"La historia de las guerras
es la historia de la humanidad."
El ABC de la Segunda Guerra Mundial: Orígenes, Imperialismo Japonés (Parte 1)

 +El samurai representa al Japón que hunde a las flotas enemigas con el respaldo de Alemania e Italia.+

  

     Japón fue y ha sido siempre una nación extraña, misteriosa y ajena a las naciones occidentales. Fue durante el siglo XX el momento en que Japón alcanzó un elevado nivel tecnológico y cultural, despertaron del letargo del dominio samurái para buscar su lugar en el mundo. En una isla en que se hacinan millones de hombres, los recursos escasean de todo tipo: alimentos, petróleo y acero. Cosas indispensables para una nación que pensará en hacer la guerra a los imperios más grandes del mundo.

    La historia japonesa no puede estar desligada del más representativo guerrero de su historia: el samurái. Aunque originalmente fueron guerreros para servir a su amo y señor, la casta de los samuráis luchó por la hegemonía de su clan durante cientos de años. El samurái originalmente fué caballería cuya arma principal eran los arcos y las lanzas. La katana era un arma de último recurso para el combate cuerpo a cuerpo. Grandes samuráis como Miyamoto Musashi fueron quienes crearon la imagen del samurái a pié buscando duelos para probar su valor y destreza.  Es durante la época dorada del samurái que es creado  un estricto código que regirá las vidas de los guerreros: El bushido.

+Samurai con armadura completa. La yoroi estaba diseñada para que el samurai pudiera moverse sin dificultad en el campo de batalla.+

     En el bushido  halla como principal doctrina la aceptación de la muerte. Cuando el samurái está preparado para morir, vive su vida sin la preocupación de la misma. Es así que sus acciones se basan en el principio del bushido, no en el miedo a la muerte. Éstos son los 7 principios del bushido:

1. YU – Coraje - Valor Heroico-  

 
Un samurai lleva implícito el  coraje; él es coraje. Vive la vida de forma plena, completa, maravillosa. El coraje heroico no es ciego, es inteligente y fuerte. El samurai desarrolla el coraje y hace que su cuerpo lo sea ejerciendo el control sobre el mismo y reemplazando el miedo por el respeto y la precaución.
 
2. REI - Cortesía  

  
Un samurai es cortés con sus enemigos y no necesita demostrar su fuerza. Es por ello que un samurai recibe mas respeto por su manera de tratar a los demás que por su destreza en el campo del batalla. Es en las situaciones limites, en las que el samurai invoca y manifiesta la fuerza interior.
 
3. JIN - Compasión  

 

 
Mediante el entrenamiento intenso el samurai se convierte en rápido y fuerte. No es como el resto de los hombres. Desarrolla un poder que emplea en beneficio  de todos. Aunque su lealtad sea al señor (Daimyo o ..), debe ser  compasivo ayudando a sus compañeros en cualquier circunstancia.
 
  
4. GI - Justicia 

 
Es honrado en su trato con todo el mundo. Cree en la Justicia, pero no en la que emana de los demás, sino en la suya propia.
Para un samurai no existen las tonalidades de grises en lo que a justicia y honradez se refiere.
 
5. MEIYO - Honor  

  
El samurai solo tiene un juez para juzgar sus actos y es él mismo. Las decisiones que se toman y el cómo son ejecutadas son el reflejo de quien es. 
 
6. CHUGO - Lealtad  

 
Un samurai es leal a su señor, y a todos aquellos bajo su cuidado; o no. Para aquellos de los que es responsable, siempre responde con su vida .
 
7. MAKOTO - Sinceridad –Verdad.  

 
Cuando un samurai dice que hará algo, es como si ya estuviera hecho. Nada lo detendrá en la ejecución de lo dicho.
No da su palabra. No promete. El simple hecho de hablar pone en movimiento el acto de hacer.
  
   Tras las más grandes guerras samuráis y la batalla de Sekigahara durante la era del Japón feudal, la nación conoció una paz que no había sido posible  hasta la instauración del Shogunato Tokugawa. Un evento crucial durante éste periodo fue el “Sakoku” ó cierre del país. Ésta fue una política de relaciones exteriores en que fueron expulsados de la nación todos los extranjeros, comerciantes y misioneros, para evitar que la nación se contaminara con el cristianismo y que también fueran avanzadas de las naciones extrañas para conquistar el Japón. También se prohibió que los súbditos viajaran sin autorización al extranjero.

   La política de exclusión duró más de 200 años. Ésta terminó con la incursión del comodoro Matthee Perry quien acompañado de cuatro naves de guerra solicitó de una manera muy amable, cobijado por los grandes cañones, que Japón abriera sus fronteras para el comercio internacional. El año fue el de 1854 y en pocos años la nación había firmado incontables tratados de reconocimiento y comercio con las naciones de occidente. Es en 1868 el año en que es depuesto el último de los Shogunes tras la guerra Boshin y nuevamente toma el trono el emperador dando como resultado el inicio de la era Meiji.

+El comodoro Matthew Perry tal como fue ilustrado por los japoneses de la época.+

 

    Es en el periodo posterior a la llegada del comodoro Perry y con la reinstauración del Emperador que el Japón comienza una acelerada etapa de crecimiento para tratar de alcanzar la industrialización y economía occidental. Fueron construidas fábricas textiles y astilleros, caminos y puentes. Una delegación de ciudadanos japoneses realizó un tour por Europa y América para aprender de ellos las mejores técnicas para ser implementadas en el Imperio del Sol Naciente.

