"La historia de las guerras
es la historia de la humanidad."
EL ABC DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL: ORÍGENES, LA REPÚBLICA DE WEIMAR

 

http://devry.files.wordpress.com/2008/06/tiger_art_1024x768.jpg

*CARTEL DE PROPAGANDA DE LA LIGA ESPARTAQUISTA*

   

Alemania, otoño de 1918. Millones de hombres, repentinamente, se encontraron vagando, desempleados, sin una forma de llevar el pan a sus mesas. Los comunistas vieron una oportunidad perfecta para tomar el poder, tal como había pasado en Rusia.  La débil recién nombrada republica de Weimar caería fácilmente. Durante los últimos días del año, descontento social despertó entre la clase obrera alemana, éstos azuzados por los líderes la liga Espartaquista que se convertiría en el partido comunista. La revolución espartaquista estalló en Berlín del 5 al 12 de enero de 1919.  Combates entre tropas comunistas y el nuevo Reichswehr (ejército alemán), este apoyado por miembros de los Freikorps, dieron como resultado el derrocamiento de la República Soviética de Baviera.

 

   Los Freikorps, Cuerpos Libres, fueron grupos paramilitares conformados principalmente por veteranos de la Gran Guerra quienes mantuvieron el orden de forma violenta e ilegal con la vista gorda del gobierno alemán e incluso de los gobiernos aliados.  Una de sus características principales fue la de su desprecio por la democracia y su lealtad otorgada únicamente a su líder. Por lo tánto llevaban nombres como Rossbach, Erhardt, Lützow, etc…  Los Freikorps pelearon también en el Báltico, Silesia, Polonia y Prusia del Este. Aunque fueron oficialmente disueltos en 1920, muchos intentaron tomar el poder durante el Putsch de Kapp. Durante los años de lucha de la toma del poder del NSDAP numerosos miembros de los Cuerpos Libres se unieron al partido, personas como Rudolf Hess (lugarteniente de Hitler), Heinrich Himmler (líder de las SS), Rudolf Höss (comandante de Auschwitz), Hugo Sperrle (general de la fuerza aérea), etc… El 9 de noviembre de 1933 los líderes de los Freikorps entregaron simbólicamente sus banderas a las Stürmabteilung (Batallones de Asalto) y las Schutzstaffel (compañías de defensa) como signo de obediencia a la nueva autoridad: el estado nacionalsocialista.

*EL DISTINTIVO DE LOS FREIKORPS FUÉ EL USO DE LA CALAVERA "TOTENKOPF"*

Con el cese de las hostilidades, muchos de los gobiernos de los países del mundo mantuvieron la esperanza de recuperar la prosperidad económica que habían disfrutado hasta 1914. Sin embargo, el resultado fue una aguda crisis económica. La inflación, la desmovilización de las tropas, la falta de trabajo y el endeudamiento produjeron una recesión que inició en 1920 y no se estabilizó hasta 1924.

 

   Las causas de ésta crisis se relacionan con las dificultades en convertir las economías bélicas en economías de paz y un factor muy importante fueron las reparaciones que el Tratado de Versalles había impuesto a Alemania que debía pagar 6,000 millones de libras. La economía alemana no estaba en condiciones de afrontar tales responsabilidades por lo que al dejar de entregar los pagos, Francia ocupó por la fuerza la zona industrial del Ruhr como medida de presión y garantía.

 

   Cuando Alemania entrega el primer pago por reparaciones en marcos oro en 1921, el marco se devalúa de una manera desconocida hasta entonces. Durante los primeros seis meses de 1922 el tipo de cambio por cada dólar ascendía a 320 marcos. El gobierno de Weimar emitió papel moneda sin respaldo de oro y cuando no se alcanzaron acuerdos con Alemania para satisfacer a sus acreedores se aceleró la inflación.  Como resultado, los precios de los artículos de consumo aumentaban aceleradamente en pocos días e incluso horas. Habría muchas maneras de intentar ejemplificar con situaciones cotidianas la dimensión que tuvo la hiperinflación en la Alemania de 1922-23, desde la costumbre de pagar las consumiciones en las cervecerías cuando se pedían porque cuando se habían consumido ya eran más caras, al hecho de que los funcionarios del Ministerio de Finanzas cobraran parte de su sueldo en patatas, o que  por el precio de un sólo huevo en 1923 se podrían haber comprado cinco millones de huevos en 1913, pero quizá el exponente máximo podría ser el valor nominal al que llegó el mayor billete emitido en esos años, 100.000.000.000.000, es decir, cien billones de marcos.

