sobre nosotros. Pero los buenos no son la mayoría.

-Usted ha viajado mucho a Bolivia, ¿tiene o tenía muchos amigos allí?.
A Bolivia, no. Viajo mucho a Asunción,, a Paraguay, a Argentina y un poco también a Bolivia, y Chile.

-¿Qué casas industriales representa Usted?.
Mmmh (-Rudel duda-). No conviene decir,usted comprende. Luego surgen muchos problemas. ¿Dónde va a publicar usted todo esto? (Le respondemos de qué se trata, y pese a todo, no está muy tranquilo dadas sus experiencias con la prensa).
Verá, no quisiera tener problemas. (Le enseñamos otras entrevistas con Breker, Degrelle...).

-¿Conoce Usted a Leon Degrelle?
¡Ah!, precisamente yo quisiera verle el lunes si ustedes me dan su dirección. El no sabe que yo estoy aquí.

-Sí lo sabe. Precisamente le llamamos ayer nosotros, él viene a menudo a vernos y quisimos que estuviera presente con usted, pero le ha sido imposible.
Ustedes no tienen problemas en España? (Ahora es él quién pregunta)



-En España grandes problemas, no. No tenemos demasiados problemas de momento.
¿Cree usted en la vigencia del Nacionalsocialismo hoy en día? ¿Cree factible que resurja esta idea?.

Es muy difícil de decir. Si uno es inteligente sabe que una cosa que estaba bien, por ejemplo hace 40 años, puede no estar bien hoy. Se tiene que transformar. Pero la esencia de la idea sigue vigente, aunque no se quiera decir.
Mitterrand es francés nacionalista al cien por cien y lleva al país al socialismo, ¿qué es esto?, ¿qué es?, ¡Nacionalsocialismo!. Papandreu, de Grecia es cien por cien nacionalista y va camino del socialismo. Walesa es socialista y va camino del nacionalismo. ¿Qué es?. Tito. ¿qué era? socialista y nacionalista. Se equivocan de socialismo, pero lo buscan. Y en esta transformación, ahora, es en la que nos encontramos.
El comunismo puede convertirse en una forma de socialismo. Si fuera así, nosotros podríamos ¡colaborar con ellos!. Pero hasta ahora Rusia sigue la línea del imperialismo impuesta en 1917 y 1919. Siguen así. Por eso no podemos contar con ellos. Pero estoy seguro que en el espacio de veinte, treinta, cuarenta o cincuenta años habrá una transformación.
¿Quién se iba a imaginar en la "Guerra de los treinta años" que Alemania crecería unida hasta ser respetada?.
Estamos en plena transformación. Pero durará aún veinte, treinta o cuarenta años. Y llegará un momento en que el mundo será tan pequeño, que cada hombre verá lo que hace otro hombre, cada nación se fijará en lo que hace otra nación. Así pues, no pueden, ¡no pueden!, seguir haciendo cada cual su política como se ha hecho hasta ahora. ¡No es posible! (Pone un cansado énfasis en sus palabras).
¡En veinte o treinta años se acabó! ¡Se acabó! Y se formará un socialismo nacional. Incluso los rusos de hoy, con todo su comunismo, son unos nacionalistas de primera fila. ¿Qué quiere ser?.
estuvimos en este traslado. Y esto cuesta, cuesta, quizás cincuenta años. No se. Pero estoy seguro de que esto será así, como yo dije. Esta es mi opinión.

- ¿Cree entonces que Hitler fue el gran soldador de la idea de Socialismo y Nacionalismo? ¿Él forjó la idea de unir ambas concepciones?.
Sí. Fue él quién inventó prácticamente el Nacionalsocialismo. Sabemos que tuvo grandes problemas, y ahora sabemos que no hay esos problemas.
Cada ideología tiene sus ventajas y tiene sus desventajas. ¡Todos somos hombres! ¡Para eso somos humanos..
Pero él inventó absolutamente esa idea nueva del Nacionalsocialismo.
Yo ya he dicho alguna vez que hemos de hacer cosas nuevas y mejorar las antiguas. Han pasado cincuenta años. Si somos inteligentes podremos inventar y desarrollar. Es necesario.





-Cuarenta años después de finalizada la guerra, ¿qué opinión tendrá la juventud alemana, europea, de la personalidad de Adolf Hitler? ¿Será siempre el asesino o cambiará al Héroe?.
¡La mayoría no sabe nada!. ¡no sabe nada de Hitler!. Y sólo una pequeña parte sabe exactamente lo que pasó.
Si Hitler fuera solamente, como se dice, un asesino, y que no sabía nada. ¿por qué más de mil libros hablan cada año de él hasta hoy'?. ¿por qué'?. ¿por qué?. ¡Él sabía mucho!, de todos los temas.
Yo conocí después de la guerra a muchos científicos alemanes que me dijeron que cada uno de ellos sabía mucho sobre sus cosas. Pero que un hombre sabía todo sobre todas sus cosas, este era Hitler. Realmente yo, prácticamente,creo que es el único hombre que conozco que haya sido capaz de esto. Sí, era una persona de grandes conocimientos.
(Rudel tiene a menudo lapsus de falta de memoria, mezclados con la dificultad de encontrar las palabras exactas del castellano, que expresen lo que quiere decir y debemos ayudarle con palabras y frases que él confirma)

-El 'Reichspartei' desapareció en los años 50 o 60, ¿por qué motivo?.
Es difícil de explicar. Adolf von Thaddden, que era el líder del "Reichspartei" renunció por motivos que desconozco. Y... mmmhh. No quiero hablar más. Es difícil de explicar. Tendría que decir cosas raras de este señor, y prefiero callar.