   La reinstauración del Emperador como figura dominante dio como lugar la expropiación de las tierras de los Daimyos, señores feudales, y la transición acelerada de una cultura medieval-feudal. Es así que de repente los guerreros samuráis no tienen quién les pague y el gobierno decide subvencionarlos con salarios basados en sus rangos. Los samuráis sin señores a los que servir ni guerras en que pelear deciden invertir su dinero en tierras (aquellos que ganaban lo suficiente) ó regresar al campo para emplearse como granjeros. El rol dominante del samurái ha desaparecido.
 
    Finalmente en 1876 el Emperador prohibió al samurái que portara sus katanas en público y que cortaran su cabello, símbolo de su estatus, para luego crear a un ejército profesional. El canto del cisne de ésta casta se llevó a cabo durante la rebelión Satsuma liderada por el que ha sido denominado como el último verdadero samurái: Saigo Takamori.

   La rebelión duró poco menos de un año y fue llevada a cabo por samuráis que recién se habían quedado desempleados por las reformas Meiji reunidos en Satsuma, de ahí toma el nombre.  Saigo Takamori renunció a su puesto como ministro tras no haber sido escuchado en su propuesta de hacer la guerra a Corea. Al ver el lamentable estado de los hombres samurái sin empleo, sin ingresos y son el respeto de que antes gozaban decide abrir una serie de “academias” para educar, dar cobijo y alimentar a ésos seres. En éstas academias se hacía un énfasis en la enseñanza del bushido, en el uso de las armas y de la artillería. En Tokio la alarma creció con el prospecto de una rebelión de bien entrenados samuráis liderados por Saigo.

   
    Tras un intento fallido de asesinato en contra de Saigo, orquestado por el gobierno imperial, fueron enviadas tropas y navíos de guerra al arsenal de Kagoshima para confiscar las armas de los futuros rebeldes. Irónicamente esto provocó el conflicto abierto con la defensa armada de los estudiantes. Emisarios del gobierno, tras sopesar la situación de ésta zona, decidieron que debería ser enviado el ejército imperial para prevenir que las revueltas se esparcieran en otras zonas con simpatía por Saigo.

+Saigo Takamori sería perdonado por la corona japonesa póstumamente+

 

Tras una infructuosa visita de Saigo al Emperador, los rebeldes iniciaron su campaña con el ataque contra uno de los castillos más fuertes del Japón: Kumamoto. Con la confianza de que los conscriptos del ejército imperial eran hombres de poco valor como guerreros, Saigo se lanzó contra el castillo el 22 de febrero de 1877. Aunque las fuerzas imperiales a campo abierto se retiraron, el ejército de Satsuma no logró tomar el castillo. Esto dio paso a un asedio que duraría varios días. Muchos de los soldados imperiales, antiguos samurái dejaron las filas propias para jurar lealtad al último verdadero samurái.

   Más de 20,000 soldados formaron parte de las tropas de Saigo, sin embargo tuvo que dividir sus fuerzas para evitar un ataque de flanco de sus enemigos. Eventualmente  casi 100,000 hombres del ejército imperial llegarían a liberar el asedio del castillo de Kumamoto. Lo que obligaría una acelerada huída de los rebeldes derrotados.

   El 4 de marzo el 4° ejército imperial se lanzaría al asalto desde Tabaruzaka donde se hallaban unos 15,000 samuráis  de Satsuma. La batalla que duró unos 8 días se caracterizó por lluvias que afectaron en mayor medida los rebeldes. La humedad impidió que funcionaran adecuadamente los rifles que se cargaban por la boca lo que ocasionó que éstos tuvieran que realizar cargas para poder combatir con sus poderosas katanas. Aunque al llegar al combate cuerpo a cuerpo eran sumamente letales, el recorrido para alcanzar a su objetivo cobró su peaje: más de 4,000 samuráis cayeron en la batalla.

+Batalla de Taburazaka según una pintura de la época+

     La derrota en Taburazaka ocasionó que los rebeldes se retiraran y se atrincheraran para esperar la nueva ofensiva imperial. Éste no llegó hasta el 24 de julio, fecha en que Saigo fue cogido en un movimiento de pinzas por los ejércitos regulares siendo rodeados. Afortunadamente pudo romper el cerco y con los últimos 3,000 samuráis, sin artillería, lograron huir a Shiroyama. Donde presentarían su última batalla.

   Saigo y sus samuráis restantes se dedicaron a fortificar las alturas para atraer a los imperiales a una trampa. Después de rechazar una propuesta de rendición, los imperiales avanzaron para aplastar finalmente a los samuráis. Para las 06:00 sólo 40 rebeldes seguían con vida y Saigo gravemente herido. Se dice Saigo fue ayudado para cometer “seppuku” antes de ser capturado con vida. Después de la muerte del último samurái, los remanentes cargaron colina abajo con las katanas desenvainadas para encontrar la muerte siendo fusilados por los imperiales.

   La rebelión de los samuráis marcó el punto final para la casta que protegió y guerreó por el Japón durante siglos. Ya no sería necesario el dedicar toda una vida para ser el mejor arquero ó espadachín. Con unos cuantos meses de entrenamiento, el más humilde de los campesinos se convertiría en un avezado soldado del ejército imperial japonés. Con la muerte de Saigo Takamori el Japón rompía los últimos grilletes que lo tenían aferrado a su pasado medieval.

+La batalla de Sehiruyama fue recreada en la película “El último samurai”. El uso de las Gatling para liquidar la última carga es una suposición realizada por los historiadores+

Volver al listado de artículos
1er Congreso de Historia MilitarGunther Prien en los museosSistema de Apartado
Síguenos en nuestras redes sociales
Inicio Desde la trinchera el abc de la WWII Exclusivos de GPM