*BILLETE DE 20 MARCOS FECHADO EL 20 DE FEBRERO DE 1918*

*BILLETE DE 100 BILLONES DE MARCOS FECHADO EL 15 DE FEBRERO DE 1924*

Stefan Zweig dice en su autobiografía : “Relatar la inflación alemana en sus detalles, con todas sus inverosimilitudes, requeriría un libro, y ese libro impresionaría a los hombres de hoy como un cuento de hadas. Viví días en que por la mañana pagué cincuenta mil marcos por un diario, y cien mil por la tarde. El que tenía que cambiar dinero extranjero distribuía la conversión por horas, pues a las cuatro recibía multiplicada la suma que se pagaba a las tres, y a las cinco, varias veces más que sesenta minutos antes. ¡Vi a un mendigo arrojando furioso un enorme fajo de billetes de cien mil marcos a una alcantarilla! Al precio de cien dólares podían comprarse series enteras de edificios de seis pisos en el Kurfürstendamm; hubo fábricas que no costaban más, convirtiendo la moneda, que antes una carretilla”.

¿Cómo solucionaban ésta situación los miembros del gobierno alemán?. No se les ocurría otra idea que emitir y emitir más de aquellos billetes inútiles que perdían su valor en cuestión de horas. En la confección de billetes trabajaban 150 plantas impresoras y más de dos mil prensas que no podían dar abasto. La dificultad material para fabricar semejante volumen de dinero se fue agudizando en forma desesperante. Los funcionarios del Reichsbank trataban de canalizar los cargamentos de dinero a través de los teléfonos, procurando que de las imprentas fuese llevado directamente a bancos y fábricas. Toneladas de papel eran diariamente entregadas por 30 fábricas e imprentas oficiales y muchas particulares que habían sido contratadas por el gobierno. Los cajeros de los bancos usaban carretillas para llevar el dinero. Finalmente se había prescindido de las mínimas condiciones de seguridad y los billetes ya no llevaban siquiera número de serie, dado que en aquellos días a nadie se le habría ocurrido asaltar un banco y mucho menos falsificar dinero.
Por todos los medios procuró el gobierno soslayar su responsabilidad en ese desastre acusando a los especuladores y a los aliados vencedores de la guerra. Pero por lo menos alguien pagó por tantos errores y mentiras: el doctor Rudolf Havenstein, de 66 años de edad, que había hipotecado irresponsablemente el futuro de Alemania con su política inflacionaria, abrumado por el fracaso y agotado por el exceso de trabajo y las preocupaciones, falleció el 20 de noviembre de 1923.
Su sucesor, el doctor Hjalmar Schacht logró con enorme esfuerzo poner en circulación una nueva moneda denominada “Rentenmark”, de carácter provisorio, que se canjeaba por la vieja moneda en una proporción de un Rentenmark igual a un billón de marcos. Gracias a la favorable predisposición del pueblo alemán que estaba harto de la inflación y deseaba cooperar con las autoridades, se logró una primera etapa de relativa estabilidad. El 30 de agosto de 1924 se reorganizó el Reichbank cuyo valor fue el mismo que el de 1914 (4,2 Reichsmark, igual a un dólar).

*LA NUEVA MONEDA, EL RENTENMARK, DIÓ ESTABILIDAD A LA ALOCADA CAÍDA DEL MARCO ALEMÁN*

Es en el marco de éstas crisis que el Reichswehr desarrolla una sección de supervisión y espionaje de los grupos, asociaciones y partidos que se formaron en toda Alemania, esto con el fin de evitar que alas radicales intenten nuevamente tomar las en contra del gobierno. Uno de éstos agentes es asignado a supervisar el Partido de losTrabajadores Alemanes (Deutsche Arbeiter Partei) con base en Münich y fundado el 5 de enero de 1919. El informador es un cabo que sirvió en la recién finalizada Gran Guerra, en su pecho luce la Cruz de Hierro de 1ª clase, una condecoración poco común para un soldado de tan bajo rango. Su nombre es Adolf Hitler.

