"La historia de las guerras
es la historia de la humanidad."
El ABC de la Segunda Guerra Mundial: Orígenes, los nuevos rostros (Parte 2)

   

      Personajes que pasarán a la historia por su desempeño, falta de valores y fanatismo son los que cimentaron el ascenso al poder del partido NSDAP tras el fallido Putsch de Münich.
     Hermann Göring. Nacido el 12 de enero de 1893 en el seno de una familia cuyo padre fue el primer Gobernador del protectorado alemán de Sudáfrica. Desde muy joven y a ejemplo de su padre Göring despertó el interés por la carrera de las armas asistiendo a la academia militar de Berlín Lichtferde y uniéndose a un regimiento de infantería que vió acción desde el inicio de la guerra. Sin embargo el pobre Hermann no estaba hecho para la lucha en las lodosas trincheras por lo que fue internado en el hospital por reumatismo. En el año de 1916 su gran amigo Bruno Loerzer le convenció de solicitar su alta a la fuerza aérea, misma que fue rechazada. Sin embargo esto no fue una barrera. Göring se auto transfirió al arma de aviación siendo condenado a prisión, misma sentencia que jamás se ejecutó y, oficialmente, pasó a formar parte del 5° ejército del príncipe heredero. Aquí voló como compañero de Loerzer en misiones de bombardeo y reconocimiento obteniendo la Cruz de Hierro de 1° clase.

   Tras completar el curso de piloto escaló a través del escalafón del mando. Sus victorias aéreas alcanzaron 22 obteniendo la afamada presea “Pour le merité” y el 7 de julio alcanzó el cénit de su carrera como piloto: tras la muerte del Barón Rojo se le nombró comandante de la escuadrilla de caza número 1 mejor conocida como “el circo volador de von Richthofen”.  Al finalizar la guerra Göring fue un ferviente creyente de la “puñalada por la espalda” de los judíos. Aquí sería la primera ocasión en que sería catalogado como criminal de guerra y sería buscado por las autoridades aliadas para que respondiera por la destrucción de aviones propiedad de su majestad el Rey de Inglaterra. Trabajó como piloto comercial y en el año de 1921, Suecia, conoció a la mujer que marcaría toda su vida y la del futuro Reich; Carin von Kantzow. Una mujer casada con un hijo de ocho años sería aquella que daría el nombre de una de las propiedades más grandes, llenas de arte robado de toda Europa: Carinhall.
   Tras del divorcio de Carin, Göring se mudó a Bavaria y en el año de 1923 escuchó un discurso de su futuro Führer por lo que de inmediato se unió al partido. Hitler, gustoso de contar con un bien afamado héroe de guerra entre sus filas Se le dio el mando de las S.A., dándosele  el grado de SA Gruppenführer y participó en el fallido atentado de Münich. Resultó en la pierna herido en el tiroteo en que cayeran los 14 nazis, medio inconsciente y desangrándose fue contrabandeado para sacarle de Bavaria, su cabeza tenía precio, y se le administró morfina para el insoportable dolor. Ése sería el inicio de una adicción que terminaría únicamente hasta que los juicios de Nüremberg en 1946 dieran comienzo.
      Mientras Hitler se hallaba en prisión Göring viajó por Austria, Italia, Polonia. En Italia conoció al Duce quien mostró simpatía por el Führer encarcelado. Göring representaba al partido viviendo de él. Los violentos ataques de ira que le aquejaban obligaron que fuera internado en un hospital mental en septiembre de 1925. Lamentablemente el director de la clínica era un simpatizante nacionalsocialista que rápidamente declaró a Hermann en condiciones ser reincorporado a la sociedad con una latente adicción destructiva. El año de 1927 vió la amnistía de todos los implicados en el Putsch de Münich por lo que Göring pudo regresar a Alemania a trabajar en la industria aeronaútica y a invitar a los ricos industriales a dar donativos al partido N.S.D.A.P. Su educación aristocrática, su medalla Pour le Merité al cuello y su fama como comandante del Circo Volador le abrieron las puertas a las más altas esferas de la sociedad alemana, sin duda una remarcable diferencia con el semi educado Hitler.

    Alfred Rosenberg. El segundo más grande ideólogo del partido. Nació el 12 de enero de 1893 en el seno de una rica familia germano báltica en Estonia. Rosenberg no participó en la primera guerra mundial sino hasta unirse a las tropas blancas que lucharon en contra de la revolución comunista de 1917. Una vez derrotados tuvo que emigrar a Alemania en el año de 1918 conociendo al que sería llamado el fundador del nacionalsocialismo Dietrich Eckart. Mucho antes que Adolfo Hitler hiciera aparición en escena Alfred escribió en el Volkischer Beobachter ya con tintes antisemitas y anticomunistas. Tras el Putsch de Münich Rosenberg fue nombrado líder del partido interino mientras Hitler permanecíá tras las rejas de Landsberg. Al regreso del Führer Rosenberg pudo dedicar sus esfuerzos a escribir uno de los pilares del nacional socialismo: “El mito del siglo XX”.

