In EnglishIn English
"La historia de las guerras
es la historia de la humanidad."

Exclusivos

Exclusivos de Günther Prien

Günther Prien Militaria ha desarrollado diversas piezas basándonos en investigaciones meticulosas siendo piezas lo más cercanas a las originales.

Gorra de Oficial Ejército Federal, Revolución Mexicana

El ejército mexicano vió una gran variedad de uniformes y prendas durante el conflicto que duraría más de una década. En 1910 existían aún en uso viejos uniformes del siglo XIX que guardaban gran semejanza con aquellos con los que se luchó en la intervención francesa de mediados de siglo. Poco a poco se iban cambiando éstas prendas por las más modernas en colores Khaki. Sin embargo, con el estallido del conflicto se perdió la uniformidad de las prendas y de las insignias. Las águilas variaban en tamaño y materiales. El modelo que desarrollamos se basa en evidencia fotográfica de los generales Felipe Ángeles y Victoriano Huerta entre muchos otros. La pieza está fabricada en materiales de gran calidad con bordados a mano en hilo metálico.

Gorra de General Francisco Villa, Revolución Mexicana

Sin duda el General Francisco Villa es un personaje que jamás será olvidado. De extracto humilde, fue bandolero hasta el estallido de la revolución uniéndose a ésta en la primera etapa al lado de Francisco I. Madero para deponer al dictador. Posteriormente sería nombrado General y tomaría el mando de la famosa División del Norte, unidad con la tomaría la ciudad de México en compañía de los zapatistas. La gorra de General de Francisco Villa se basó en la única fotografía que existe de Villa en uniforme obscuro, al parecer de gala, portando la gorra. Ésta cuenta con bordados en hilo metálico hechos a mano.

Tshako de Infantería Ejército de Santa Anna

El shakó originalmente fue el tocado de cabeza que usaron los famosos húsares húngaros del siglo XVIII. Durante la primera mitad del siglo XIX fue la prenda más popular en los ejércitos de Europa y América. Reemplazó al mucho más ligero bicornio, en un inicio se le consideró una mejora. Fabricado en cuero y fieltro, mantenía su forma y proveía un poco de protección al cráneo del portador mientras que el visor daba sombra a los ojos. Los shakos eran adornados con cordeles, plumas y pompones para distinguir a las unidades y a los cuerpos entre sí. Después de las campañas napoleónicas, la moda militar francesa se hizo muy popular en toda Europa y el mundo, siendo adoptada por el presidente de la República Antonio López de Santa Anna. Las piezas eran fabricadas, casi siempre, en el extranjero por lo que eran de gran calidad y gran detalle. Ésta pieza en particular se reprodujo basándonos en aquellos que se encuentran exhibidos en el Museo de las Intervenciones en la ciudad de México.

Bicornio de Oficial Superior Ejército de Santa Anna

El bicornio se hizo popular a partir de la década de 1790 dentro del cuerpo de oficiales de alto rango militar. Éste bicornio era una simplificación del tricornio y fue muy usado por los oficiales e incluso soldados rasos de países europeos a fines del s. XIX, este bicornio "frontal" (las dos puntas iban perpendiculares al rostro y apuntaban hacia cada hombro) es muy conocido por las representaciones de Napoleón I. Después de las campañas napoleónicas, la moda militar francesa se hizo muy popular en toda Europa y el mundo, siendo adoptada por el presidente de la República Antonio López de Santa Anna. Las piezas eran fabricadas, casi siempre, en el extranjero por lo que eran de gran calidad y gran detalle. El bicornio está fabricado en fieltro con la cocarda y el pompon en colores mexicanos.

