"La historia de las guerras
es la historia de la humanidad."
El ABC de la Segunda Guerra Mundial: Orígenes, los nuevos rostros (Parte 1)

     

Con el partido siendo reorganizado en 1925 Adolf Hitler tenía un gran camino que recorrer para alcanzar la cancillería del Reich. Pero ésta no era una tarea fácil así que el partido atrajo a nuevos talentos para poder afianzarse y crecer a niveles insospechados. Muchos de ellos llevaron su experiencia, prejuicios y locura con ellos poniéndolo al servicio de uno de los más viles movimientos en la historia de la humanidad.
     Paul Joseph Göbbels. Nacido en Rheydt en el seno de una familia fervientemente católica el 29 de octubre de 1897. Durante su niñez sufrió de una fiebre de osteomielitis lo que ocasionó una pierna derecha deforme, más corta que la izquierda, y con la necesidad de usar sujeciones de hierro con un zapato ortopédico para compensar la diferencia de tamaños. Esto hizo que Göbbels se perdiera el servicio de soldado durante la Gran Guerra al ser rechazado, lo que resintió amargamente. De junio a octubre de 1918 sirvió como oficial de oficina y al terminar la guerra continuó con sus estudios universitarios. Recibió preparación en una escuela franciscana donde aprendió la forma de convencer a los pecadores en una salvación en la vida del más allá, cosa que se reflejaría en los discursos de tiempos de la segunda guerra.

El año de 1921 lo recibió con la obtención de un doctorado en literatura. Paul trabajó como periodista de medio tiempo y trató de publicar una obra suya que deja mucho que ver sobre su personalidad: “Michael”. El personaje principal es un reflejo de lo que Paul no es. Michael es una figura de luz, radiante, alto e inconquistable; ario al cien con ojos azules y cabello rubio. Sobre todo es un soldado, un centinela.
   Paul se enfrentó al partido nazi en el año de 1923 cuando fue la campaña de resistencia en contra de la ocupación francesa del Ruhr. Se unió al partido tras el fallido Putsch de Münich en el año de 1924 teniendo 27 años de edad y encuadrado en la facción dirigida por Gregor Strasser, el líder carismático que fácilmente hubiera sustituido a Adolf Hitler como líder del partido. El nacionalsocialismo de Strasser y de Göbbels es más socialismo que nacionalismo e incluso llegó a admirar a las huestes rojas bolcheviques.

En el año de 1926 Hitler reconoció los talentos de Göbbels como escritor y los invitó a una charla privada. Lo convenció de hacer a un lado la línea socialista y de aceptar su dirección del partido tal y como se había esbozado. Göbbels capituló completamente ofreciendo a Hitler su total lealtad, cosa que hizo hasta el final de su vida. En los diarios que dejó para la posteridad, escritos desde el año de 1923 hasta unos días antes de su muerte en mayo de 1945, escribió sobre ésta reunión: “Lo amo… él ha pensado en todo. Tal mente brillante puede ser mi líder. Me inclino ante el grande, el genio político”.
   En octubre de 1926 Hitler recompensó a Göbbels por su nueva lealtad con el puesto de Gauleiter de Berlín, una posición que conservaría hasta su muerte. En Berlín pudo descubrir a su genio en la propaganda como editor del diario nazi “Der Angriff” con impactantes posters y artículos. Él mismo diría: “No es tarea de la propaganda ser inteligente, es su tarea llevar al éxito”.  De la misma manera desarrolló su talento para la oratoria. Grandes discursos con tintes sarcásticos y a veces humorísticos lo llevaron a ser el segundo mejor en éste arte, sólo después de Hitler. Echando mano de lo aprendido en la escuela católica, envolvía a las masas explotando los más básicos instintos de las clases más bajas: racismo, xenofobia, envidia de clases e inseguridad. Todo sería puesto al servicio del partido para alcanzar la victoria política en las próximas elecciones.

 

     Heinrich Himmler. Nacido el 7 de octubre de 1900. Llamado Heinrich por su padrino, el príncipe Heinrich de Bavaria, quien había educado por su padre. Nació en una familia imperial tradicional alemana. Cuando tenía 15 años comenzó su entrenamiento para candidato a oficial, el entrenamiento físico fue particularmente duro para él, sin embargo dio todo de sí para pasar las pruebas. En el año de 1917 fue enlistado en el batallón de reserva del 11° Regimiento Bávaro de Infantería. Sin embargo la guerra terminó antes de que pudiera participar en combate, cosa que jamás olvidaría.