En el Mito del Siglo XX Rosenberg nos relata su visión de la historia muy particular. Un mito que viene desde tiempos inmemorables, un mito sobre la sangre pura de las razas.  Los arios son la raza más avanzada y que ha formado a la cultura occidental. Los arios fundaron a las más grandes culturas de todos los tiempos como a Grecia, Roma y Persia. Incluso Jesús fue de origen ario ya que un ser superior no podría provenir de otra raza y fue asesinado por lo judíos. Describe el paralelismo entre civilizaciones y la genialidad de la germanidad antigua con su acercamiento a la naturaleza, su ideal de belleza, sus cultos a los solsticios y el legado que dejaron en grandes pensadores como Kant, Goethe y Nietzche.
    El judío y el eslavo son razas inferiores. Seres que han drenado la vida y han envenenado la sangre de los arios. El judío asesinó a Jesús, el judío inventó al comunismo que corroe las entrañas de las naciones occidentales; el judío fue aquél que dio la puñalada en la espalda a los valientes combatientes que peleaban en las trincheras de la Gran Guerra. Con metáforas de índole orgánico declara que el estado ario deberá extirpar a los seres inferiores cual se extirpa un tumor cancerígeno. Rosenberg recupera de la historia una de las frases más importantes del nacionalsocialismo: “Drang nach Osten” ó marcha hacia el este para obtener el tan necesitado “espacio vital” para los alemanes en crecimiento.
   El Mito del Siglo XX se convirtió en el segundo libro más vendido y no leído del III Reich, el primero fue Mi Lucha. Ésta obra brindó a los nacional socialistas de bases pseudo cientifícas  para justificar y acrecentar el antisemitismo característico del III Reich.

Kurt Grüber. Un hombre relativamente desconocido comparativamente hablando comparado con las demás grandes personalidades. Sin embargo Grüber tuvo uno de los papeles más cruciales. Nació el 21 de octubre de 1904 en Vogtland. Muy joven para pelear en la guerra de 1914 simpatizó de inmediato con el Nacional Socialismo en sus tiempos de estudiante de leyes. En el año de 1920 Hitler autorizó la formación de una liga de jóvenes del partido N.S.D.A.P. bajo el control de sus S.A.(Sturmabteilung). Una proclamación publicada en marzo de 1922 en el Völkischer Beobachter, hacía el llamado por nuevos miembros declarando: ”Demandamos que la Juventud Nacional Socialista, y todos los otros jóvenes alemanes, sin importar su clase social ú ocupación, entre los 14 y 18 años de edad, cuyos corazones sean afectados por el sufrimiento que afecta a la Patria, y a aquellos que deseen unirse a los rangos de los combatientes contra el enemigo Judío; el único originador de nuestro sufrimiento presente y vergüenza, a que entre a las Liga Juvenil del N.S.D.A.P.”. La nueva Liga Juvenil Nazi atrajo muy pocos miembros en un inicio, compitiendo contra numerosas sociedades bien organizadas. Ése llamado atrajo solamente a 17 jóvenes.