¿Ha renunciado Usted a sus ideales, hoy en día o no ha cambiado en su forma de pensar?, como lo han hecho algunos como Speer o Schirach, que excepto grandes ejemplos, traicionaron sus ideas por miedo o cobardía.
Speer es un hombre muy peligroso. Porque él ha cambiado la verdad y en muchas ocasiones él miente del todo. Mucho.El cambia mucho las cosas. Es muy difícil.

-¿Cree que ha hecho esto para que los aliados le tengan en consideración?.
Sí, sí, sí. Seguramente. Y ahora él protege a los judíos, ¡porque perdimos la guerra!!.

-¿Ha defendido sus ideas públicamente?.
He actuado siempre desde entonces correctamente, según mi conciencia. Y hasta hoy me mantengo igual correctamente. No tengo ninguna mancha, ninguna rotura en mi vida.
He andado derecho durante mis primeros 65 años y quiero seguir derecho en mis próximos 65 años... (reímos de sus 130 años futuros).

-Así, ¿cree que hace falta un gran jefe de la talla de Europa para que ésta se pueda hacer?.
Falta un gran hombre para hacer esta Europa. Para unir a Europa verdaderamente.




  

-¿Qué opina del Problema Sionista?¿Cree que ellos dominan el mundo realmente,el Comunismo y el Capitalismo,y las mentiras que se han dicho sobre Alemania?
No quiero contestar. Es un problema muy peligroso. Cambiemos de tema.

- ¿Cuántos libros ha escrito Usted?.
He escrito "Trotzdem" (Piloto de Stukas, en España), en Alemania y Argentina. Ahora he escrito otro llamado "La Guerra y la Paz". Pero este libro no existe ya más, está agotado. Y mi editorial ya no puede publicarlo, porque en cuanto lo editen estará enseguida prohibido, porque, dicen ellos, es una "glorificación del III Reich".

-Así, "Piloto de Stukas", es un libro militar y este otro es político?
No. Cuenta mucho de la guerra, pero habla claramente.

-¿Ha instruido usted a pilotos de naciones extranjeras?.
No.



  ¿Ha recibido alguna oferta de realizar una película sobre su vida?.
La compañía alemana "National film" empezó y fracaso.

-¿Conoció a Walter Dahl? ¿Fue un gran héroe de las escuadrillas de choque durante la guerra?.
(-Rudel no contesta y nos mira haciendo una mueca).

- ¿Era una buena persona?.
(-Su expresión denota que no, pero sigue callado).

-Pero, ¿durante la guerra fue un gran héroe, no?.
-Sí, fue un gran héroe.




 

  

-¿Pero luego no? (Inquirimos, y él continúa en silencio). Así, ¿no ha sido bueno después?.
No he dicho nada.

-Recibe muchas visitas, ¿tiene muchos admiradores?.
(Afirma con la cabeza, ya muy cansado)

-Si usted pudiera dirigirse a la juventud de Europa por televisión, si tuviera esta única oportunidad, ¿qué diría usted, qué mensaje les daría?. Imagíneselo: un gobierno europeo le dice: "Sr. Rudel, tiene usted la oportunidad de hablar con la juventud de Europa'
Nunca me lo van a decir a mí. Por lo menos mientras yo no diga que lo que se hizo en el III Reich estaba todo mal. Y eso yo no lo voy a decir. Así que no van a llamar a Rudel. A cualquier otro, puede, pero no a mí.

- ¿Cree que pese a la leyenda negra, en el futuro, el mundo mirará a Hitler con respeto o cree que esto es ya imposible?
Sí, es posible. Seguro, seguro.

-He oído alguna vez que Usted, al igual que Leon Degrelle, cree en la posibilidad de que un joven ruso pueda levantarse contra la tiranía soviética e imponga un orden justo en Europa.
No, nunca lo he dicho.

-Usted cree en el mito de los 6 millones de judíos muertos en Alemania?.
Cuántos judíos murieron realmente? Nadie lo sabe exactamente. Murieron algunos judíos por muchas razones. Razones que no voy a explicar ahora. Pero lo que sí es seguro es que nosotros tuvimos dos millones y medio de muertos después de la guerra. [En época de "paz"].



 

   

- ¿Dos millones de muertos después de la guerra?.
Después de la guerra. Y por eso es muy difícil hacer un cálculo para ellos -los judíos-, y para nosotros -los alemanes-.
Yo propongo que todos tenemos que olvidar; los judíos y nosotros, nuestros muertos; es el único camino viable.