Después de la guerra estudió agronomía y ya era un antisemita. Intentó continuar con su carrera en las armas durante el año de 1922 y 1923 conociendo a Ernst Röhm, líder de las S.A., quien lo invitó a que se uniera al movimiento paramilitar Reichskriegsflagge. También desarrollo su conocimiento en la cuestión judía leyendo panfletos y ensayos sobre el tema. Con la hiperinflación Himmler no pudo continuar con sus estudios doctorados en agronomía y tuvo que aceptar un trabajo mal pagado para sobrevivir.
   Himmler se unió al partido Nazi en agosto de 1923 número de carnet del partido el 14,303. Siendo miembro de la unidad militar de Röhm, participó en el Putsch de Münich. Fue interrogado por la policía pero al ser un personaje no importante del partido no presentaron cargos en contra suya. Sin embargo perdió su empleo lo que le obligó a regresar a vivir con sus padres, su carácter se tornó más bien amargo buscando nuevos motivos para dar utilidad a su vida.
   El año de 1924 vió a Himmler abandonando su fé católica y la búsqueda del ocultismo y del antisemitismo. La mitología germana tomó el lugar de la fe cristiana y su vida comenzó a girar alrededor del partido.  Mientras Hitler permanecía en la cárcel de Landsberg, Himmler también trabajó como secretario del partido y asistente de propaganda bajo el mando de Gregor Strasser.
   En 1925 se unió a las S.S. con el número 168. El primer puesto de mando en las S.S. fue el de SS-Gauführer y jefe de propaganda en la Baja Bavaria. Aquí comenzó a reunir estadísticas sobre la población judía, masones y enemigos del partido. Dos años después y con la visión de Hitler de crear un cuerpo poderoso, leal y puro de raza, fué designado Reichsführer de las S.S.
    Durante éstos tiempos se unió a la liga Artamana, un grupo juvenil alemán. Ahí conoció a Rudolf Höss, futuro comandante de Auschwitz, y a Walther Darré, quien escribió el libro “El campesinado como la fuente de vida de la raza nórdica”. Himmler ancló sus creencias en la búsqueda de la superioridad de la raza aria de tiempos remotos. Formó a las SS como una “orden” siguiendo los lineamientos de los Caballeros Teutones con una clase superior dentro de la raza elegida. Los SS serían seleccionados únicamente entre lo mejor de lo mejor, la vanguardia de la cultura superior alemana sería representada por ellos. Un estado dentro el estado sería dominado por el Reichsführer. Sin embargo pasarían aún 8 años después de 1925 para la toma del poder.

Julius Streicher. Nació el 12 de febrero de 1885 en Bavaria en el seno de una familia cuyo padre era maestro. Incluso Julius trabajó como tal hasta el año de 1921. Al estallar la Gran Guerra se enlistó en el ejército alemán alcanzando el rango de teniente de infantería y obteniendo las cruces de hierro de segunda y primera clase. Tras el conflicto fue desmovilizado y se unió a la liga fuertemente antisemita de la “Defensa y Protección Alemana” donde culpaban a los judíos de la derrota en la guerra como una treta de caer en las manos de los judíos comunistas.  Tras una corta temporada en el Partido Socialista Alemán en el año de 1921 tuvo la oportunidad de escuchar en vivo al futuro Führer recordando tiempo después: “Fue una inmensa riqueza de ideas que en un discurso de más de tres horas salió de su boca. Todos podían sentirlo, éste hombre habla con un don divino, un mensajero del cielo cuando el infierno se abrió para devorarlo todo.”
   Tras unirse al partido, participó en el Putsch de Münich y fue nombrado Gauleiter de Bavaria. La aportación más importante de Stericher fue la fundación de una de las publicaciones más infames de todos los tiempos: Der Stürmer. Éste fue un tabloide semanal publicado desde 1923 hasta el final de la segunda guerra mundial. A diferencia de la publicación oficial el Volkischer Beobachter, cuyo tinte era de propaganda oficial del partido, Der Stürmer inflamaba los sentidos a través de caricaturas antisemitas semi pornográficas. Los judíos fueron representados como figuras viles y demoniacas con narices desproporcionadas cuya única misión era la de acabar con la sangre pura  alemana y dominar el mundo. Todos los estereotipos sobre el pueblo elegido fueron representados: usureros, ladrones, asesinos de animales, explotadores del pueblo, asesinos del cristo, etc…

Las publicaciones estaban orientadas a la gente más joven y a las clases más bajas donde  sin duda tendría un mayor impacto. Era posteado semana con semana en lugares públicos para que la población tuviera acceso a la lectura de tan interesante revista. Pero no todos los líderes compartían el deseo de propagar tal veneno. Es así que Hermann Göring prohibió su difusión en todas las dependencias de las que él era el líder, particularmente la Luftwaffe. Baldur von Schirach tampoco veía con buenos ojos que sus muchachos de las Hitler Jugend accedieran a ésta publicación, es así que mientras fue el líder de las HJ se prohibió, pero cuando dejó el puesto rápidamente los campamentos de instrucción fueron inundados con el alborotador.

“Así es como él llegó a Alemania!. Todos se veían así cuando llegaron a Alemania desde el Este. Pero las cosas pronto cambiaron. Ellos metieron sus narices de gancho en todo; tomaron todo y antes de nada ellos estaban a cargo. Su objetivo es la dominación judía mundial. Es, por lo tánto, absolutamente necesario que cada alemán conozca bien el verdadero rostro del pan judaísmo para que podamos entender cuán grande es el peligro que amenaza a nuestro pueblo de su raza. Camaradas del pueblo!. “El alborotador” te educa sobre las leyes raciales judías. Léanlo regularmente y con fruición para que pronto seas persuadido de que los judíos son nuestra maldición.”

   Uno de los legados más emblemáticos de Streicher fue el libro infantil publicado en el año de 1938 “Der Giftpilz”. El hongo venenoso. Una madre enseña a su hijo cómo identificar al judío a través de frases cortas y pegajosas, claras para las mentes impresionables infantiles. En algunos casos se da por hecho que los judíos tratarán de abusar de los niños. El comunismo es mostrado como ser liderado por judíos quienes desean sacrificar a Alemania para el bien de Rusia. También abusan de sus sirvientes gentiles para culminar con la culpa de haber matado a Jesús, quien es catalogado como el más grande enemigo de los judíos de todos los tiempos.

Sin duda todas las cualidades y habilidades de éstos nuevos integrantes del partido nazi llevarían a formar el Reich de los 1,000 años.

Volver al listado de artículos
1er Congreso de Historia MilitarGunther Prien en los museosSistema de Apartado
Síguenos en nuestras redes sociales
Inicio Desde la trinchera el abc de la WWII Exclusivos de GPM