 

 Adolf Hitler nació en Austria, en Braunau am Inn, el 20 de abril de 1889. Hijo de Alois Hitler, un funcionario de aduanas austriaco y Klara Pölz, ama de casa y prima de Alois. Fue el cuarto de seis hijos. Adolf mantuvo una relación llena de conflictos con su padre ya que no quería seguir la carrera de funcionario en el gobierno de su majestad hasta que Alois murió en 1903. En 1905 Adolf se mudó a Viena con la intención de ingresar a la academia de artes quienes lo rechazaron por no tener “habilidades para la pintura”. Al morir su madre en 1907 se acabó el dinero de Adolfo y vivió como indigente en las calles de la enorme metrópoli. Es aquí donde comienza a respirar el mórbido ambiente racista e intolerante a las religiones que infectaba a la sociedad vienesa. Finalmente Hitler recibió la orden de presentarse a su servicio militar en el ejército austríaco.  Abandonó su país para no servir en ése “degenerado país” según sus palabras y  en 1913 se mudó a la más germana Munich.

 

Al estallar la guerra Adolf escribió una carta a su majestad el Rey de Baviera para que le permitiera servir bajo las armas alemanas, carta que fué “graciosamente” respondida dándole entrada al Regimiento de Reserva Bávaro No. 16. Estuvo presente en la primera batalla de Yprés, el Somme, Arras y Passchendaele. Fue herido y gaseado. Obtuvo la Cruz de Hierro de Segunda Clase, la Cruz Bavara al Mérito Militar de 3ª Clase, la Medalla Bávara al Servicio Militar de Tercera Clase, un diploma regimental, el Distintivo de Herido en Negro y, la Cruz de Hierro de 1ª Clase.

*EL JOVEN ADOLF DURANTE LA GRAN GUERRA. YA FUÉ CONDECORADO CON LA CRUZ DE HIERRO DE 2° CLASE*

  Hitler fue gaseado en los últimos días de la guerra con gas mostaza y perdió la vista durante un tiempo. Sanaron sus ojos en poco tiempo, sin embargo no veía. Sufrió de ceguera histérica por la presión de los años anteriores. Su psiquiatra recurrió a un tratamiento experimental que daría frutos en un corto tiempo y que marcaría la historia de la humanidad: convenció a Adolf de que “la providencia” le tenía una misión mayor que cumplir, por lo cual no cayó como otros tántos cientos de miles en la línea del deber. Éstas palabras dieron resultado y prontamente la vista se recobró. A lo largo de los años Hitler recordaría que fué “la providencia” quien orientó en cierto modo su forma de actuar y ésta misma le salvó de los antentados en contra de su vida.

   Al finalizar el conflicto, Adolfo permaneció en el ejército, fué uno de los afortunados 100,000 que lograron asegurar un techo y alimento en ésos tiempos tormentosos. Durante un tiempo fué guardián en un campo de prisioneros y le ordenaron catalogar excedentes de guerra. Poco después fué asignado como agente de inteligencia para orientar políticamente a otros soldados y para supervisar las reuniones de grupos que pudieran representar un peligro para la nueva nación. Fue así que  llegó a la cervecería en que reunían los miembros del Partido de los Trabajadores Alemanes (Deutsche Arbeiter Partei). En éste lugar conoció al fundador del movimiento Anton Drexler quien era antisemita, nacionalista, cerrajero, anticapitalista y anticomunista. Drexler invitó a Adolf a dar un discurso e impresionado por la dotes de éste, lo invitó a unirse al partido. Hitler obtuvo el carnet número 555 (cuya numeración inicial había sido 500). El DAP no tenía oficinas, ni empleados, ni membretes impresos, ni siquiera un sello de goma. Las posesiones del partido consistían en un portafolio y una caja de puros como caja de caudales. El capital del partido consistía en 7 marcos con 50 pfennings tal como lo recuerda en su libro “Main Kampf”.