-¿Usted cree sin embargo que existió una orden de Hitler o del Estado Mayor Alemán de exterminar a los judíos?
Me extraña. Me extraña que no se haya encontrado nunca ninguna orden por escrito. ¡¡No se ha encontrado ninguna orden!!.

-¿Conoció Usted personalmente a Otto Skorzeny?
Sí, mantenía muy buenas relaciones con él, era muy amigo suyo.

-¿Cree que él era de la línea Hans Baur o de la línea Walter Dahl?
Siguió yo creo la línea de Rudel. El trabajó muy bien y con éxito.

- Usted en su libro menciona muy a menudo a su ametrallador Henschel,al que al parecer quería usted mucho, ¿como fue que murió en la guerra?.
Nadábamos en el Dniester. un río helado de 500 metros de ancho a un grado de temperatura el agua. Nadamos para atravesarlo, y a unos 80 metros de la otra orilla, oí a Henschel que gritaba: 'No puedo más", "¡No puedo más!".
Saqué fuerzas de donde pude y quise ayudarle, y llegué hasta él. Yo llegué agotado hasta donde estaba, y aún se encontraba a flote. Pero no pude ayudarle, de haberlo hecho me hubiera hundido con él, yo mismo hubiese muerto. Las exiguas fuerzas que me quedaban las utilicé par alcanzar la orilla. Eran mis últimas fuerzas. por eso, infelizmente, Henschel murió.




-¿Otra vez le volvió a salvar el deporte?.
Sí, por supuesto, sin deporte yo tampoco hubiese llegado.

-¿Conoció a Adolf Galland?
Lo conocí muy poco, él estaba de instructor y yo estaba en la fábrica de aviones, construyendo un nuevo tipo de avión. Galland estaba de instructor de aviones de caza, y únicamente le vi dos veces, en Argentina.

-Pero, ¿cree que siguió fiel a sus ideales?.
Prefiero no contestar.

-¿Conoció personalmmente a Leon Degrelle én alguna ocasión?.
Yo no se si llegué a verle alguna vez, podría ser. Quizás en una de mis visitas al Cuartel General del Führer, es posible que lo hubiese visto alguna vez. No recuerdo.


- Usted en su libro relata su constante bombardeo contra los tanques rusos en el cerco de Tcherkassy, justamente donde estaba Leon Degrelle con su división de voluntarios belgas,¿ tenía conocimiento de ello?.
No sabía nada. Sin embargo, fue chocante para mí el que cada año celebran los supervivientes de Tcherkassy, una fiesta o celebración, y siempre me invitaban a ir, cerca de Wurzburg. Ellos recordaban que yo había ayudado desde el aire a combatir a los rusos y me agradecían mucho esto, y por eso me invitaban. Eran todos valones y flamencos, el único que faltaba era su jefe, Leon Degrelle. Esta fiesta se celebra en Bad Windsheim, en febrero de todos los años.


-¿Cree Usted que si Alemania hubiera contado con los aparatos a reacción un año antes, o una gran producción de aviones a reacción, hubiese ganado la guerra?.
Solamente faltaba la producción masiva. El avión estaba listo desde 1943, ¡estaba listo!. Y esta es una de las cosas por la que perdimos la guerra.

-¿Usted conoció a otros dirigentes del Reich además de Goering ?
Yo hablé una vez con Goebbels, pero poco tiempo.

-¿Cree que era una persona capacitada?.
Sí, ¡seguro!. En su ramo era absolutamente capaz, absolutamente.


"Alemania no perdió la guerra contra Rusia ni contra América; Alemania perdió la guerra contra los judíos".
El insistió de nuevo en el carácter bonancible y -para su gusto- blando de Hitler: "Hitler fue blando en Dunkerke y allí empezó a perder la guerra, Hitler fue blando en la Batalla de Inglaterra..." y como arrepintiéndose de lo mismo, repitió por más de dos veces "Hitler era blando, muy blando...".
Nos explicó también Rudel la norma existente de que los pilotos de Stuka no realizasen más de 100 picados, dado que a partir de esta cifra y a causa de la enorme presión sobre el cerebro, los aviadores podían quedar idiotas. "Rudel -expuse- realizó, sin embargo 2.500 picados", a lo que él repuso: "Y yo no soy idiota..." con un encantador buen humor.

 

Estamos convencidos de que Rudel ha hecho suya la frase que nos repitió más de una vez y que ha constituido el lema de su vida, lema que debemos hacer nuestro:
"Verloren ist nur, wer sich selbst aufgibt","SOLO ESTA PERDIDO QUIEN SE DA POR VENCIDO".

Revista española de historia militar. Número 30, Diciembre de 2002

Volver al listado de artículos
1er Congreso de Historia MilitarGunther Prien en los museosSistema de Apartado
Síguenos en nuestras redes sociales
Inicio Desde la trinchera el abc de la WWII Exclusivos de GPM