"La historia de las guerras
es la historia de la humanidad."
Tanque MK-V Británico - 100 años después

   

Los campos de batalla europeos de la primera Guerra Mundial vieron el nacimiento de una nueva arma diseñada para romper las filas estáticas del frente durante más de 3 años. El carro de combate era una máquina  inmensa, poco fiable mecánicamente, incómoda y ruidosa que sembró el terror la primera vez que lo vieron los soldados alemanes. Sin embargo, tras el primer choque, desarrollaron unidades destinadas a combatir a éstas moles de acero con grandes probabilidades de éxito.
   Originalmente el Mark V tenía que ser un nuevo tipo completamente de tanque. Sin embargo, la producción de los motores y transmisión que debían ser destinados al Mk-IV estuvieron disponibles en diciembre de 1917 por lo que se abandonó el nuevo diseño para no afectar la producción de piezas. La denominación Mk-V fue adoptada para denotar el uso del chasis Mk-IV con nuevos sistemas equipados. Su producción inició a finales de 1917 y los primeros carros llegaron a Francia en mayo de 1918. Se construyeron 400 unidades, 200 machos y 200 hembras. Un macho se denominaba así por llevar montado cañones de 6 libras y ametralladoras mientras que las hembras montaban únicamente ametralladoras. Posteriormente unas cuantas unidades fueron convertidas en hermafroditas al tener en las troneras de un lado cañones y en el otro lado ametralladoras. 
   El Mk-V entró en acción por vez primera en la batalla de Hamel, el 4 de julio de 1918, cuando 60 tanques contribuyeron exitosamente en un asalto exitoso de tropas australianas hacia las líneas alemanas. Tomarían parte en 8 ofensivas exitosas antes de terminar la guerra y aproximadamente 70 fueron enviados a apoyar a las fuerzas de Rusos Blancos durante la intervención aliada en la guerra civil rusa. Ésta intervención aliada se lanzó en el año de 1918 con la intención de apoyar a la Legión Checoslovaca, asegurar los suministros de munición y de armamento en los puertos rusos así como la de reestablecer el Frente del Este.
    Una gran cantidad de soldados de otras naciones participaron enumerando:
-600 franceses y británicos en Arkhangelsk
-23,000 griegos en Crimea.
-13,000 americanos en Arkhangelsk.
-11,500 estonios.
-2,500 italianos
-15,000 japoneses
      El esfuerzo sin embargo fue inútil debido a la falta de objetivos claros desde un inicio; las diferencias entre las naciones, sus lenguas y falta de entusiasmo. El partido liderado por Lenin logró afianzar el poder y formar a un ejército rojo que logró la victoria en contra de las tropas imperialistas que luchaban en contra del primer gobierno de los obreros.

   Las fotos del siguiente ejemplar pertenecen a un carro abandonado por los ingleses en el año de 1920 que fue restaurado y actualmente forma parte del acervo histórico de Rusia.

Volver al listado de artículos
1er Congreso de Historia MilitarGunther Prien en los museosSistema de Apartado
Síguenos en nuestras redes sociales
Inicio Desde la trinchera el abc de la WWII Exclusivos de GPM