Hitler fué dado de baja en el ejército en 1920 y comenzó a trabajar de tiempo completo en el partido. Poco a poco fueron creciendo las reuniones y Adolf se convirtió en el encargado de la propaganda. Diseñó e implementó una bandera que toda la humanidad conoce y asocia con el movimiento nacionalsocialista: la hakenkreuz. Ésta ya estaba siendo usada como símbolo entre los movimientos nacionalistas alemanes y había sido plasmada por los combatientes durante la pasada guerra. Hitler fue quien plasmó la hakenkreuz en el círculo blanco y fondo rojo, una reminiscencia de los viejos colores imperiales.

 Tras una pequeña disputa por la dirigencia del partido, en que Hitler amenazó con renunciar, sustituyó a Drexler como líder del movimiento y emitieron su programa de 25 puntos:

Exigimos la unión de todos los alemanes para constituir una gran Alemania fundada en el derecho de la independencia de que gozan las naciones.

2. Exigimos para el pueblo alemán la igualdad de derechos en sus tratados con las demás naciones y la abolición de los Tratados de Paz de Versalles y Saint-Germain.

3. Exigimos espacio y territorio para la alimentación de nuestro pueblo y para establecer a nuestro exceso de población.

4. Nadie, fuera de los miembros de la nación, podrá ser ciudadano del Estado. Nadie, fuera de aquellos por cuyas venas circule sangre alemana, sea cual fuere su credo religioso, podrá ser miembro de la Nación. Por consiguiente, ningún judio será miembro de la Nación.

5. Quien no sea ciudadano del Estado, sólo residirá en Alemania como huésped y será considerado como sujeto a las leyes extranjeras.

6. El derecho a sufragar para la formación del Gobierno del Estado y para la sanción de las Leyes será ejercido únicamente por ciudadanos del Estado. Exigimos, en consecuencia, que todas las funciones oficiales, sea cual sea su naturaleza, tanto en la nación como en el campo y las localidades menores, sean desempeñadas exclusivamente por ciudadanos del Estado.

Nos oponemos a la corruptora práctica parlamentaria de llenar los puestos teniendo en cuenta solamente consideraciones de partido en lugar de carácter o de idoneidad.

7. Exigimos que el Estado contemple como su primer y principal deber el promover el progreso de la industria y el velar por la subsistencia de los ciudadanos del Estado. Si no fuera posible alimentar a toda la población del Estado, será indispensable que los residentes extranjeros sean excluidos de la nación.

8. Hay que impedir toda inmigración no alemana. Exigimos que se obligue a todo no ario llegado a Alemania, a partir del 2 de agosto de 1.914, abandonar inmediatamente el territorio nacional.

9. Todos los ciudadanos del Estado gozarán de iguales derechos y tendrán idénticas obligaciones.

10. El primer de todo ciudadano del Estado consiste en trabajar con la mente o con el cuerpo. Las actividades individuales no estarán reñidas con los intereses generales, sino que se adaptarán al marco impuesto por la comunidad y tendrán en cuenta las conveniencias de la misma.

11. Exigimos la abolición de todo ingreso no conseguido por medio del trabajo.

-Abolición de la Servidumbre impuesta por el Interés del Dinero-

12. En vista de los enormes sacrificios de vidas y propiedades que exige toda guerra, el enriquecimiento personal logrado merced a los conflictos armados internacionales se considerará como un crimen contra la Nación. Exigimos, en consecuencia, la confiscación implacable de todas las ganancias por medio de la guerra.

13. Exigimos la nacionalización de todos los negocios que se han organizado hasta la fecha en forma de agrupaciones de sociedades (trusts).

14. Exigimos que las utilidades del comercio al por mayor sean compartidas por la Nación.

15. Exigimos que se ponga en práctica un plan gradual de asistencia social a la vejez.

16. Exigimos la creación y mantenimiento de una sana clase media, la nacionalización inmediata de las propiedades utilizadas en la especulación, a fin de que se alquilen en favorables condiciones a pequeños comerciantes, y que se tengan especiales consideraciones para con los pequeños proveedores del Estado, de las autoridades de distrito y de las localidades menores.