Tshako de Artillería Ejército de Santa Anna

El shakó originalmente fue el tocado de cabeza que usaron los famosos húsares húngaros del siglo XVIII. Durante la primera mitad del siglo XIX fue la prenda más popular en los ejércitos de Europa y América. Reemplazó al mucho más ligero bicornio, en un inicio se le consideró una mejora. Fabricado en cuero y fieltro, mantenía su forma y proveía un poco de protección al cráneo del portador mientras que el visor daba sombra a los ojos. Los shakos eran adornados con cordeles, plumas y pompones para distinguir a las unidades y a los cuerpos entre sí. Después de las campañas napoleónicas, la moda militar francesa se hizo muy popular en toda Europa y el mundo, siendo adoptada por el presidente de la República Antonio López de Santa Anna. Las piezas eran fabricadas, casi siempre, en el extranjero por lo que eran de gran calidad y gran detalle. Ésta pieza en particular se reprodujo basándonos en aquellos que se encuentran exhibidos en el Museo de las Intervenciones en la ciudad de México.

Busby de Hussar Ejército de Santa Anna

El Busby es el nombre en inglés de la prenda húngara llamada prémes csákó ó shako peludo. La característica que diferencía a éste sombrero es la bolsa de colores que cae a un costado del mismo. El remate de la bolsa se sujetaba del hombro derecho como una defensa contra los tajos del sable enemigo. El hussar, en su calidad de caballería ligera, portaba el busby como distinción así como la característica pelisse. Por su manufactura, la mayoría de éstas piezas no sobrevivieron al paso de los años.

Piel de Oso Ejército de Santa Anna

La fama de los pieles de oso de la Guardia Imperial Francesa sólo fue igualada por su prestigio. Los granaderos, originalmente, eran tropas especializadas en arrojar granadas. Se ganaron una reputación de ser soldados temerarios y para el siglo XVIII eran considerados la élite de cualquier ejército. Para hacer su tarea más fácil de arrojar granadas, dejaron de usar los molestos bicornios y tricornios para portar sombreros cilíndricos que no estorbaran en la carrera de la mano. Poco a poco éstos fueron cubiertos de pieles y adornados con plumas y lazos para adornarles hasta convertirse en el piel de oso clásico. Éste se convirtió en un símbolo de status donde los Granaderos de la Vieja Guardia y los pioneros lo portaban. Con la llegada de la moda europea a México, los pieles de oso fueron traídos a México.

Pickelhaube Ejército Porfirista

El pickelhaube fué instituido como reglamentario para la infantería prusiana el 23 de octubre de 1842. Su uso se esparció rápidamente entre los demás principados alemanes por la belleza del cuero negro brillante que contrastaba contra los bronces y el pico superior. El modelo de 1842 era muy alto por lo que requirió ser modificado hasta alcanzar la característica forma final en 1895. Su construcción básica constaba de un cuerpo principal de cuero con visor frontal y trasero reforzado por una costilla media posterior y el wappen, insignia con una variedad tan grande como existieron unidades y principados. Tras la victoria alemana durante la Guerra Franco Prusiana de 1870 todas las naciones quisieron emular la moda de la nueva potencia de Europa por lo que fueron adoptados en diversas naciones americanas, entre ellas México. El pickelhaube mexicano nació bajo el gobierno de Porfirio Díaz en el año de 1905. Era usado únicamente por oficiales de alto grado y cadetes del Colegio Militar por lo que estaban fabricados en la más alta calidad. Con el estallido de la revolución mexicana cayeron en desuso aunque existen registros de que fueron usados por lo menos hasta la década de los 20´s.

Pelsmütze de Hússar de la Guardia Prusiano

Ésta es otra prenda que evolucionó de los uniformes de los húsares húngaros. El Pelsmütze es la versión prusiana del Busby. Un sombrero cilíndrico cubierto de pelo que fue usado por la caballería ligera. La insignia frontal corresponde a la Guardia Imperial prusiana. La bolsa que cuelga a un costado de nombre kolpak indicaba al regimiento según su color.

1er Congreso de Historia MilitarGunther Prien en los museosSistema de Apartado
Síguenos en nuestras redes sociales
Inicio Desde la trinchera el abc de la WWII Exclusivos de GPM