Siguiendo al fallido Putsch de la cervecería y el arresto de Hitler, el partido Nazi y la liga juvenil del N.S.D.A.P. habían sido declarados fuera de la ley. Gustav Lenk, primer líder de éste grupo fundó uno nuevo: la Asociación de Jóvenes Patriotas de la Gran Alemania. Sin embargo, el ejército pronto desbandó éste grupo, creyendo que sólo era otro nombre de la organización del N.S.D.A.P. Lenk fue arrestado y brevemente encarcelado, pero al ser liberado fundó otro movimiento: El Movimiento Juvenil de la Gran Alemania. Fue arrestado nuevamente y enviado a la prisión de Landsberg a dónde Hitler estaba confinado.
   Después de su liberación, Hitler anunció que re-fundaría el partido Nazi e invitó a todos los nacionalistas alemanes a unirse al revitalizado partido Nazi con él como líder indisputable. Lenk fue destituido y Grüber nombrado nuevo líder de las juventudes del partido. Grüber introdujo los primeros uniformes de las Hitler Jugend que comprendían una camisa parda, pantalones cortos negros y un único brazal con la Swastica en un fondo circular blanco, con una barra horizontal blanca añadida para distinguir fácilmente a los miembros de la liga Juvenil de los camisas pardas de las S.A. que se sentían resentidos por ser confundidos con ésta organización.
   Hitler estaba impresionado por el sello de Grüber y talento organizacional. El Movimiento de la Juventud de la Gran Alemania, bajo Grüber, se convirtió en la única organización de jóvenes del N.S.D.A.P. e incluso se le permitió mantener un grado de independencia del liderazgo del N.S.D.A.P. Para Hitler 1925 fue un año que pasó reconstruyendo exitosamente el partido Nazi y consolidando su posición como líder absoluto. Con éste éxito, Hitler convocó su primer evento masivo desde su liberación de prisión. Escogió la ciudad de Weimar, localizada en el estado alemán de Thuringia, que era uno de los pocos estados a dónde podía hablar en público legalmente. El 3 de julio de 1926, un rally de dos días comenzó y fue atendido por los miembros del grupo juvenil. El domingo, 4 de julio, a sugerencia de Julius Streicher, el Movimiento Juvenil de la Gran Alemania de Grüber fue renombrado como las Hitler Jugend, Bund der Deutschen Arbeiterjugend (Juventudes Hitlerianas, Liga de la Juventud Trabajadora). Entonces las Hitler Jugend (HJ) habían nacido. Kurt Grüber fue proclamado oficialmente como su primer líder. Todas las otras sociedades independientes de jóvenes Nacional Socialistas, incluyendo los grupos en Austria, fueron absorbidos en la organización de las HJ.  
   El siguiente paso de Grüber fué establecer varios departamentos y procedimientos. Entre los 14 departamentos separados habían algunos para deportes, propaganda y educación. Nuevas reglas fueron estipuladas: que todos los miembros de las HJ mayores a 18 años debían ser miembros del N.S.D.A.P.; para acceder a las posiciones de mayor jerarquía se necesitaba la aprobación del partido; los jóvenes de las HJ debían obedecer todas las órdenes dadas por cualquier líder del partido; se debía pagar una cuota de 4 pfennigs mensuales; utilizar uniformes estandarizados diseñados para evitar confusiones con los de las S.A. Para finales de 1927, otro requerimiento era que los miembros de las HJ, al cumplir 18 años, debían unirse a las S.A. obligatoriamente. Sin embargo, esto resultó en una falta de líderes entrenados en los escalones superiores de las HJ. El Comité de la Juventud del N.S.D.A.P. entonces hizo un arreglo con las S.A. para permitir que miembros valiosos permanecieran en las HJ después de los 18 años. Con nuevas oficinas en veinte diferentes Gaue (distritos) alemanes, las HJ encararon problemas financieros asociados con su expansión. Los pagos de las membresías y los fondos del partido sólo cubrían una porción de los costos. Entonces los miembros de las HJ comenzaron la práctica de colectar dinero durante las marchas de propaganda.
   Éstas marchas siempre incluían a los muchachos de las HJ cantando y marchando para llamar la atención. Sus canciones, prestadas principalmente de los grupos juveniles de la pre-guerra, se basaban en viejas baladas de folklore alemán. También tomaban prestadas tonadas de otros grupos nacionalistas y otras organizaciones políticas, incluso a los comunistas, simplemente cambiaban las letras. En el rally del partido en 1927, cerca de 300 miembros de las HJ marcharon junto a 30,000 camisas pardas de las S.A. Ésta fue la primera aparición de las HJ en los rallies anuales en Nuremberg. Adolfo Hitler se dio cuenta de sus jóvenes seguidores y les puso especial atención. Debido a la falta de dinero, muchos de los muchachos caminaron todo el camino hacia Nuremberg. En 1928, la organización de las HJ continuaba con su lento, mantenido crecimiento y comenzó a contactar grupos afuera de Alemania, incluyendo jóvenes alemanes en los Sudetes, en Checoslovaquia y jóvenes alemanes en Polonia.

Hans Frank. Sin duda uno de los personajes más interesantes de la historia del III Reich. Proveyó al mundo de grandes cantidades de volúmenes de sus diarios con la más grande evidencia auto incriminatoria de la historia. Nació el 23 de mayo de 1900 en Karlsruhe en el seno de una familia acomodada. Su padre abogado y su madre con suficientes recursos para mandar a Hans a las mejores escuelas. Al cumplir los 17 años se enlistó presuroso en el ejército imperial para combatir en la Gran Guerra, cosa que apenas llegó unos días antes del fin de las hostilidades. Al finalizar la guerra se convirtió en uno más de ésos descontentos excombatientes cuyo sentimiento de traición los hizo unirse a los Freikorps.

Participó en el aplastamiento de la revolución espartaquista y se unió a la sociedad Thule. Ésta era una organización ocultista pan germánica en la que participaron grandes personajes como Rudolf Hess, Alfred Rosenberg, Dietrich Eckart entre muchos otros. Ingresó al partido de los Trabajadores Alemanes en el año de 1923 cuando se unió a las filas de las StürmAbteilung. El fracaso del Putsch de Münich le obligó a huír de Alemania para ocultarse.
   Frank terminó los estudios que le acreditaron como abogado y se convirtió en el jurista “oficial” del partido. Durante su carrera defendió en más de 2,400.00 ocasiones a los miembros del partido que eran acusados de troperías en contra del pueblo alemán. Aquellos S.A.; S.S.; H.J.; todos los que quebrantaran la ley serían protegidos por Frank quien estableció relaciones en lo más alto para poder salir airoso en prácticamente todos los casos.
 No se pierdan en nuestra próxima entrega: El ABC de la Segunda Guerra Mundial: Orígenes, los nuevos rostros tercera parte.

 

Volver al listado de artículos
1er Congreso de Historia MilitarGunther Prien en los museosSistema de Apartado
Síguenos en nuestras redes sociales
Inicio Desde la trinchera el abc de la WWII Exclusivos de GPM