17. Exigimos la reforma de la propiedad rural para que sirva a nuestros intereses nacionales; la sanción de una ley ordenando la confiscación sin compensación de la tierra con propósitos comunales; la abolición del interés de los préstamos sobre tierras y la prohibición de especular con las mismas.

18. Exigimos la persecución despiadada de aquellos cuyas actividades sean perjudiciales al interés común. Los sórdidos criminales que conspiran contra el bienestar de la Nación, los usureros, especuladores, etc. Deben ser castigados con la muerte, sean cuales fueren su credo o su raza.

19. Exigimos que el Derecho Romano, que sirve al régimen materialista del mundo, sea reemplazado con un sistema legal concebido para toda Alemania.

20. Con el fin de proporcionar a todo alemán competente e industrioso la posibilidad de una mejor educación y promover así el progreso, el Estado abordará la reconstrucción total de nuestro sistema nacional de educación. El plan de estudios de todo establecimiento educativo deberá hallarse de acuerdo con las necesidades prácticas de la vida. El inculcar y hacer comprensible la idea de Estado (Sociología del Estado) debe ser uno de los propósitos fundamentales de la educación y comenzará con el primer destello de inteligencia del alumno. Exigimos que el Estado eduque a sus expensas a los niñntilde;os dotados de superior talento e hijos de padres pobres, sean cuales sean la respectiva clase u ocupación de estos últimos.

21. El Estado procurará elevar el nivel general de la salud de la Nación amparando a las madres e infantes, prohibiendo el trabajo de los niños, aumentando la eficiencia corporal mediante la gimnasia obligatoria y los deportes y apoyando sin restricciones a los clubes fundados con el objeto de promover el mejoramiento físico de la juventud.

22. Exigimos la abolición del ejército mercenario y la formación de un ejército nacional.

23. Exigimos la adopción de medidas legales contra la impostura política deliberada y su difusión por medio de la prensa. Para facilitar la creación de una prensa nacional alemana:

a) Que todos los editores de periódicos y sus asistentes, cuando empleen la lengua alemana, sean miembros de la nación.

b) Que la aparición de periódicos no alemanes no tenga lugar sino en virtud de un permiso especial acordado por el Estado. No será indispensable que tales órganos se impriman en alemán.

c) Que se prohiba por Ley la participación financiera o la influencia de no alemanes en los periódicos germanos, estableciendo como penalidad para los infractores la supresión del periódico y el inmediato destierro de los no alemanes implicados en el asunto.

Debe prohibirse la publicación de órganos cuyos propósitos no contemplen el bienestar nacional. Exigimos que se persiga legalmente a todas las tendencias artísticas y literarias pertenecientes a algún capaz de contribuir a la disgregación de nuestra vida como Nación, y la supresión de cualquier institución cuyos fines estén reñidos con la citada exigencia.

24. Exigimos la libertad para todas las denominaciones religiosas dentro del Estado mientras no representen un peligro para éste y no militen contra los sentimientos morales de la raza alemana.

El Partido defiende, en su carácter de tal, la idea del cristianismo positivo, más no se compromete, en materia de credo, con ninguna confesión en particular. Combate el materialismo judío filtrado entre nosotros y está convencido de que nuestra nación no logrará la salud permanente sino dentro de sí misma y gracias a la aplicación de este principio.

El Interés común antes que el Propio

25. Para realizar todo lo que precede, exigimos la creación de una poderosa autoridad central del Estado; incuestionables atribuciones del parlamento políticamente centralizado sobre toda la Nación y sobre su organización, y la formación de una Cámara representando a las clases y profesiones, con el propósito de poner en práctica en los diversos estados de la confederación las leyes generales promulgadas por la autoridad.

Los Jefes del Partido juran consagrarse sin desmayo y, si fuera necesario, sacrificar su vida para lograr el cumplimiento de los puntos precedentes.

Volver al listado de artículos
1er Congreso de Historia MilitarGunther Prien en los museosSistema de Apartado
Síguenos en nuestras redes sociales
Inicio Desde la trinchera el abc de la WWII Exclusivos de GPM